Diseñan un parque solar flotante que se instalará en el Mar del Norte

En los últimos años estamos viendo como los sistemas solares flotantes están cobrando cada vez más protagonismo según aumentan las preocupaciones por el espacio que ocupan en tierra. Ahora una empresa alemana desplegará el primer parque flotante en el Mar del Norte, en una alternativa revolucionaria que ocupa un espacio libre casi ilimitado.

La energética alemana RWE y la empresa holandesa-noruega SolarDuck han firmado un acuerdo de colaboración para desarrollar la tecnología que permitirá poner en marcha grandes parques solares flotantes en el mar.

RWE invertirá en un primer proyecto piloto en alta mar en el Mar del Norte. Un proyecto que es un primer paso en el desarrollo de una innovadora tecnología de energía solar flotante en alta mar con soluciones de almacenamiento integradas.

La idea es aprovechar el espacio que hay entre las turbinas offshore en una sinergia que permite por un lado aprovechar un espacio libre, y por el otro permite compartir gastos en labores de mantenimiento o transporte de personal hasta la zona. Algo que reduce el coste operativo de ambas instalaciones.

Por supuesto, al ver este proyecto todo pensamos en las condiciones brutales del Mar del Norte. Todo un reto para sistemas como los aerogeneradores, pero elevado a su máxima expresión para un sistema flotante.

Para lograr superar retos como las olas gigantes los vientos fuertes y un entorno corrosivo del agua salada, SolarDuck ha desarrollado un sistema triangular que es la primera en el mundo en recibir la certificación del de su clase por parte de la compañía de inspección y certificación Bureau Veritas.

La estructura está diseñada para flotar varios metros sobre el agua, siguiendo las olas como una alfombra. Por lo tanto, puede mantener los componentes eléctricos críticos secos, limpios y estables, así como asegurar la integridad de la estructura semisumergible al tiempo que permite operaciones seguras, y todo con un mantenimiento mínimo.

Esta solución es ideal para países con velocidades medias del viento más bajas pero alta irradiación solar, como España, que podrán aprovechar el potencial de ambas tecnologías y las sinergias que se abren con una tecnología que nace para acelerar la transición energética, y que busca tener un impacto positivo en la ecología marina ayudando a integrar los sistemas energéticos.

RWE invertirá en el proyecto piloto de SolarDuck llamado ‘Merganser’ que contará con una potencia nominal de 0,5 MWp, y que se pondrá en marcha en 2023. Se espera que ‘Merganser’ se instale frente a la costa de Ostende en el Mar del Norte belga, y será el primer piloto marino de SolarDuck.

Una tecnología que abre nuevos horizontes a la energía solar, incluso en entornos tan exigentes como el Mar del Norte, y que servirá de puente para un nuevo contrato que busca levantar en la costa holandesa un proyecto de 5 MW, que también incluirá baterías para almacenar los excedentes y que se combinará con un parque eólico marino.

Fuente | RWE

Compártelo: