Los autobuses eléctricos de Irizar demuestran en la calle su potencial. 750.000 km y 60.000 cargas ultra-rápidas en la ciudad suiza de Schaffhausen

Mientras que algunas administraciones y operadores están dudando de si apostar por los autobuses eléctricos a batería, o esperar por los de hidrógeno, los primeros ya están demostrando en la carretera todo su potencial para ser una alternativa a los modelos con motor de combustión. Algo que durante un año han podido comprobar de primera mano en la localidad suiza de Schaffhausen donde una flota de los autobuses eléctricos de la empresa española Irizar han mostrado todo su potencial.

Desde que se puso en marcha la infraestructura de recarga hace ya un año, los autobuses eléctricos de Irizar han circulado a diario por las calles de la localidad helvética donde en este tiempo ya han recorrido más de 750.000 kilómetros.

Los protagonistas de este caso de éxito es una flota de 15 autobuses eléctrico modelo Irizar ie tram, con entre 12 y 18 metros de largo, que han contado con una red de 13 cargadores ultrarrápidos de 600 kW y dieciséis estaciones de carga acelerada en la base.

Los cargadores están desarrollados y fabricados por Jema, empresa del Grupo Irizar, y han permitido que en el balance del primer año las autoridades hayan expresado su satisfacción al lograr cubrir 750 mil kilómetros y realizando para ello más de 60.000 cargas ultra-rápidas sin ningún problema.

Unas recargas que además se han realizado usando energías renovables. Concretamente la procedente de la central hidroeléctrica de SH Power, que está alimentada por la fuerza de las aguas del río Rin a su paso por Schaffhausen.

Según Iñigo Etxeberria, Director Comercial de Exportación de Irizar e-mobility: “Queremos dar las gracias a VBSH y a la ciudad de Schaffhausen por la confianza que han depositado en nosotros. Estamos muy orgullosos de poder aportar nuestras soluciones de electromovilidad llave en mano en esta ciudad. Sin duda, la clave del éxito de este proyecto ha sido la estrecha colaboración con VBSH así como con los demás colaboradores”.

Un proyecto pionero y de gran importancia para el país ya que supone el primero de su clase que involucra a una flota de autobuses eléctricos por carga de oportunidad en toda su cadena de valor, y que servirá sin duda como escaparate para el resto de ciudades de Suiza y el resto de Europa.

Un ejemplo de que la movilidad eléctrica en el transporte público ya es posible, ofreciendo una alternativa práctica, eficiente, sin emisiones, y que además cuenta con un coste operativo extremadamente bajo. Algo que facilita el ofrecer tarifas más económicas e incentivar de esa forma el uso del transporte público.

Compártelo: