Si buscas trabajo con futuro, el hidrógeno verde es una enorme oportunidad. El 88,4% de las empresas buscan trabajadores

Hechos sin precedentes en un siglo han sido el detonante de la activación acelerada de la economía del hidrógeno. Primero vino la pandemia de COVID, con importantes consecuencias humanas, sanitarias, económicas, comerciales o industriales. Después vino un conflicto armado en la puerta trasera de Europa que han acelerado todos los cambios sobre independencia energética y reducción de emisiones -como consecuencia-.

La economía del hidrógeno se encuentra en su «infancia», tal y como concluye el análisis «Contexto laboral y previsiones del hidrógeno verde 2022» realizado por Worldwide Recruitment Energy y presentado en la Escuela de Organización Industrial (EOI). Una revolución en ciernes necesita y va a necesitar mano de obra y profesionales muy especializados, siendo las perspectivas muy positivas.

Más del 88% de las empresas consultadas van a ampliar plantilla próximamente. Los perfiles con más demanda son ingenieros, operarios y técnicos especializados en hidrógeno, además de expertos en desarrollo de negocio. Gran parte de los empleados vendrán del sector de los hidrocarburos, así como del sector químico y con experiencia en energías renovables.

Electrolizadores de hidrógeno Siemens

El estudio cuenta con análisis cuantitativo y cualitativo. Se detecta una demanda insatisfecha de formación avanzada, como titulaciones y másteres, que se están supliendo con formación interna y cursos. La falta de capital humano es uno de los mayores problemas para que florezca esta industria, pero van por delante los costes de generación y los precios de la tecnología.

Los primeros proyectos están viendo la luz gracias «al impulso de instituciones europeas», en parte por el cambio de la política energética y las prisas por desengancharnos de las energías fósiles de Rusia -para evitar financiar la guerra-. Los autores también han tomado nota de que algunos medios de comunicación se refieren a la cuestión del hidrógeno como «hype», «culto», «moda pasajera» o «humo».

Además del interés de varias naciones en el asunto, como es España, en la industria del automóvil el interés por el hidrógeno va más allá de la posibilidad de mover vehículos con este combustible alternativo. Así, encontramos interés por la siderúrgica baja en emisiones, el uso para calefacción, producción y reciclaje de baterías… en definitiva, la obtención de calor de forma sostenible. No todo es electrificable, y el hidrógeno renovable sirve como mejor sustituto del petróleo fósil.

Enlace | Contexto laboral y previsiones del hidrógeno verde 2022 (PDF)

Compártelo: