La planta de Ford en Almussafes (Valencia) se impone a Saarlouis (Alemania) y fabricará sus 2 próximos coches eléctricos

Tras meses de incertidumbre, finalmente la cúpula de Ford ha seleccionado la planta de Almussafes (España) para fabricar sus dos próximos coches eléctricos. En la práctica, esto podría suponer el final de las operaciones de la factoría de Saarlouis (Alemania), contra la que competía la fábrica española por la adjudicación de los nuevos modelos.

Almussafes industrializará la plataforma GE2, una evolución de la GE1 empleada en el Mustang Mach-E. Es altamente probable que los vehículos producidos en las instalaciones valencianas monten baterías procedentes de la gigafábrica de Volkswagen en Sagunto, pues ambas compañías tienen actualmente un acuerdo de colaboración.

Los motivos por los que Almussafes se ha impuesto a Saarlouis pueden ser varios, pues la factoría española es más grande y moderna, ha recibido más inversiones en los últimos años, cuenta con experiencia en la fabricación de trenes motrices electrificados y en el ensamblado de baterías gracias a modelos híbridos como el Kuga PHEV, y se encuentra relativamente cerca de la antes mencionada gigafábrica de Sagunto.

Es interesante recordar que, aunque actualmente Almussafes fabrica cuatro modelos (Kuga, S-Max, Galaxy y Connect), el único que seguirá en producción a medio plazo será el primero, pues los otros tres abandonarán el mercado en breve. Por lo tanto, la llegada de los nuevos eléctricos asegurará la continuidad de la planta durante al menos 15 años.

El Ford Mustang Mach-E está siendo un éxito de ventas

Almussafes comenzará a fabricar coches eléctricos en 2025

Los dos coches que se fabricarán en Almussafes pertenecerán al segmento C (compactos). Es de esperar que sean algo más pequeños que los dos SUV que la compañía producirá en Colonia (Alemania) tomando como base la plataforma MEB de Volkswagen, pero más grandes que el Puma eléctrico que comenzará a ensamblarse en Craiova (Rumanía) a partir de 2024.

Aunque todavía es pronto para hacer elucubraciones, dentro de las quinielas entran un hatchback heredero del Focus, o incluso una berlina más pequeña que el Mondeo. Sin embargo, tampoco deberíamos descartar que al menos uno de ellos sea un SUV o un crossover, pues este tipo de carrocerías cada vez tienen más demanda entre el público europeo.

La firma del óvalo azul planea tener una gama exclusivamente eléctrica en el viejo continente a partir del año 2030. Todo apunta a que Almussafes jugará un papel fundamental dentro de estos ambiciosos planes, convirtiéndose en una de sus cuatro plantas de referencia junto a Colonia (Alemania), Craiova (Rumanía) y Kocaeli (Turquía).

Fuente | La Tribuna de Automoción

Compártelo: