10 cosas que tienes que saber antes de comprar un coche eléctrico

Si estás pensando en comprar un coche eléctrico en el futuro, o ya estás estudiando su adquisición en poco tiempo, vamos a repasar los principales puntos que pueden resultar útiles a la hora de hacerse con un coche eléctrico. Ya sea el primer o segundo coche del hogar, esta información puede servir de ayuda para muchas personas.

Hay un modelo que se adapta a tus necesidades

Aunque el Tesla Model 3 sea uno de los mejores coches eléctricos que hay actualmente en el mercado, tal vez no sea la mejor opción para ti. Piensa bien cuántos km vas a realizar cada día o a la semana y estudia qué uso vas a dar al coche.

Si vas a circular principalmente por ciudad, tal vez no tenga sentido un coche de más de 4 metros de largo y esto te facilitará las maniobras y los sitios donde puedas aparcar. Si tu uso es principalmente por autovía, el caso es el contrario.

Algunos modelos tienen puntos negativos

Dependiendo de tus necesidades, los puntos negativos de cada modelo pueden pasarse por alto o directamente, eliminar ese coche eléctrico como candidato. Sin embargo, es necesario conocer todos los puntos negativos, y los positivos, de cada coche para compararlos de forma adecuada.

Por ejemplo, en los coches urbanos (Mitsubishi i-MiEV), el viento lateral supone un problema si se sale con ellos a autopista. Otra problemática es la caída en la potencia que admite el Nissan Leaf en carga rápida si se realiza en viajes largos.

La autonomía anunciada no es la real

Durante años, debido al ciclo de homologación NEDC, hemos estado viendo cifras de autonomía de los coches eléctricos más altas de lo que en realidad eran. Sin embargo, gracias al nuevo ciclo WLTP, estas cifras son más realistas, aunque la única forma de ver si un coche tendrá una autonomía suficiente para tus trayectos diarios será probarlo.

La conducción eficiente mejora la autonomía

Si se conduce de forma eficiente, anticipando las situaciones que puedan producirse en la conducción, evitando frenadas bruscas y aceleraciones fuertes, lo normal es que se recuperen varios km de autonomía gracias al uso del freno regenerativo que equipan los coches eléctricos. En entornos urbanos, especialmente, se pueden recuperar varios km con el simple gesto de soltar el acelerador y dejar que el freno regenerativo haga su trabajo hasta llegar al semáforo en rojo.

La autonomía se reduce con el frío

En invierno con unas temperaturas bajas en el exterior, la tecnología de iones de litio utilizadas en las baterías de los coches eléctricos puede reducir su autonomía en hasta un 50% en los peores casos. Sin embargo, si el vehículo cuenta con una refrigeración de la batería que caliente o enfríe las celdas a conciencia, este efecto puede reducirse de forma drástica.

No hay que olvidar que el uso de la calefacción en invierno aumenta el consumo y este reduce la autonomía.

Las baterías de polímero de litio son más resistentes al frío

Los efectos del frío comentados anteriormente, no afectan tanto a los packs de baterías que están formados por polímero de litio, siendo menos sensibles al frío y perdiendo menos energía. Los vehículos que los equipan son los Kia Soul EV y Hyundai Ioniq Eléctrico.

La autonomía de los coches eléctricos va mejorando con el paso del tiempo

La tecnología de las baterías continúa mejorando y ya es posible instalar celdas de mayor densidad energética en el mismo espacio que antes, por lo que sin alterar el diseño del pack de baterías, la capacidad resultante puede ser mayor.

Existe la posibilidad de tener un coche eléctrico con extensor de autonomía

Si no puedes usar un coche totalmente eléctrico en tu vida diaria, siempre queda la posibilidad de hacerte con un BMW i3, que de forma opcional cuenta con un generador de gasolina que recarga la batería y mueve el motor eléctrico.

De esta forma, no se necesita disponer de un coche de combustión para viajes largos, ya que puede utilizarse el mismo para cualquier uso.

Si compras un coche de Tesla, dispondrás de una red de supercargadores bastante amplia

Tesla cuenta con su propia red de puntos de carga rápida llamados supercargadores, y están disponibles por toda Europa y en las principales carreteras y zonas de descanso. Colocados estratégicamente, la idea es que cualquier propietario de un coche de la marca pueda viajar por toda Europa sin temor a quedarse sin batería.

Máxima potencia del punto de carga y la potencia de carga real admitida por el coche

Las marcas no siempre dejan claras las potencias que admiten los coches eléctricos y los puntos de carga públicos. Algunas veces hablan de que un coche eléctrico cuenta con una toma de carga que admite hasta 50 kW en un punto de carga rápida, pero a la hora de la verdad puede que solo acepte 22 kW si el terminal no está preparado para ello.

Todo depende de los sistemas de carga que se encuentren instalados en el propio coche, además de los disponibles en los lugares de carga públicos.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame