¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Los fabricantes alemanes se reunirán con Angela Merkel para acordar la expansión de la infraestructura de puntos de carga de su país

No es ningún secreto que los coches eléctricos cada vez son una opción más popular en muchos países, especialmente algunos vecinos de Europa como Noruega en los que su implantación ha sido todo un éxito. Sin embargo, otros países van más rezagados en cuanto a la introducción de los coches eléctricos y la infraestructura de puntos de carga, necesaria para que los propietarios de este tipo de vehículos puedan utilizarlos día a día.

La expansión de la infraestructura de carga es la clave del éxito para los coches eléctricos, también es la forma de evitar la preocupación de los usuarios por quedarse sin batería en sus coches eléctricos. Sin embargo, este inconveniente no lo tendrán la mayor parte de los conductores de un coche eléctrico debido a que las autonomías que consiguen este tipo de vehículos en la actualidad, son suficientes para la gran parte de los trayectos diarios, siendo solo necesaria una carga al día o, incluso, cada varios días en el hogar.

Por este motivo, los principales fabricantes de coches alemanes como el grupo Volkswagen, BMW y Mercedes-Benz, van a reunirse el 24 de junio con la canciller alemana Angela Merkel para llegar en cuanto a la necesaria expansión de la red de puntos de carga para coches eléctricos.

El profesor Henning Kagermann, de la German National Academy of Science and Engineering (ACATECH), ha hablado sobre la situación actual y el futuro del coche eléctrico en Alemania.

La situación actual de Alemania no es tan mala como se piensa, pero tienen que mantener el ritmo si no quieren quedarse atrás. Según una reciente encuesta, 1 de cada 4 alemanes compraría un coche eléctrico, un dato muy bueno. En este momento existen aproximadamente alrededor de 18.000 puntos de carga públicos en el país, suficientes por el momento si se combinan con wallbox en los domicilios de los usuarios de coches eléctricos o en los puestos de trabajo. Sin embargo, cuando la producción y venta de los coches eléctricos aumente, la expansión de esta infraestructura de puntos de carga públicos se hará necesaria.

Si se cuenta con entre 7 y 10 millones de coches eléctricos en Alemania para el año 2030, habrá que expandir la red de puntos de carga públicos de forma urgente.

Alemania ha recibido críticas sobre no haber reaccionado a tiempo para recibir al coche eléctrico con la infraestructura necesaria para su utilización diaria, pero según el profesor Kagermann, esto no es así. Se trata de que en Alemania han sido cautos en cuanto al cambio en la movilidad, pero siguen contando con una industria automovilística muy fuerte y líder en Europa. No es buena idea lanzar al mercado un coche eléctrico hecho a medias, es mejor dedicarle el tiempo que se merece a su desarrollo y ponerlo a la venta cuando ya esté finalizado (refiriéndose seguramente al largo desarrollo del Volkswagen ID.3).

Habrá que esperar y ver si en Alemania son capaces de mantener el ritmo de crecimiento del coche eléctrico y si pueden expandir la red de puntos de carga públicos para suplir a los coches eléctricos que la necesiten en los próximos años.

Fuente | Volkswagenag

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame