Mercedes-Benz orienta su red de producción europea al coche eléctrico

Mercedes-Benz ha comenzado a reorientar su red de producción europea con el objetivo de adaptarla al coche eléctrico. La firma de la estrella afirma que, para el año 2030, estará preparada para ser 100% eléctrica en aquellos mercados que así lo requieran, siendo muy probable que el viejo continente sea el primero de ellos.

Sus cuatro plantas europeas (Kecskemét en Hungría, Bremen, Rastatt y Sindelfingen en Alemania) se adaptarán para fabricar su nueva gama eléctrica, que estará dividida en tres categorías: Entry Luxury (modelos de acceso), Core Luxury (núcleo de la alineación) y Top-End Luxury (buques insignia).

Mientras que los coches eléctricos más pequeños de Mercedes-Benz saldrán de Rastatt y Kecskemét, los intermedios se harán en Bremen y Kecskemét. Sindelfingen, donde actualmente se produce la suntuosa berlina de representación EQS (así como su hermano térmico, el Clase S), se encargará por su parte de ensamblar la familia «Top-End».

Todas las plantas fabricarán en paralelo vehículos eléctricos y térmicos en líneas flexibles, pues Mercedes-Benz no tiene previsto tener factorías dedicadas exclusivamente a modelos cero emisiones. «Estamos listos para escalar rápidamente los volúmenes de vehículos eléctricos», explica el gerente de producción de la compañía, Jörg Burzer.

Mercedes-Benz Vision EQXX

Mercedes-Benz estará lista para abandonar el motor de combustión interna en 2030

A pesar de todo, se espera que para mediados de la década la proporción de modelos eléctricos fabricados en las cuatro plantas sea muy superior a la actual. El grupo alemán invertirá más de 2.000 millones de euros en sus instalaciones europeas para el año 2026 con el objetivo de adaptarlas a la nueva realidad del mercado.

Mercedes-Benz ha acordado con el comité de empresa medidas para lograr una producción más flexible y eficiente. Ergun Lümali, jede del comité de empresa, explica que esto aportará seguridad a los trabajadores. «Esperamos lo mismo para las plantas de trenes motrices. Como comité de empresa, continuaremos trabajando arduamente para lograrlo».

Dado que se requiere menos mano de obra para fabricar coches eléctricos que térmicos, Mercedes-Benz tratará de compensarlo en la medida de lo posible produciendo a nivel interno tanto las unidades propulsoras como las baterías de las plataformas MMA y MB.EA, sobre las que se asentarán sus futuros modelos eléctricos.

Fuente | Automobil Produktion

Compártelo: