Elon Musk se burla de los problemas de Lucid para escalar la producción del Air

Hace unos días, nos hacíamos eco de los problemas que está atravesando la startup Lucid para escalar la producción del sedán eléctrico Air, su primer automóvil. Durante el segundo trimestre, la firma estadounidense entregó apenas 679 automóviles, mientras que en la primera mitad del año vendió un total de 1.405 ejemplares.

Ante la imposibilidad de alcanzar su objetivo de fabricar entre 12.000 y 14.000 unidades en todo el año, la compañía se ha visto obligada a reducir dicha cifra a entre 6.000 y 7.000. Esta situación ha sido aprovechada por Elon Musk, director ejecutivo de Tesla, para burlarse públicamente de Lucid a través de la red social Twitter.

«Hice más niños en el segundo trimestre que ellos coches», ha ironizado Musk, haciendo referencia al comentado hecho de que es padre de diez hijos. Lo cierto es que esta no es la primera vez que Lucid se convierte en la diana de Musk, que en el pasado llegó a afirmar que la joven empresa «va directa a la bancarrota».

Estas declaraciones han sido duramente criticadas por algunos internautas debido a su hipocresía, pues en su momento Tesla tuvo que atravesar su propio «infierno de producción» con los Model S y Model 3; de hecho, en los momentos más difíciles la continuidad del fabricante californiano llegó a estar en el aire.

Lucid Air

Lucid está atravesando su propio «infierno de producción»

Como ya hiciera en su momento Musk, Peter Rawlinson, fundador de Lucid, está pasando muchas horas en la planta de Lucid en Arizona para tratar de solucionar los cuellos de botella. «He pasado la mayor parte de mi tiempo aquí mismo, en la planta de producción. Y creo que es mi responsabilidad como director ejecutivo estar aquí resolviendo problemas».

La enemistad entre ambos CEOs viene de lejos, pues antes de llegar a Lucid, Rawlinson trabajó para Tesla, donde fue vicepresidente de ingeniería de vehículos y responsable de ingeniería del proyecto Whitestar (Model S). En los últimos años, Rawlinson ha criticado tanto la calidad de fabricación de Tesla como el «revisionismo histórico» de Elon Musk, que en varias ocasiones ha tratado de quitarle importancia a su papel en el desarrollo del Model S.

A pesar de las dificultades, el Lucid Air continúa siendo uno de los coches eléctricos más deseados del panorama internacional, pues gracias a su avanzadísima tecnología, ofrece una autonomía máxima de 837 km bajo el ciclo de homologación estadounidense EPA, que suele arrojar cifras más bajas que los ciclos chino (CLTC) y europeo (WLTP).

Compártelo: