Boeing invierte en una startup que desarrolla baterías con el objetivo de preparar la electrificación de sus aviones

Boeing invierte en una startup que desarrolla baterías con el objetivo de preparar la electrificación de sus aviones


Advertisement Advertisement

La posibilidad de sustituir los ruidosos y contaminantes motores de los aviones, por eléctricos, es una idea relativamente nueva si la comparamos con el coche eléctrico. Hay muchas iniciativas en marcha, limitadas principalmente por la barrera de las baterías. Y es que si en tierra son importantes buenas baterías, en el aire y con grandes aeronaves son cruciales.

Hasta ahora habíamos visto como Europa lideraba este mercado, con una Airbus en pleno proceso de desarrollo de su futura gama de aviones eléctricos. Pero al otro lado del Atlántico no se han quedado de brazos cruzados, y el gigante americano Boeing ha confirmado una importante inversión.

Airbus presenta en París su hoja de ruta para el desarrollo de aviones eléctricos comerciales

Se trata de la inversión en la startup Cuberg. Una empresa salida de la Universidad de Stanford, y que trabaja en un tipo de batería que quiere revolucionar el mercado.

De momento no hay muchos detalles de en qué están trabajando, y se han limitado a indicar investigan un nuevo tipo de electrolito que permite el uso de cátodos de alta tensión y, al mismo tiempo, logra aumentar de forma importante la vida útil de las baterías. Según Boeing, en las primeras pruebas han visto que se trata de una de las baterías de mayor densidad energética del mercado, aunque sin indicar una cifra ni aproximada de por dónde se están moviendo.

Algo que podría indicarnos que Cuberg posiblemente, no ha confirmación oficial, estén trabajando con la tecnología de electrolito sólido. Una de las tendencias con más fuerza del sector.

Con esta inversión Cuberg podrá ampliar sus instalaciones y equipo, para de esa forma acelerar las investigaciones, integrar sus baterías en los productos de sus clientes, y empezar a preparar una línea de producción automatizada. Sin duda, la mejor señal de que nos acercamos a un momento clave de su desarrollo.

Un sector que afronta una emocionante fase de desarrollo que tendrá como resultado los primeros aviones eléctricos de pasajeros en apenas unos años. En el caso del consorcio europeo Airbus, su hoja de ruta presentada el pasado año contempla los primeros vuelos con el primer modelo de pasajeros en 2020 de la mano del E-FanX. Un modelo dotado de más de 2 MW de potencia, que sin duda necesitará unas buenas baterías.

Relacionadas

Vía | CNBC



tienda cargador coche eléctrico
Compártelo:

15 comentarios en “Boeing invierte en una startup que desarrolla baterías con el objetivo de preparar la electrificación de sus aviones”

  1. Yo creo que al final se va a electrificar todo, la pregunta es cuándo y con qué tecnología.

    Y lo de los aviones eléctricos suena realmente bien: mayor fiabilidad, menos coste, menos ruido, potencia independiente de la altura, motores más pequeños y ligeros … todo son ventajas.

    Ahora falta que alguien consiga aumentar de forma significativa la densidad de las dichosas baterías.

    Responder
    • Toda la razón, en Torre llano, el aeropuerto de Elche (En su término municipal), que tiene una de las mayores densidades de tráfico aéreo en España, pues vendría muy bien el silencio de los futuribles aviones comerciales 100% eléctricos… Ya era hora.

      Responder
  2. El motor eléctrico en aviones reduce las vibraciones que debe soportar el fuselaje, alarga su vida, y también alarga los periodos entre revisiones reduciendo su coste.
    A parte del menor coste de la electricidad como combustible.

    Están muy interesados!

    Responder
  3. Los que vivimos alrededor de los aeropuertos lo vamos a agradecer muchísimo. Sobretodo el olor a queroseno dependiendo de la zona en la que te muevas…

    Responder
  4. Si los dos primeros fabricantes del mundo están trabajando en aviones eléctricos malo será que ninguno consiga nada. Lo malo es que los plazos de los que hablan no son precisamente cortos.

    Y me imagino que empezarán con híbridos o con extensores de autonomía y luego evolucionarán hacia el eléctrico puro a medida que la tecnología lo permita.

    Responder
  5. A lo mejor me tacháis a negativos pero no sería interesante el hidrógeno para la aviación?, pero sin descartar los puramente electricos. El hidrógeno estaría bien para solventar las grandes distancias que cubren algunas rutas de 7 o más horas de vuelo prolongado.
    Lo mismo estoy equivocado.
    Pero que conste que para movilidad terrestre no hay mejor idea que un puro eléctrico.

    Responder
    • No. El hidrógeno no es un buen combustible de aviación porque es poco denso, lo que implica mucho volumen para este, y el volumen complica el diseño del avión ya que hay que buscar el mínimo gasto de rozamiento con el aire.

      De todas formas si te planteas hidrógeno, por la misma regla se puede uno plantear combustibles sintéticos. Es decir, desde energía renovable y CO2 producir hidrocarburos, incluyendo algún tipo de queroseno.

      Pero el problema es similar y más grave que en el caso del hidrógeno. La pérdida energética de la transformación es muy alta. Quizás aprovechando procesos de cogeneración se pueda elevar la eficiencia aprovechando que reciclas el calor para otra función secundaria, pero eso limitaría tu volumen de producción al hacerlo parejo a esos usos secundarios del calor.

      Puede tener cierta utilidad en mercados marginales donde esa pérdida esté justificada, como los viajes intercontinentales, la extinción de incendios, salvamento, o usos militares. Para corta distancia, si tenemos suerte, quizás con mejoras en baterías podamos tener aviación eléctrica (con las densidades energéticas actuales lo dudo). A ver que pasa con la media distancia.

      Quizás diseñemos nuevos combustibles más eficientes de producir desde renovables y se hagan aviones contra este tipo de combustibles, aunque tengan peores características (como combustible) que los hidrocarburos.

      Responder
      • Zanstel, muchas gracias por tu aclaración ya que no tengo mucha idea sobre este tema del hidrógeno. Buena aportación la tuya!

        Responder
    • Según había leido el problema del hidrógeno para aviación era que los depositos ocuparían muchísimo espacio, mucho más que los actuales con el combustible, por lo que apenas quedaría espacio para carga/pasajeros.

      Pero como digo no estoy seguro de si el dato era correcto o no.

      Responder
  6. Para vuelos cortos puede funcionar. Desgraciadamente, creo que aún estamos demasiado lejos de que se cubran los vuelos intercontinentales. Aunque solo con que consiga despegue, elevación a altitud de crucero y aterrizaje en modo electrico ya sería una buena diferencia.

    Responder
    • Complementario a lo que tu dices, un generador extensor de autonomía sería una buena solución. Estos siempre funcionan a bajas revoluciones, con lo cual el consumo, el ruido y las vibracioens son muy contenidos. De ese modo se aprovecha la mayor eficiencia de los motores eléctricos.

      Responder
  7. Es importante que empiece y muy importante que sean dos los focos, porque la competencia acortará los tiempos de desarrollo.

    En definitiva una gran noticia.

    Responder
  8. Por algún lado leí estas navidades que los aviones para vuelos de dos horas y 1500km con una capacidad de 100 pasajeros pueden ser factibles con la tecnología actual en un plazo de 5-6 años. El principal escollo seria que habría que rediseñar los aviones para adaptarlos a la nueva propulsión y hacerlos mucho más ligeros y más eficientes, básicamente hablaba de aviones por completo de fibras compuestas con los que se ahorraría en un primer momento en torno al 25% del peso.

    Responder

Deja un comentario