¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Freewire da soluciones a los problemas de instalar un punto de carga en zona rural

A la hora de instalar un punto de carga, los mayores costos los afrontas con la compañía eléctrica. Además de el coste de la instalación, el mayor desembolso se hará en el consumo y en la potencia contratada. A través de un artículo de CleanTechnica descubrimos cómo una empresa llamada Freewire soluciona en parte estos dos problemas en el entorno rural norteamericano y cómo podría trasladarse a nuestra realidad.

Como decíamos al principio, son tres los gastos que se afrontan con la compañía eléctrica cuando se quiere instalar un punto de carga en una zona rural. El primero puede no ser necesario pero en caso de no disponer de la infraestructura necesaria para iniciar el proyecto habrá que pagar los postes de energía y tender los cables. El segundo es el pago de la energía em kWh que se consuma. Y el tercero es lo que equivale en España a la potencia contratada y que se paga por kW contratados.

Este pago se calcula en función del pico de energía más alto consumido durante el mes. Cuanto más alto más se paga. Para un punto de recarga de 50kW este gasto supone cientos de dólares al mes. Si se pretende dar servicio con varios puntos de carga de 150-250 kW y que se usen todos a la vez, el costo sube a los miles de dólares. Este enorme costo es lo que impide la instalación en las zonas rurales de Estados Unidos de puntos de carga rápida.

¿Qué solución propone Freewire para ahorrar costos?

La solución que propone la compañía Freewire es un punto de carga que integra una batería de 160 kWh en su estructura. De esa manera la carga es contínua y evita los picos de consumo con lo que la potencia contratada puede ser menor e incluso no requiere de una conexión trifásica para funcionar.

La idea de usar baterías de almacenamiento en las estaciones de carga ya se ha implementado con anterioridad por parte de Electrify America y Tesla, pero implica mucho tiempo de instalación, un lugar específico para las baterías, un cableado complejo y la obtención de muchos permisos que aprueben la instalación. Con el punto de carga de Freewire se evitan estos problemas y se instala en pocas horas. Además un cambio de ubicación se realizar fácilmente con la ayuda de un montacargas.

En un surtidor más voluminoso pero más versátil incorpora una batería de 160 kWh

Otra ventaja es que puede funcionar sin una conexión trifásica y dar el servicio de un cargador de nivel 3 con dos puestos de carga, uno CCS1/CCS2 y el otro CHAdeMO. Las cargas pueden ser de hasta 100 ó 200 kW o de 100 kW si es utilizado por dos coches a la vez en el modelo Boost Charger 200 . Por último, permite su uso en estaciones que no dispongan de acceso a la red. En un lugar con carretera pero sin red eléctrica, con una instalación de placas solares podría dar un servicio ocasional en lugares especialmente remotos como desiertos.

El punto débil es su capacidad limitada

La mayor limitación es obviamente la cantidad de carga. Su capacidad permite la carga de entre 2 ó 4 vehículos antes de agotarse y necesitar varias horas para volver a estar disponible.

Para mitigar esta limitación hay varias opciones. La primera es la instalación de varios puntos de carga y dirigir a los conductores hacia los que dispongan de más energía. Otra es limitar la carga en días concurridos para que la estación pueda mantener la demanda a más coches.

Otra opción que propone la compañía Freewire es el uso de una app que informa qué puntos de carga están disponibles y cuáles evitar. Esto puede acompañarse con cambios de precio para que los conductores se vean forzados a usar las estaciones de más disponibilidad. Con un precio más alto en las estaciones que tengan menos capacidad de carga nos aseguramos de que sean utilizadas por aquellos que necesitan urgentemente una carga. Al mismo tiempo, aquellos que tengan más autonomía cargarán lo imprescindible o no lo llegará a usar.

Fuente CleanTechnica

Imágenes Freewire

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame