Un ingeniero alemán demanda a Tesla por graves defectos de fabricación en su Model 3 que pueden afectar a decenas de miles de unidades

Cada vez hay más preocupación por los fallos de producción de Tesla en su planta de Fremont. Una instalación de donde han llegado la mayor parte de los Model 3 que hay en Europa, y que no para de ser una fuente de problemas. El último caso nos llega desde Alemania, donde un cliente ha demandado a Tesla por graves defecto de producción, y además por no atender sus requerimientos para su arreglo. Algo que nos avisa de otro potencial problema para los clientes. La postventa.

La historia la protagoniza un un ingeniero alemán que en febrero de 2021 se compró un Tesla Model 3 Long Range Dual Motor que le costó en su momento 54.000 euros. Pero cuando necesitó realizar su primer cambio de neumáticos para montar los de verano, notó que la parte inferior de la carrocería tenía abolladuras y que la mayoría de los brazos de sujeción estaban fracturados.

Una investigación en diferentes foros de internet le llevó a descubrir que más clientes tenían el mismo problema y que éste tenía su origen en un robot de la fábrica de Fremont. Un defecto que la propia Tesla confirmó por carta al abogado del afectado, lo que cerraba la puerta a alegar que había sido un problema del cliente.

Este problema además de estético, puede tener otras consecuencias, como el provocar ruidos durante la marcha, e incluso inestabilidad.

De momento no hay un número de afectados por este problema de los brazos de sujeción agrietados. Sin embargo, el propietario de este Model 3 los estima en miles o incluso decenas de miles. Su abogado incluso ha creado una web donde recopila los casos de otros clientes a los que ayuda en su proceso para denunciar a Tesla.

Problema de producción, problema de postventa

Este caso está en los tribunales. Algo que Tesla podría haber evitado fácilmente reparando esta unidad ya que el propietario del Model 3 trató de resolver todo de manera amistosa mostrando a Tesla los daños y solicitando la reparación. Pero primero le dijeron que los problemas eran solo estéticos, y trató de solucionarlos simplemente pintándolos.

Cuando el propietario argumentó que no era correcta esa actuación, el Centro de Servicio Tesla en Berlín le dijo que los problemas no estaban cubiertos por la garantía. Y eso a pesar de ser un problema de fabricación, y además estar la unidad dentro de los parámetros de cobertura de la garantía, cuatro años o 80.467 kilómetros.

Según podemos leer en la web de Tesla “Estas garantías cubren la reparación o sustitución necesarias para corregir defectos de los materiales o de la mano de obra de cualquier pieza fabricada o suministrada por Tesla que pudieran presentarse con un uso normal.”

No se quedó ahí la cosa, y es que después de negarle la cobertura de la garantía, el Centro de servicio de Tesla de Berlín le dijo que la única reparación posible era reemplazar la batería. Pero que tendría que pagar de su bolsillo. En total, 15,000 euros. Por supuesto, el cliente se negó comenzando su batalla legal.

Un coche que no podrá circular legalmente en 2024

Tesla pierde el juicio contra Ángel Gaitán, «el mecánico de TikTok»; le devuelven su dinero por defectos de soldadura en un Model 3

El abogado presentó una demanda en el Tribunal de Distrito de Munich en septiembre de 2021, y solicitó una inspección independiente del automóvil. El tribunal alemán asignó a un experto de DEKRA para que revisara el vehículo, lo que se hizo en abril de 2022. La conclusión fue que el Model 3 nunca pasaría la primera de sus inspecciones regulares, fundamentales para que cualquier automóvil pueda circular por la vía pública. Sin las reparaciones necesarias, este modelo se podrá conducir en vías públicas hasta 2024. Momento donde tendría que pasar su primera “ITV”.

El cliente no pide que se le devuelva el dinero, sino que solicita a Tesla que le cambien el coche por otro Model 3, pero uno fabricado en China y no en Estados Unidos.

¿Qué pasará ahora? El informe deja claro que el cliente de Tesla tenía razón al quejarse de los problemas de su vehículo. Tesla ahora tiene la oportunidad de presentar un recurso sobre este informe, y luego ambas versiones se mandarán al juzgado que tendrá que dictar sentencia a finales de año.

Si el tribunal finalmente condena a Tesla a tener que entregar un Model 3 nuevo a su cliente, esto sentará un precedente que abrirá las puertas a que miles de clientes soliciten la misma acción lo que supondrá una gigantesca y costosa campaña de sustitución de unidades.

Hemos preguntado a Tesla Europa sobre esta situación, y esperamos actualizar con su respuesta cuando la recibamos.

Compártelo: