Al desguace un Hyundai IONIQ eléctrico en España por un golpe que ha afectado a la batería

Hace unos días hemos visto como un conductor australiano vivía una desagradable experiencia al descubrir que su accidente con un Polestar 2 suponía tener que mandar el coche al desguace por culpa del elevado coste de la reparación de la batería que superaba por mucho el valor del coche. Algo que también le ha sucedido a un conductor español este mismo verano con su Hyundai IONIQ eléctrico.

Su nombre es Gonzalo y en junio de 2021 decidió electrificar sus desplazamientos con un Hyundai IONIQ con la batería d 38.3 kWh. Un modelo que le permitiría cubrir los 200 kilómetros diarios que tenía que completar de una forma eficiente, con un consumo principalmente por autovía que después de nada menos que 48.000 km en un año se situaba en apenas 13.2 kWh a los 100 km.

Un modelo que se compró sin ayudas públicas, que fueron solicitadas pero de las que no se recibieron respuesta todavía. Otro ejemplo más del desastre burocrático en el que el gobierno ha enterrado al Plan MOVES III.

La experiencia de Gonzalo a los mandos del IONIQ ha sido muy buena según sus propias palabras y además de su desplazamiento diario de 200 km, el IONIQ le ha permitido realizar viajes de ocio a lugares como Asturias o Cantabria desde Castilla y León, y sin tener que parar a recargar en el camino.

Pero todo cambió el pasado 22 de julio, cuando a las 8 de la mañana mientras circulaba por la A11 entre Tordesillas y Zamora, su coche fue alcanzado por detrás por otro vehículo mientras circulaba por el carril derecho. Un modelo de matrícula francesa y conductor portugués que al parecer se había quedado dormido cuando conducía a alta velocidad.

El resultado ha sido un impacto por alcance que como podemos ver en las fotos no parece que haya afectado mucho al IONIQ, que ha visto como se destrozaba el paragolpes trasero y poco más, sin producirse daños personales afortunadamente.

Si echamos un vistazo a las fotos, vemos como la situación del pack del IONIQ, un modelo que como recordamos no utiliza una plataforma dedicada y tiene que incrustar la batería en la parte trasera bajo los asientos posteriores, si ha sufrido un golpe que ha doblado algo la estructura de la misma afectando también al cable de alta tensión que la une con el sistema de propulsión.

La sorpresa ha llegado cuando desde la marca le han indicado que el coste de la reparación asciende a 34.700 euros, lo que supone tener que cambiar toda la batería y reparar estructura y cableado, por lo que la aseguradora determina que no merece la pena la reparación y que procederá a declarar el coche siniestro total.

Ahora el conductor tiene que esperar a la valoración de la aseguradora de la indemnización que tendrá que recibir el cliente, en una valoración que se enfrenta a dificultades como que el IONIQ ya no está en producción y quedan muy pocos a la venta en stock. Algo que hace más complicado valorar el coste del vehículo.

Plataforma del Hyundai IONIQ eléctrico

Pero lo más importante es que de nuevo vemos como las marcas o los talleres no están preparados para atender la realidad de unos coches eléctricos que no pueden ser enviados al desguace, con el impacto que supone esto tanto en el tratamiento del vehículo, como en la necesidad del cliente de adquirir otro nuevo. Todo por unos daños en la batería que son valorados de forma gruesa dando por hecho que todo el pack está inservible, cuando incluso sin saber el estado de la batería, apostamos a que la mayor parte de las celdas estarán en perfecto estado.

Las marcas prefieren optar por matar moscas a cañonazos dando un presupuesto inviable que obliga al conductor a perder su vehículo, y tener que pelearse con la aseguradora para lograr una valoración que habitualmente está muy lejos del valor real del coche antes del accidente.

Nota:

Nos hemos puesto en contacto con Hyundai España para conocer más detalles y por si querían aportar algo de información, pero todavía no hemos recibido respuesta.

Compártelo: