Marruecos suministrará a Renault el cobalto de sus futuras baterías

Durante la transición eléctrica, las marcas están desarrollando nuevas habilidades hasta ahora inéditas en el mundo del motor. Una de las más urgentes en los últimos tiempos está siendo conseguir los metales necesarios para la fabricación de las baterías. En un contexto de supuesta escasez y subida de precios Renault ha conseguido cerrar el triángulo de sus necesidades firmando un acuerdo para aprovisionarse de cobalto marroquí.

Ante la escasez y precio de los materiales necesarios para el desarrollo de los vehículos eléctricos, los fabricantes han tenido que adoptar una postura más proactiva para conseguir los recursos. Ya se han hecho advertencias desde los fabricantes del peligro de sufrir un nuevo cuello de botella en la producción similar a la sufrida con la falta de semiconductores. Ahora la causa sería la escasez de los metales usados para fabricar las baterías.

Una de las medidas adoptadas es la firma de acuerdos entre los fabricantes y las principales empresas mineras para que se garantice el suministro de los metales necesarios.

Un acuerdo que completa las necesidades de Renault

Ahora, Renault acaba de anunciar un acuerdo con el grupo minero africano Managem Group para conseguir el suministro de 5.000 toneladas de cobalto marroquí durante un período de 7 años a partir de 2025, lo que representa una capacidad anual de producción de baterías de hasta 15GWh.

Este acuerdo supone para Renault cerrar un trío de acuerdos que le garantiza disponer del litio, níquel y cobalto necesarios para futuros años. Anteriormente ya había concretado un acuerdo con Vulcan para garantizar el suministro de litio con bajo contenido en carbono y otro acuerdo con Terrafame para obtener sulfato de níquel bajo en carbono.

Este tipo de alianzas son trascendentales para el futuro de los fabricantes. Una vez iniciada la transición eléctrica no pueden permitirse ralentizar o parar el desarrollo y fabricación por falta de suministros. Este tipo de acuerdos, junto con medidas como un reciclaje más eficaz de las baterías son parte de la nueva realidad a la que se enfrentan las marcas durante su transición hacia la movilidad eléctrica.

Compártelo: