Todos los Toyota bZ4X irán a revisión por la posibilidad de perder una rueda por tornillos flojos

Toyota ha informado al Ministerio de Transporte de Japón que va a revisar todos los Toyota bZ4X por un potencial problema de seguridad. Sin que nadie haya salido herido, el fabricante se ha dado cuenta de que en circunstancias muy concretas los bZ4X pueden perder una llanta y sufrir un accidente -lo normal a tres ruedas-. Son 2.700 unidades a nivel mundial las que pueden estar afectadas.

Se trata de 2.200 coches para el mercado europeo, 260 para Estados Unidos, 20 para Canadá, 110 para Japón y el resto para mercados asiáticos. Es toda la producción hasta la fecha. Los pocos clientes que tienen un bZ4X en sus manos han sido avisados de que dejen el coche parado hasta nuevo aviso, dado que no hay una solución inmediata ni es algo achacable a ningún software.

Toyota ha constatado que su nuevo coche eléctrico puede perder una llanta en una frenada súbita mientras realiza un giro cerrado, circunstancia en la que algún tornillo podría aflojarse. Eso acabaría teniendo como consecuencia la pérdida de la llanta y neumático a la vez. Es un caso retorcido, pero dentro de lo posible. La gran mayoría de los bZ4X no han sido entregados a sus clientes, por lo que la consecuencia inmediata es esperar un poco más.

Las llantas de aleación del Toyota bZ4X se sujetan con cinco tornillos, una solución estándar

Toyota tiene que comprobar si se trata simplemente de una cuestión de par de apriete de los tornillos, o si hay que realizar cambios más costosos, tanto a todas las unidades fabricadas como a las que salgan de fábrica en lo sucesivo. Es el procedimiento habitual cuando se detecta un fallo que potencialmente afecte a la seguridad, sea una llamada a revisión voluntaria (como en este caso) o por exigencia del regulador.

Considérese una anécdota o no, un obstáculo más en la comercialización masiva de coches eléctricos por parte de Toyota, ya que hasta la fecha, si exceptuamos el C-HR EV chino, iQ EV y los RAV4 EV en Estados Unidos, no han puesto en la calle más coches eléctricos que el bZ4X. El fabricante comprometió 35.000 millones de dólares para poner en la calle 30 modelos a baterías de aquí a 2030, anticipados en forma de prototipos a finales del año pasado.

Sin embargo, pese al «tamaño» del despliegue, serán unos 3,5 millones de unidades en 2030, lo que respecto a los niveles actuales es un poco más de un tercio de las ventas de Toyota en todo el mundo. El gran peso de las ventas de vehículos electrificados serán híbridos e híbridos enchufables durante toda esta década. De los grandes fabricantes, Toyota es uno de los más escépticos sobre el «todo o nada», argumentando que cada cliente tiene sus necesidades y estas no deben forzarse a golpe de legislación.

Actualización: Toyota España nos ha asegurado que ningún cliente ha recibido su bZ4X en nuestro país, por lo que no hay ningún riesgo, solo tienen que esperar un poco más a que las primeras unidades en campa reciban la modificación necesaria.

Compártelo: