China mantiene la exención de impuestos a la compra a coches eléctricos e híbridos enchufables en 2023

Los vehículos de nueva energía o NEV (híbridos enchufables, eléctricos puros y de pila de combustible de hidrógeno) van a mantener la exención de impuestos a la compra que llevan disfrutando desde 2014 en China. A pesar de que la demanda sigue pulverizando sus récords y no tiene visos de amainar, los gestores de China no quieren enfriar la demanda en un momento económico muy desafiante.

El gigante asiático se convirtió en el primer mercado automovilístico mundial hace más de 10 años, y permaneces sin ámbito alguno de dudas como el primero del mundo en vehículos eléctricos. No solo están bonificados, obligan a los fabricantes a vender un mínimo de unidades. Esa política se ha demostrado como tremendamente efectiva.

Los ministerios de Finanzas, Industria y Tecnología de la Información y la Oficina Estatal de Impuestos han anunciado conjuntamente que los vehículos NEV comprados durante 2023 van a disfrutar de una exención de impuestos de 10.000 yuanes. Al cambio son 1.446 euros, una cantidad más significativa en modelos económicos que de precio elevado.

Se pueden beneficiar de la exención fiscal todos aquellos modelos que figuran en un catálogo oficial, por lo el gobierno chino puede hacer y deshacer. En principio, la exención iba a durar hasta 2017, pero se amplió hasta finales de 2020. En el año de la pandemia, se dio otro empujón hasta finales de 2022. Finalmente, como especulaban algunos medios locales, se han decidido a darle otra prórroga hasta finales de 2023. Más allá, quién sabe.

Las arcas chinas dejarán de ingresar 100.000 millones de yuanes en 2023, unos 14.459 millones de euros, según la agencia de noticias oficial, Xinhua. Entre enero y julio de este año la pérdida de recaudación por la exención supuso 40.700 millones de yuanes, más del doble (+108,5%) que en el mismo periodo de 2021.

En China no se quiere enfriar de momento la economía, ni siquiera se están aumentando los tipos de interés (al revés, los bajaron en agosto), y esto hay que contextualizarlo en el intento de evitar un reventón de la burbuja inmobiliaria más grande de todos los tiempos. El comunismo consumismo no puede parar ahora, así que las ventas de vehículos enchufables van a seguir con el pistón bien alto durante unos cuantos meses más.

Vía | CnEVPost

Compártelo: