¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Desarrollan un camión frigorífico eléctrico con sistema solar que se amortiza en solo 6 meses

El sector del transporte es el responsable de buena parte de las emisiones contaminantes en nuestras carreteras y ciudades. Pero mientras que la electrificación del transporte ligero marcha a un ritmo mínimamente decente, no sucede lo mismo con el industrial. Es por eso que un grupo de investigadores han diseñado un camión refrigerador que sustituye su sistema de combustión por uno eléctrico, apoyado por un conjunto de paneles solares. El resultado, una opción mucho más sostenible, y mucho más rentable.

El diseño es obra de la Universidad Politécnica de Hong Kong, que dentro del proyecto para reducir las emisiones de Hong Kong a la mitad antes de 2035, han presentado un concepto revolucionario que ofrece una alternativa poco o nada tratada por los grandes fabricantes.

El proyecto «Programa de Desarrollo de Camión de Refrigeración Inteligente, Energía, Solar y Método Inteligente para Logística y almacenamiento» tiene como objetivo promover la transformación de los camiones de frigorífico de sistemas de combustible tradicionales a eléctricos inteligentes y fortalecer la adopción más amplia de energía solar.

Después de un año, el equipo ha desarrollado un novedoso camión congelador que soporta un sistema de refrigeración alimentado por energía solar y cuenta con tecnología de almacenamiento bidireccional. Por lo tanto, el vehículo puede recibir energía, ya sea de un punto de carga, de sus paneles solares, pero también puede exportarla.

Solo en Hong Kong, se estima que hay aproximadamente 5.000 camiones congeladores, y se espera que este número se duplique en los próximos años. Unos vehículos impulsados por motores diésel, que producen una cantidad significativa de gases de escape y ruido al funcionar o estar en ralentí.

Una tecnología utilizada en los camiones convencionales relativamente obsoleta, con el sistema de congelación dependiendo del motor de combustión interna para obtener energía. Incluso cuando el vehículo está estacionado, este depende del sistema de combustión para mantener el funcionamiento del sistema de congelación.

Además, la temperatura del sistema de congelación generalmente se mantiene alrededor de 20 grados  bajo cero, limitando los tipos de alimentos que pueden refrigerarse.

Si cada vehículo consume entre uno y tres litros de diésel por hora, producirá entre 2.7 y 8.1 kg de CO2, resultando en emisiones anuales de aproximadamente 16 toneladas. Eso cada uno de los camiones en circulación.

Estas son las principales características del camión diseñado por la Universidad de Hong Kong:

  • Paneles fotovoltaicos extensibles: Instalados en el techo, estos paneles pueden extenderse para aumentar la eficiencia del camión. El camión está equipado con un sistema que almacena la energía eléctrica generada por el sistema fotovoltaico, proporcionando energía adicional para el sistema de congelación del vehículo.
  • Batería de iones de litio: Además del almacenamiento de energía solar, el camión también tiene una batería de litio de tracción que puede cargarse con un punto externo. Cuando el almacenamiento de energía solar está lleno y la batería completamente cargada, pueden alimentar el sistema de congelación durante hasta cuatro horas. Los usuarios también tienen la opción de expandir el número y la capacidad de las baterías para extender el tiempo de operación según sea necesario.
  • Sistema de congelación potente y versátil: El sistema de refrigeración a bordo puede mantener temperaturas tan bajas de hasta 45 grados bajo cero. Además, puede seguir funcionando incluso después de que el motor eléctrico se haya apagado, transformando efectivamente el vehículo en una unidad congeladora móvil.

Un vehículo con capacidades V2L, lo que permite usar la batería para cargar otros vehículos, o incluso puede ser dotado de capacidades V2G, lo que supondrá que el operador podrá tanto recargar sus vehículos con energía de la red, y devolver una parte cuando los camiones estén parados, aumentando la rentabilidad de los mismos.

Un concepto que no es un ejercicio de diseño, que ya está listo para comenzar sus ventas, y que sus responsables han indicado, los clientes podrán amortizar la diferencia respecto a un camión congelador diésel en apenas seis meses de uso.

Fuente | Polyu

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame