Tesla lanza una oferta del 50% de descuento del FSD para clientes que sigan con la marca

Tesla está probando en China un nuevo formato de fidelización que busca que los actuales clientes cuando llegue el momento de cambiar de coche, elijan de nuevo un Tesla. Algo que debido a los constantes problemas de post-venta posiblemente se vuelva cada vez más difícil, lo que les ha llevado a poner en marcha una oferta que permite acceder al «Sistema de conducción autónoma plena» con un 50% de descuento.

Hasta ahora cuando un cliente de un Tesla pasaba a otro nuevo, y quería el sistema FSD, tenía que abonar de nuevo el paquete completo. Algo que como recordamos en Europa supone de momento un desembolso de 7.500 euros, y en China de 9.300 euros al cambio.

Ahora, Tesla ha lanzado una oferta por la cual los interesados en cambiar de coche a un nuevo Tesla, y sean actualmente propietarios de un modelo de la marca americana, podrán acceder a un 50% de descuento en el FSD. Incluso aunque en su anterior modelo no tuviese el paquete activado y contase solo con el Autopilot básico.

De esa forma, gracias a esta oferta los clientes interesados tendrán un incentivo extra de poder acceder al pack completo de conducción autónoma por un precio bastante más razonable de 4.700 euros.

Ademas de este, Tesla también ha puesto en marcha programas de incentivos locales como ofrecer 15.000 km de carga gratuita en los Supercargadores, y también una ayuda de 1.000 euros al cambio para la instalación de un cargador en la vivienda.

Detrás de estos movimientos no estarían las bajas cifras de ventas en China, y es que según las últimas cifras de ventas del pasado mes de junio, el Tesla Model Y fue el coche más vendido de China incluyendo todas las tecnologías, superando al Wuling HongGuang y al Toyota Corolla, mientras que el Model 3 se colocó en el octavo puesto de la general durante el mes de junio.

Pero si podría ser un anticipo de futuras acciones que de forma local y quirúrgica buscará incentivar las ventas allí donde sea necesario, y siguiendo las necesidades y peculiaridades de cada mercado. Todo para encarar una era donde la competencia será cada vez más dura, y no precisamente desde los fabricantes occidentales sino precisamente por las marcas chinas que están acelerando sus inversiones en coches eléctricos de forma más que importante.

Compártelo: