El reciclaje de paneles solares no solo es posible, sino que será un importante negocio en pocos años

En la actualidad el reciclado de los componentes que dan forma a los paneles fotovoltaicos es un sector deficitario donde los costes de transporte y recuperación no compensa económicamente el proceso. Pero los expertos avisan de que esto cambiará en breve, y donde la recuperación de componentes será no sólo una parte fundamental de la transición energética, sino también una solución a los elevados costes de algunos componentes, y además un negocio con un volumen cada vez más elevado.

En la actualidad reciclar paneles solares es más caro que tirarlos y comprar unos nuevos. Algo que tiene que ver con varios factores. Uno es el volumen de materiales a recuperar, que todavía es bajo. Pero la explosión en el número de nuevas instalaciones hará que en pocos años esto deje de ser un impedimento.

La segunda razón es que la tecnología de reciclaje no está totalmente pulida, lo que hace que no sea económicamente competitiva. Pero también hay una tercera pata del problema, y son las regulaciones públicas que tendrán que entrar en juego para ayudar a acelerar el reciclado frente a su descarte en vertederos.

Así lo indica Rystad Energy. Una empresa independiente de investigación energética que ha publicado un estudio donde determina las claves de futuro de un negocio que además de necesario, será también un sector que moverá miles de millones de euros.

Según su último informe, la demanda de componentes de paneles solares fotovoltaicos reciclados se disparará en los próximos años a medida que aumenta el número de instalaciones. Un incremento de la demanda que supone una amenaza de producir un cuello de botella en el suministro que el reciclaje puede ayudar a mitigar.

Según Rystad Energy, los materiales reciclables de los paneles fotovoltaicos que llegan al final de su vida útil tendrán un valor de más de 2.700 millones e dólares en 2030, frente a solo apenas 170 millones este año. Esta tendencia además se acelerará en las próximas décadas, y se proyecta que el valor de los materiales recuperbles se acerque a los 80.000 millones para 2050.

El reciclaje de los componentes de la fotovoltaica atraviesa todavía sus primeras fases, pero se considera un elemento esencial de la transición energética, y se prevé que alcance las 27 millones de toneladas por año para 2040.

Algo que permitirá que los materiales recuperados de los paneles que terminan su vida útil representarán el 6% del total de las inversiones en fotovoltaica para 2040. Una cifra que podemos comparar con el 0.08% actual.

Según Kristin Stuge, analista de Rystad Energy: “El aumento de los costes energéticos, la mejora de la tecnología de reciclaje, y las regulaciones gubernamentales, pueden allanar el camino para un mercado en el que más paneles solares obsoletos se envíen al reciclaje en lugar del vertedero más cercano. El reciclaje de paneles fotovoltaicos puede ayudar a los operadores a ahorrar costes, superar los problemas de la cadena de suministro y aumentar la probabilidad de que los países alcancen sus objetivos de capacidad solar”.

¿Qué se recicla de los paneles?

Los componentes del panel con mayor valor son el aluminio, la plata, el cobre y el polisilicio. La plata representa aproximadamente el 0,05% del peso total, pero constituye el 14% del valor del material. El polisilicio se obtiene a través de un proceso de uso intensivo de energía para lograr la concentración necesaria para la eficiencia del panel solar, lo que se refleja en el precio de reventa relativamente alto. El mayor volumen de material es el vidrio, que tiene una alta tasa de reciclaje pero un valor de reventa relativamente bajo.

Se necesita una importante cantidad de minerales para descarbonizar los sistemas energéticos globales y evitar la pérdida de materiales valiosos al tirar los paneles al vertedero.

El escenario de 1,6 °C de incremento de temperatura global de Rystad Energy estima que para 2035 la instalación global de energía solar llegará a los 1,4 TW. En ese momento, la industria del reciclaje puede suministrar el 8% del polisilicio, el 11% del aluminio, el 2% del cobre y el 21% de la plata necesarios para fabricar los paneles fotovoltaicos usando los instalados en 2020.

Este potencial de recuperación puede aliviar las tensiones en el sector minero y reducir la huella de emisiones del sector fotovoltaico, y minimizar el clásico de primero el problema y luego la solución. Algo donde los gobiernos tendrán mucho que decir con sus regulaciones, y con herramientas como los impuestos a las emisiones.

Fuente | Rystadenergy

Compártelo: