Electricidad renovable y a bajo coste gracias a este revolucionario diseño undimotriz

El mar es una fuente de energía prácticamente infinita. El potencial teórico total de la energía de las olas es de 29.500 TWh anuales y para 2050 se estima que habrá 337 GW instalados en el mundo. En el caso de Europa, se espera que para la misma fecha haya 100 GW instalados entre energía mareomotriz y energía undimotriz. Pero falta desarrollar la tecnología que nos permita sacar el máximo partido a esta energía. Ahora el prestigioso Laboratorio Nacional de Energía Renovable de Estados Unidos (NREEL) ha patentado un sistema que quiere revolucionar el sector.

Y es que viendo el potencial de crecimiento de la tecnología que aprovecha la energía del mar, es normal que hablemos de una energía renovable en pleno crecimiento. Sin embargo, hasta el momento esta alternativa es poco más que una fuente con mucho potencial en vías de investigación pero pocas aplicaciones reales principalmente por los elevados costes de instalación.

El Laboratorio Nacional de Energía Renovable de Estados Unidos es uno de esos centros que está invirtiendo recursos en la energía undimotriz, y esta semana ha saltado a la actualidad por la presentación de una patente del sistema DEEC-Tec. Un mecanismo capaz de producir energía en el fondo marino.

Este nuevo y diferente diseño basa su funcionamiento en la combinación de una amplia variedad de convertidores de energía que confluyen en una sola estructura que se encarga de cosechar una gama mucho más amplia de energía de las olas del océano que los enfoques de la undimotriz convencional.

Uno de los elementos más innovadores de DEEC-Tec es su capacidad para usar convertidores flexibles de energía de las olas. Dichos dispositivos pueden estirarse, torcerse, doblarse, expandirse o sufrir otras deformaciones estructurales que, a su vez, les permiten extraer energía del movimiento de las olas del océano a través de numerosos pequeños convertidores de energía integrados.

Según sus creadores, los convertidores de energía flexibles tienen la capacidad de aprovechar las olas en energía utilizable en toda su estructura. Esto hace que no importen parámetros como la fuerza o la dirección de las olas, ya que el DEEC-Tec estará en disposición de producir energía.

Además, al no concentrar la energía de las olas en un único convertidor o sistema de transmisión, se evita la acumulación de fuerzas que pongan en peligro la integridad de la máquina.

Pero como en el resto de sistemas undimotrices, el coste de producción y operación pueden ser un obstáculo. Sin embargo, los creadores del DEEC-Tec afirman que los arquetipos flexibles de este podrían ofrecer una forma especialmente rentable de aprovechar la energía de las olas.

Ellos argumentan que los convertidores de energía albergan varias unidades cada uno por lo que requiere menos mantenimiento y no impiden que el resto pueda seguir funcionando en caso de avería.

Además, los FlexWEC también se pueden construir con materiales más sostenibles y económicos, lo que los hace más fáciles de instalar y controlar una vez en el océano. Un mayor control podría significar una mayor producción de energía, lo que permitiría a los operadores adaptarse a las condiciones cambiantes del océano para aprovechar la mayor cantidad de energía potencial.

Una tecnología que se enfrenta a desafíos que van desde el diseño de materiales adecuados para minimizar la fatiga, lograr una composición geométrica óptima y eficiencias de conversión de energía, así como configuraciones de instalación y diseño de unidades transductoras individuales.

Vía | Motor.es

Fuente | Nrel

Compártelo: