No hay prisa por acabar con el Nissan LEAF, durará casi 15 años a la venta

En octubre de 2010 comenzó a fabricarse en Japón uno de los modelos más vanguardistas de Nissan en los últimos años, el LEAF. Fue una apuesta prematura por los coches eléctricos de venta masiva cuando la movilidad eléctrica se asociaba a simples utilitarios. No llegó a ser un coche universal y para todo, la técnica no daba más de sí en aquel momento.

En el mismo mes el coche fue presentado a los medios de comunicación en Europa en Lisboa, y puedo deciros de primera mano el entusiasmo y optimismo del fabricante volcados en un modelo destinado a competir con el Toyota Prius. Fue una de esas apuestas personales del entonces todopoderoso Carlos Ghosn, el todopoderoso CEO de Renault Nissan, y en cierto modo se pasó de optimista.

En la actualidad el Nissan LEAF, a través de dos generaciones (la segunda una actualización profunda), es el segundo coche eléctrico más vendido de la historia, tras ser superado por el Tesla Model 3 en 2019. En 2020 superó el medio millón de unidades y en febrero, cuando se mostró la última actualización de la segunda generación, iba por 577.000. Los planes que había para él eran mucho más ambiciosos.

LEAF viene de «líder, amistoso con el medio ambiente, asequible y familiar», y del inglés «leaf», que significa hoja de planta

Nissan LEAF de segunda generación (2018)

Desde 2013, el Nissan LEAF se ha fabricado en tres lugares a la vez: Oppama (Japón), Sunderland (Reino Unido) y Smyrna (Tennessee, EEUU) dadas las altas expectativas de ventas que tenía. Donde más han pinchado es en EEUU, pues la fábrica tenía capacidad para 150.000 unidades al año, y en su mejor año apenas se vendieron más de 30.000. Actualmente, no llegan a 15.000 al año en los states. Cada rival que ha ido saliendo, le ha hecho más daño.

Se ha ido relegando a un modelo eléctrico que está ahí, pero que ya no tiene ese carácter de vanguardia, una consecuencia inevitable de la veteranía. En el mercado español las tarifas arrancan en 35.569 euros (PVP), sin ayudas, para la versión de 150 CV, acabado Acenta y baterías de 40 kWh. La oferta vigente, financiando y con Moves III, es a partir de 25.200 euros. Sin financiar, 26.450 euros. Con la que está cayendo, es un chollo.

De momento no estorba, y va a convivir con el Nissan Ariya hasta que un modelo nuevo lo reemplace, y seguramente no se llamará LEAF. El sustituto estará más alineado con los gustos modernos, es decir, hacerlo más alto y recargarlo en términos de diseño para que las baterías le duren menos, a igualdad de capacidad, por empeorar su aerodinámica. Nada que no se pueda solucionar a base de meterle más baterías y más peso, lo que se compensa parcialmente con los avances en densidad energética de los acumuladores.

Nissan LEAF (2022)

La última tanda de actualizaciones le mantendrá en el candelero hasta el final, el de este año puede ser su último restyling. Se ha quedado razonablemente al día, pudiendo recargar hasta 100 kW, con Android Auto y Apple CarPlay, autonomía que supera lo suficiente, la funcionalidad de un compacto… y como dije antes, con un precio razonable a tenor de la que está cayendo.

Cuando Nissan se lo «cargue», a mediados de esta década, pongamos 2024-2025, habrá cumplido parte del papel asignado, acercar a las masas un coche eléctrico sin tantas limitaciones y sin ser un producto para la parte alta del mercado. Hasta entonces, seguirá siendo una alternativa para el que no necesite un coche eléctrico tan Premium, ni con 300 CV, ni con tanta autonomía ni automatismos tecnológicos.

Por otra parte, hay que recordar que la degradación de las baterías en la segunda generación no es tan pronunciada, y que podemos considerar que la vida útil se dobla respecto a las baterías de 24 y 30 kWh de la primera generación. Por ejemplo, pasados 50.000 km y tres años, el paquete de 62 kWh mantiene una capacidad del 92%, nada mal para baterías refrigeradas por aire y con 4,4 recargas lentas por cada una rápida.

Degradación media de las baterías del Nissan LEAF (desde 2017) – Fuente: ChemicalCats14 (Reddit)

En un hilo de Reddit se puede ver la degradación media de las baterías de 40 y 62 kWh en relación al kilometraje, recopilando datos de distintos foros de propietarios. En el caso de las de 40 kWh, cerca de los 100.000 km rondan el 90% de su capacidad, se degradan más despacio. Podría decirse que Nissan dejó solucionado el problema de degradación, así que pensando a largo plazo, sigue sin ser una tontería apostar por el veterano LEAF.

Compártelo: