No, no cuesta más recargar un coche eléctrico en Noruega que llenar un coche de gasolina

Una vez más, ForoCochesEléctricos sale al paso de un bulo que se está extendiendo por Twitter, uno más, sobre todo por quienes tienen poca comprensión lectora. En los últimos meses los precios de la energía están disparados, principalmente por las perturbaciones de oferta y demanda del gas, el petróleo, y en menor medida el carbón. Pese a eso, prácticamente siempre cuesta menos recargar un coche eléctrico que llenar uno de gasolina.

Supongamos que hay que recargar a un precio monstruoso, pongamos 90 céntimos por kWh. Si hay que hacer una recarga de 60 kWh, entonces hablamos de 54 euros. Con esa energía se pueden hacer más de 300 km en autovía con un coche con buena aerodinámica y con un mínimo de cuidado respecto a la velocidad. Con los precios de España (a 1,5 euros/litro), con 54 euros podemos repostar 36 litros de gasolina, con los que se pueden hacer más de 300 km con casi cualquier coche.

Sin embargo, hay que recordar que las recargas que se pagan tan caras nunca se hacen de forma habitual, salvo que estemos todo el rato en la autopista, serán una parte minoritaria de todas las recargas que hagamos, mientras que con un coche de gasolina hay poca escapatoria posible (incluso considerando los descuentos más competitivos del mercado en el surtidor).

Este es el tuit de marras, con más de 21.200 «me gusta». El autor confunde en el primer párrafo 0,9 dólares con 9 dólares. Nadie cobra las recargas a 9 dólares el kWh, se lo perdonaremos. Nos da prácticamente lo mismo hablar de 9 euros que de 9 dólares, por el tipo de cambio, así que para simplificar la explicación vamos a hablar de euros todo el rato. Circle K es una cadena de gasolineras con presencia en Europa, y sí, tiene un servicio de recarga rápida y ultrarrápida un poco caro.

Peter dice que llenar las baterías de un Tesla cuesta 90 euros, y que cuál es el sentido de tener un coche eléctrico. Entrando en la página web noruega de Circle K comprobamos que los clientes registrados pueden recargar a 8,99 coronas/kWh, que al cambio son 90 céntimos, pero a cambio de recargar a 300 kW. El precio es casi el mismo por recargar a 50 kW, 8,49 coronas/kWh, casi 85 céntimos de euro.

Sí, es muy caro, y los 90 euros serían el peor caso posible, baterías de 100 kWh, con el coche prácticamente tieso de batería, y cargando hasta arriba. ¿Cuánta gasolina se puede comprar con 899 coronas (unos 90 euros)? Sin descuento alguno, el precio medio del litro en Noruega es 2,189 euros, así que con 90 euros podremos comprar 41 litros. En el caso de un coche muy MUY austero, 41 litros dan para mucho, pero en un rival por segmento y potencia de un Tesla, con 41 litros igual no hacemos ni 300-400 km.

Precios de recarga en gasolineras noruegas Circle K (traducción automática al español)

De modo que, si contextualizamos que es una recarga cara, en un país muy caro, y donde la gasolina es aún más cara, no es cierto que tener un coche eléctrico sea más caro que tener uno de gasolina. Sobre todo en Noruega, donde tener un coche de gasolina equivalente a un Tesla es un ejercicio de masoquismo extremo en forma de impuestos y penalizaciones varias.

Circle K es un poco más caro que IONITY, 8,4 coronas/kWh, pero eso es para usuarios no abonados. Los que hacen un uso frecuente o disponen de una suscripción propia o del fabricante pagan muchísimo menos, 2,5 coronas/kWh, casi la cuarta parte. Los interesados en recargar coches eléctricos en Noruega tienen un interesante artículo de Teknisk Ukeblad, donde coinciden con servidor en que suele ser más barato recargar electricidad que usar gasolina. Las excepciones confirman la norma, pero no se convierten en norma.

¿Y en España? Pagando la recarga ultrarrápida a los precios más altos puntualmente puede costar más que moverse con gasolina, salvo que hablemos de coches más bien tragones (más de 10 litros/100 km), pero incluso en ese supuesto la factura energética siempre va a ser más baja a lo largo del año, porque la recarga ultrarrápida no se usa siempre. Por lo tanto, estamos ante un enésimo debate estéril que no soporta un análisis con las matemáticas de la EGB o la Primaria de la generación LOGSE.

Vuelta extra: el tuitero en cuestión, que se refiere a sí mismo como periodista, dice que se le ha acusado de desinformar acerca del cambio climático. Como aplique el mismo rigor a todo, no me extraña. Viendo los temas de los que suele hablar, y del sesgo con el que lo hace, se entiende perfectamente este tuit y otros tantos.

Compártelo: