¿Los coches eléctricos de más de 80.000 euros merecen subvenciones? Rivian cree que sí

En Estados Unidos el Senado está maniobrando para reformar el sistema de incentivos económicos para la compra de coches eléctricos. Ahora mismo, por comprar un híbrido enchufable o un eléctrico puro se pueden recuperar hasta 7.500 dólares en impuestos, cumpliendo unas condiciones tanto el adquiriente como el vehículo en sí, y siempre y cuando el fabricante no haya excedido las 200.000 unidades eligibles.

Los requisitos se van a aflojar por un lado, no exigiendo que los fabricantes tengan plantillas sindicadas, pero deberán ser fabricados en Estados Unidos y tener un mínimo de componentes de origen local. Por otro lado, se pondrá un tope de precios para no subvencionar la compra de los modelos más caros. Y eso perjudica a fabricantes como Rivian.

«Tal y como está el borrador, esta legislación dejará fuera a consumidores que están pensando en adquirir un vehículo eléctrico hecho en Estados Unidos», dijo James Chen, vicepresidente de políticas públicas de Rivian. Para mayor precisión, puede dejar fuera a algunos de sus clientes, dado que el tope de precio se fijaría en 80.000 dólares, una cifra por encima de lo normal. Según Kelley Blue Book, la media del mercado de coches eléctricos está en 66.000 dólares. Tened en cuenta que el tipo de cambio es aproximadamente 1 euro por 1 dólar.

Ford F-150 Lightning

Bajo el punto de vista de Rivian, se tiene que hacer una excepción con los fabricantes que, a diferencia de Tesla, General Motors o Toyota, no han tenido años para tener capacidad de producción. Bajo las normas actuales, los Rivian sí pueden optar al máximo de retorno de impuestos de 7.500 dólares. Piden un régimen transitorio con las normas vigentes ahora mismo. La lista de modelos eligibles y la cantidad de impuestos se que se devolverían se puede consultar en FuelEconomy.gov.

A decir verdad, 7.500 dólares no suponen ni el 10% de 80.000 dólares. El razonamiento es el mismo en euros. En varios países de nuestra zona los modelos que superan los 45.000 euros se quedan fuera de las ayudas, por lo que no se beneficia a los clientes con mayor capacidad de gasto. Por ejemplo, Renault tuvo que hilar fino con su oferta del Mégane E-TECH Electric para ser eligible a las ayudas de Francia. En España, más de lo mismo, si cuestan más de 45.000 euros no hay Plan MOVES que valga. El que se puede comprar un coche caro no deja de hacerlo por el importe de las ayudas.

Rivian se ha visto obligada a subir precios por la presión inflacionaria. Lo anunciado en el Salón de Los Ángeles de 2018, cuando R1S y R1T fueron presentados al público, habían sido tarifas desde 69.000 dólares sin ayudas a la compra. Tras la presentación del Tesla Cybertruck en 2019, prometieron 67.500 dólares para el R1T Explore, o 75.000 dólares para el R1T Launch Edition. Todas las reservas desde el 1 de marzo tienen precios más altos, o menos motores, baterías y equipamiento por las cantidades previas.

Y lo que le pasaría a Rivian, si la norma sale tal y como está el borrador, sería una consecuencia colateral de lo que eligió en su día, apostar primero por vehículos full size y no por algo de precio medio, más accesible para el típico comprador. Tesla también apostó por lo alto, pero al principio, y luego se decantó por producción en segmentos más masivos (D y D SUV, o midsize americano). Los clientes de Rivian seguramente no necesitan que el resto de los contribuyentes les financien parte de su gigantesco pick-up (R1T) o SUV (R1S).

Hasta 2025 Rivian no fabricará modelos de menos precio, necesitará para eso su segunda fábrica. Sí se beneficiarán de las ayudas los modelos de la competencia por debajo de ese nivel de precios. Las ayudas se darán hasta compradores con 150.000 dólares anuales de ingresos -en algunas zonas del país uno no es millonario ganando eso- o 300.000 dólares si están en pareja. Por encima de ese nivel de ingresos tampoco parece apremiante que el resto de los contribuyentes les financien.

Está claro que Rivian Automotive está defendiendo lo suyo. De no haber ese límite de 80.000 dólares, ¿por qué no financiar también parte de la adquisición de un Mercedes-Benz EQS, un Cadillac Lyriq, o un Lucid Air Dream Edition? Son coches para gente con mucho poder adquisitivo, no tanto para millonarios. Puede que te sorprenda saber esto, y es que tanto el EQS como el Air sí optan a esas ayudas en la actualidad. De locos.

Compártelo: