Así será el renovado Volkswagen ID.3 que llegará en 2023

A pesar de las grandes expectativas creadas, el Volkswagen ID.3 no ha logrado ser el éxito que el fabricante alemán esperaba y después de un inicio prometedor donde llegó a terminar 2021 en la tercera posición de ventas en Europa, la línea ha sido descendente siendo ampliamente superado. Algo que ha llevado al fabricante a adelantar los plazos de su renovación que os adelantamos en esta recreación.

Y es que los números mandan, y en estos momentos el Volkswagen eléctrico más vendido es el ID.4. Puede que por cuestión de la falta de componentes que limitan la producción. Pero sea cuál sea la razón, el puesto 12º del ID.3 en ventas en Europa no ha debido gustar nada en el consejo del grupo que ha visto como en 2021 el compacto lograba más de 62.000 entregas, acumulando hasta julio de este año apenas 10.900 unidades en toda Europa. Algo que supondrá entregar casi tres veces menos coches este ejercicio.

Es por ello que en VW ya trabajan intensamente en ofrecer una nueva versión que con algunos cambios busca modificar el rumbo de las ventas.

El actual modelo ha recibido numerosas críticas por la baja calidad percibida de su habitáculo, que abusa de los plásticos duros y tiene un aspecto en líneas generales más pobre de lo que los usuarios esperan en un vehículo de su precio.

Aunque esto ha sido solucionado parcialmente con el lanzamiento de su mellizo, el CUPRA Born, que hace gala de un interior más cuidado y cualitativo, lo cierto es que en Volkswagen son conscientes de que su eléctrico estrella necesita una actualización que lo ponga a la altura de su equivalente térmico, el siempre popular Golf.

Este render que hemos creado refleja algunas de las novedades que podremos ver tanto en el diseño exterior, donde se mantienen sus grandes faros y el listón iluminado que los une, con unos focos que recibirán un nuevo diseño influenciado por el concept Vizzion Space destacando la tecnología «IQ. Light Matrix LED».

El frontal ganará en algo de agresividad, con un nuevo paragolpes que anticipa la llegada de versiones más deportivas como la GTX. Queda por ver si VW opta por fin por un sistema de tiradores en las puertas integrado en la carrocería, lo que le permitiría mejorar la aerodinámica y dar un salto adelante en imagen.

Pero donde veremos mayores cambios será en el interior. Mayor calidad de materiales y nuevos diseños como una pantalla de mayor tamaño con el sistema de info-entretenimiento con pantalla táctil de 12 pulgadas ya visto en el Born, que se sumará a la presencia de la última versión del software que mejorará la experiencia del conductor, y donde destacarán los asistentes de seguridad.

Volkswagen también aumentará la potencia de carga en corriente continua, que debería ir más allá de los 135 kW actuales, se rumorea que llegará a 170 kW, pero posiblemente solo para la versión de 77 kWh.

En el aspecto mecánico no es de esperar que haya grandes novedades, manteniéndose las baterías de 45, 58 y 77 kWh, aunque es de esperar que se recuperen la primera, que se han eliminado temporalmente por la falta de componentes y que permite ofrecer la versión más económica.

La gama también crecerá por arriba con la mencionada versión GTX. Este añadirá un segundo propulsor en el eje delantero que le proporcionará una potencia de 220 kW (300 CV) y tracción total, lo que le permitía rebajar el 0 a 100 km/h a apenas 5 segundos, y que recuperará el espíritu deportivo del mítico Golf GTI.

Fuente | Motor.es

Compártelo: