Habrá 1 millón de vehículos de hidrógeno en 2027, la gran mayoría estarán en China

La consultora Juniper Research es muy optimista con lo que va a pasar con los vehículos de pila de combustible de hidrógeno, augurando un millón de unidades -o más- en servicio en 2027. Supondría un crecimiento del 1.500% del parque vehicular de hidrógeno, unas 60.000 unidades en 2022, y ojo, dicen que estará espoleado principalmente por conductores particulares, serán los dueños de más del 60% de vehículos.

Aunque muy pocos fabricantes apuestan por la pila de combustible de hidrógeno para vehículos de pasajeros o turismos, básicamente Hyundai, Toyota o BMW, el ecosistema del combustible alternativo limpio irá creciendo por el tirón de los vehículos industriales. Eso irá dando lugar a una infraestructura de repostaje que vaya reforzando la principal ventaja sobre los vehículos eléctricos a baterías: repostajes muy cortos en tiempo y autonomías iguales o superiores.

Los principales factores que limitan su adopción masiva no sorprenden a nadie: falta de infraestructura y precios elevados -solo hay dos turismos a la venta, Hyundai Nexo y Toyota Mirai-. Juniper Research considera que en un lustro esos problemas no serán tales, y se abrirán las puertas a la adopción masiva. Eso sí, en el caso más optimista seguirán siendo una fracción muy pequeña del parque vehicular de cero emisiones, la gran mayoría serán con baterías.

Distribución del parque de automóviles de hidrógeno para 2027 según zonas geográficas – Fuente: Juniper Research

Y el tirón del hidrógeno vendrá fundamentalmente de Asia, como podemos ver en el gráfico. La región Asia-Pacífico aglutinará en torno al 60% del parque vehicular a hidrógeno, sobre todo por China, donde hay planes ambiciosos en cuanto a hidrógeno, sin demérito de japoneses y surcoreanos. Además, el Grupo Renault está coqueteando con la pila de combustible, primero en los vehículos industriales ligeros y tal vez en turismos, y sin salir de Francia un fabricante emergente tiene apuesta también: Hopium Machina Vision.

También hay que tener en cuenta a Stellantis, que ya tiene una incipiente producción de furgonetas medianas de hidrógeno, este año la producción prevista es de 1.000 unidades y en 2024 prevé 10.000 unidades. El mayor margen de crecimiento está desde luego en flotas y vehículos comerciales, que pueden ir contando con una red de repostaje de hidrógeno «a medida» con empresas colaboradoras.

Pese a las cuestiones de eficiencia energética -consumir este combustible alternativo en un vehículo siempre es más ineficiente que usar baterías- los vehículos de hidrógeno nunca terminan de morir del todo, y tanto empresas como el sector público consideran que son aliados en la lucha contra las emisiones de efecto invernadero. Contra esa idea los hay que ponen los números por delante, a veces no salen las cuentas.

El estudio no es de acceso abierto, hay que soltar más de 2.700 euros por leerlo, cosas del mundo de la consultoría.

Fuente | Juniper Research

Compártelo: