¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

El coche eléctrico de la A a la Z, todo lo que necesitas saber

En ForoCochesEléctricos hemos preparado una pequeña guía sobre las dudas más típicas sobre el coche eléctrico, esas preguntas que te hacen tus amigos y compañeros de trabajo -tal vez- de forma constante. Seas un experto o acabes de entrar en el mundo del coche eléctrico, en esta guía vamos a cubrir términos y cuestiones interesantes sobre el futuro de la movilidad.

¿Cuáles son los componentes básicos que se necesitan para un coche eléctrico?

Los coches eléctricos son bastante simples si nos centramos en su parte mecánica y este es parte de su encanto. Hemos pasado de un motor de combustión interna con miles de piezas que se desgastan con cada kilómetro a un motor eléctrico que tiene muy pocas partes móviles. Un coche eléctrico, básicamente, necesita un motor eléctrico, una batería donde almacenar la energía que consumirá el motor eléctrico para mover el coche, un dispositivo que transmita el empuje del motor ya sea al eje delantero, al trasero, a ambos o a cada rueda y una toma de carga para poder disponer de la energía necesaria después de cada uso.

¿Qué tipo de motor se usa en los coches eléctricos?

Actualmente se usan dos tipos de motores eléctricos. El primero es un motor brushless (sin escobillas) de corriente continua, el cual también es la opción más utilizada por los fabricantes. Este motor generalmente utiliza dos o más imanes permanentes para generar un campo magnético que ayuda a girar al motor. Aunque se denomine motor de corriente continua, este motor eléctrico funciona en corriente alterna.

El otro tipo de motor eléctrico es el que inventó Nikola Tesla en 1889 y es un motor de inducción de corriente alterna. Este motor no hace uso de imanes permanentes pero induce un campo electromagnético. Estos motores no pueden operar directamente sobre una corriente continua generada por la batería del coche, es necesario disponer de una corriente alterna que se consigue a través de un inversor -o transformador- que permite su uso. El motor eléctrico de inducción cuenta con varias ventajas sobre el motor eléctrico de corriente continua, el control de la velocidad es una de ellas, ajustando la frecuencia de la corriente pudiendo conseguir de esta misma forma más potencia.

¿Cuántos motores eléctricos utiliza un coche eléctrico?

Depende de cada modelo de coche. Muchos siguen utilizando la clásica configuración de motor frontal que mueve las ruedas delanteras que tanto se ha visto en coches de combustión interna. Pero muchos fabricantes ya están centrándose en colocar un motor eléctrico en cada eje como, por ejemplo, hace Tesla en sus configuraciones con tracción total. De esta forma se consigue mayor potencia y tracción a las cuatro ruedas para una conducción aún más segura.

Otra posibilidad es montar un motor en cada rueda, algo que se está poniendo de moda entre los fabricantes de los futuros hypercars eléctricos.

¿Por qué es mejor un coche diseñado sobre una plataforma eléctrica en vez de uno que utiliza una para coches de combustión interna?

Sencillamente, porque de esta forma el coche que está diseñado para ser eléctrico desde el principio, podrá aprovechar mejor el espacio disponible en su estructura. Los coches de combustión interna pasados a eléctricos, como el caso de un Volkswagen e-Golf, se encuentran con la problemática de tener que introducir todo el equipamiento eléctrico bajo el capó, donde antes había otro tipo de motor totalmente distinto. Sin embargo, en una plataforma eléctrica esto se puede integrar bajo el maletero o bajo el capó, ocultando estos elementos al público y añadiendo espacio para almacenar equipaje en el frontal como ocurre en los modelos de Tesla.

Además, normalmente los coches que utilizan plataformas eléctricas son más eficientes y pueden disponer de un espacio específico para colocar su batería, normalmente en el piso del coche, bajando así también su centro de gravedad y mejorando su comportamiento en carretera.

¿Qué diferencia hay entre kW y kWh?

El kilovatio se refiere a la medición de la potencia, se utiliza para saber de cuánta potencia dispone un coche, sea eléctrico o no, aunque es más utilizada con los actuales vehículos eléctricos. A más kilovatios, más potencia tendrá el motor.

En cuanto al kilovatio hora, se utiliza para medir cantidad de energía eléctrica que se puede almacenar la batería de un coche eléctrico.

¿Hay varios tipos de baterías?

Sí, existen varios tipos de baterías teniendo en cuenta su composición. Los coches de combustión interna siempre han equipado baterías de 12V para arrancar el motor y ayudar al alternador a alimentar el equipamiento eléctrico del coche, siendo esta batería de plomo-ácido. Sin embargo, los coches eléctricos utilizan otros tipos de baterías. Una opción muy común son las baterías de níquel-metal hidruro, una opción que Toyota lleva equipando décadas en sus coches híbridos, pero que realmente no son el último grito en tecnología.

La opción más común, sin embargo, son las baterías de iones de litio. La forma en la que las celdas pueden ser colocadas en los coches, el cada vez menor coste de su fabricación y la experiencia con este tipo, ha ayudado mucho a su implantación en los coches eléctricos.

¿Cuántos km voy a poder recorrer con una batería de iones de litio?

Depende de muchos factores, no solo del tipo de batería. El tipo de batería no es un factor determinante para conocer su autonomía, ya que influyen muchas otras variables como el diseño aerodinámico del coche, su peso y su eficiencia por citar algunos ejemplos.

¿Dónde está localizado el pack de baterías en un coche eléctrico?

En muchos híbridos e híbridos enchufables, lo normal es encontrar las baterías bajo el maletero o bajo los asientos traseros, en el hueco donde iría instalada una rueda de repuesto. Pero no es así siempre, en muchos híbridos enchufables ya se utiliza parte del piso del habitáculo para colocar la batería.

En un coche totalmente eléctrico, por la capacidad necesaria para conseguir una autonomía decente, no queda otra opción que utilizar el hueco bajo el piso del habitáculo, donde reposamos nuestros pies al ir sentados. Por esta razón, algunas marcas diseñan sus coches eléctricos para que vayan un poco más altos de lo normal, pudiendo así aprovechar más el espacio disponible en los bajos del coche.

No hay que olvidar que estas baterías deben de ir protegidas, aisladas y refrigeradas de forma pasiva o activa para evitar problemas de sobrecalentamiento o fugas en caso de accidente, que podrían convertirse en un incendio.

¿Cómo puedo cargar un coche eléctrico?

Hay varias formas de carga un coche eléctrico y siempre dependerá del modelo que tengamos, habrá que seguir las pautas que estipula el fabricante en el manual del coche. Una de las formas más simples es directamente cargarlo en una toma doméstica, pero será también la que más tarde en realizar una carga completa del coche, pudiendo demorarse hasta uno o varios días.

Hay varios estándares de carga en la actualidad, pero los más utilizados son los siguientes:

  • CHAdeMO. Es de origen japonés y vino de la mano de Toyota, Nissan y Mitsubishi. Permite cargar coches de 60 kW hasta 400 kW.
  • CCS (European Combined Charging System). Existe el Tipo 1, destinado a Estados Unidos, y el Tipo 2 para Europa. Es el conector que utilizará la red Ionity en Europa que podrá cargar hasta 350 kW.
  • Tesla Supercharger. Es el estándar propietario que utiliza Tesla en sus supercargadores. Puede alcanzar potencias de 250 kW en los Tesla Model 3.

Esperamos que os haya servido esta pequeña guía sobre coches eléctricos y, quién sabe, tal vez hayamos resuelto alguna duda. Si tenéis alguna pregunta sobre coches eléctricos, no dudéis en decirlo en los comentarios.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame