Una empresa española desarrolla un sistema de producción de baterías que reduce un 35% el consumo de materiales activos

Neptury Tecnologies, empresa ubicada en la localidad de Almassora, Castellón, ha desarrollado un sistema de fabricación de baterías que reduce en un 35% el consumo de los materiales activos necesarios para la fabricación de dichas baterías.

El sistema sustituye un disolvente, elemento necesario para emulsionar y secar todos los materiales activos de las baterías tras su fabricación, de una toxicidad elevada, cancerígeno y que se encuentra en estudio por parte de la Unión Europea para su retirada. Neptury ha conseguido sustituir este elemento por un disolvente orgánico e inocuo tanto para la salud como para el medio ambiente.

La novedad desarrollada por Neptury radica en un cambio sustancial en el proceso de producción de las baterías y que permite eliminar determinados procesos tanto químicos como mecánicos de alta intensidad energética por otros que reducen, tanto el consumo energético como de materiales.

Según el director de Neptury Technologies, Enrique Navarro “la fabricación actual es un proceso de deposición de materiales que, posteriormente se prensan para compactar. Esta tecnología desperdicia muchos de los materiales activos que, recordemos, son sustancias de la naturaleza no renovables. En este proceso tradicional también se utiliza un disolvente altamente contaminante y cancerígeno, además de muy caro”.

Los principales beneficios de este proceso según sus responsables es que la aplicación selectiva de los materiales activos para el desarrollo de las baterías permite un ahorro de hasta un 35% de dichos materiales y la consecuente reducción de coste de producción para el fabricante. Gracias a esta aplicación selectiva, es posible el reciclaje limpio de los elementos como aluminio y cobre, ya que no pinta la zona que no es electrodo. Otra de las ventajas es que esta tecnología “abre la posibilidad a la fabricación de las baterías del futuro, las baterías híbridas (súper condensador más batería ( capacitiva y faradíca ) ya que permite depositar diferentes materiales activos en la misma superficie.

Pero la parte más interesante del proceso de Neptury Technologies es que este ha conseguido sustituir un disolvente altamente contaminante y cancerígeno como es el n-metil pirrolidona (NMP) por otro inocuo y respetuoso con el medio ambiente.

Esta sustancia, según Navarro “está en el punto de mira del departamento de toxicología de la Unión Europea y se prevé la prohibición de su uso en breve. Por ahora los países asiáticos lo utilizan y lo recuperan por su elevado coste. En Europa, además del coste se está valorando su alta toxicidad para las personas y para el medio ambiente”.

Compártelo: