El Toyota bZ4X es candidato a ser modificado por Gazoo Racing (GR)

Dentro de la estrategia de Toyota hay guiños a la deportividad, los modelos GR Sport (versiones deportivas) y los más serios GR (directamente deportivos). Si hemos versiones GR Sport y GR de modelos como Yaris o Corolla, puede ser lógico pensar lo mismo para el 100% eléctrico bZ4X. En enero vimos una declaración de intenciones en forma de Toyota bZ4X GR Sport Concept.

En su momento fue una incógnita la motorización que tendría. Al margen de este prototipo, queda claro que la arquitectura e-TNGA es muy versátil, de hecho, el Toyota bZ4X tiene más de 200 CV y el Lexus RZ 450e supera los 300 CV. Según Autocar, la gente de Gazoo Racing valora la viabilidad de una versión GR Sport o GR. Nada está decidido.

Pero los modelos con la insignia GR no tienen simplemente un cambio de estética o potencia, importa para un cliente más especializado la interacción del coche y sus reacciones ante una conducción exigente. Por lo tanto, no se trataría únicamente de cifras, también de sensaciones. La clave está en la puesta a punto y en los detalles aparentemente más insignificantes, pero que importan.

El principio, la base de la que partir es buena, la distribución de los elementos es tal que permite un centro de gravedad rebajado, garantía de buen comportamiento. Idealmente, las partes más pesadas deben estar cerca del suelo, véase las baterías. Considero factible, a tenor de lo que han conseguido en GR últimamente, que incluso el bZ4X se convierta en un SUV eléctrico de altas prestaciones.

Sin embargo, hay que hilar fino con las consecuencias de un uso intensivo. Ya hemos visto cómo en algunos modelos con generosa potencia acaba habiendo atragantamientos, véase el Ford Mustang Mach-e, que necesita un software más restrictivo para evitar sobrecalentarse. La cadena cinemática tiene que poder aguantar todo, desde las baterías hasta los neumáticos, manteniendo un nivel de rendimiento aceptable.

Ese quizás sea el mayor desafío, mantener un buen nivel de prestaciones, un tacto deportivo acorde a la filosofía GR, y consistencia en dicho comportamiento. Conociendo la política de Toyota de no hablar sobre futuros lanzamientos, no sabremos mucho más salvo algunas vaguedades, intenciones o deseos. Desde luego si el futuro de Toyota va por las cero emisiones, en GR van a tener que pensar en algo más que en motores de gasolina reconvertidos para funcionar con hidrógeno.

Compártelo: