¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

China dará un apoyo millonario a sus empresas para potenciar el I+D de las baterías de electrolito sólido

El gobierno chino destinará 6.000 millones de yuanes (781.5 millones de euros al cambio) para impulsar la investigación y el desarrollo de las baterías de electrolito sólido. Un total de seis empresas se beneficiarán de este programa estatal sin precedentes: BYD, CATL, FAW, Geely, SAIC y WeLion. La iniciativa se divide en siete categorías centradas en diferentes rutas tecnológicas.

Con este movimiento, China busca que la industria aumente sus inversiones en las baterías de electrolito sólido. Actualmente, algunos modelos de NIO equipan baterías semi-sólidas de WeLion, mientras que SAIC estima que sus primeros coches eléctricos con baterías sólidas llegarán tan pronto como el año que viene, adelantándose a la competencia occidental.

Este mismo mes, Gotion presentó su batería de estado sólido Gemstone, la cual anuncia una densidad energética de 350 Wh/kg y 800 Wh/L; es decir, un 40% por encima de una batería ternaria (NCM) convencional. Sin embargo, la fabricación a baja escala no comenzará hasta 2027 y la producción en masa se hará esperar hasta 2030.

2027 también ha sido el año elegido por CATL para lanzar sus primeras celdas de este tipo. Wu Kai, científico jefe de CATL, explicaba el mes pasado que todavía hay muchos problemas que deben ser solventados antes de comenzar la producción en grandes números, incluido su elevado coste. Tras una década de I+D en esta tecnología, el grupo asiático ha formado un equipo de unas 1.000 personas dedicado exclusivamente a su desarrollo.

NIO ET9

Las baterías de electrolito sólido no llegarán al mercado de masas hasta finales de la década

Ouyang Minggao, miembro de la Academia de Ciencias de China y profesor de la Universidad de Tsinghua, declaraba a principios de año que a las baterías de electrolito líquido les queda un ciclo de vida de al menos 20 años. Según sus estimaciones, harán falta 20-30 años para que las baterías de electrolito sólido logren una participación de mercado del 50%, por lo que ambas soluciones convivirán durante mucho tiempo.

Entre otras ventajas, las baterías de electrolito sólido prometen mayores densidades energéticas, tiempos de carga más reducidos y unos índices de seguridad superiores. En los últimos tiempos, algunos fabricantes han comenzado a combinar esta tecnología con químicas basadas en el sodio en lugar del litio, puesto que se trata de una materia prima más abundante, asequible y sencilla de extraer. También hay baterías sólidas basadas en polímeros (Bolloré), electrolitos de sulfuro (Samsung SDI), separadores cerámicos y ánodos de metal de litio (QuantumScape), etc.

Fuente | CnEVPost

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame