Para Akira Yoshino, premio Nobel de química 2019, la clave del futuro del coche eléctrico es el reciclaje de sus baterías | forococheselectricos

Para Akira Yoshino, premio Nobel de química 2019, la clave del futuro del coche eléctrico es el reciclaje de sus baterías


Ayer conocíamos los ganadores del Premio Nobel de química 2019, que este año ha recaído en tres de las principales figuras que han permitido a las baterías de litio llegar a su actual estado de evolución. M.Stanley Whittingham, John Goodenough, y el japonés Akira Yoshino. Precisamente este último ha realizado unas interesantes declaraciones durante el acto de entrega, en las que ha puesto sobre la mesa que el reciclado de baterías será una de las claves para el correcto desarrollo de industrias como el coche eléctrico.

Para el Sr Yoshino, reciclar baterías será la fundamental para asegurar la disponibilidad de suficientes materias primas para impulsar el aumento de la demanda de vehículos eléctricos. «La cuestión es saber lo antes posible si las baterías de los coches eléctricos pueden reciclarse. El coste y el beneficio debería ser suficientes para permitir la recogida y reutilización de todas las baterías producidas en mercado como Japón».

La transición hacia una sociedad donde las baterías tendrán una influencia muy importante, incluyendo en cada vez mayor número los coches eléctricos y otro tipo de vehículos, supondrá el aumentar la demanda de productos básicos que dan forma a estas baterías. Desde el cobre hasta níquel y cobalto. Pero al mismo tiempo el Sr Yoshino avisa de que existe la posibilidad de que los mineros no serán capaces de expandir el suministro de materias primas lo suficientemente rápido para satisfacer la demanda, lo que abrirá mayores oportunidades para la industria del reciclaje.

El principal reto es que además de incremento incesante del sector transporte de baterías, otros sectores también están comprobando el enorme potencial de estas para mejorar su eficiencia. Es el caso de las energías renovables, que se caracterizan por su intermitencia, y que podrán sacar el máximo partido a unas baterías que cada vez ofrecen a su vez mejores cifras en cuanto a densidad energética, y mejores capacidades ante las cargas y descargas a elevadas potencias.

Unos sistemas por baterías que el ganador del premio Nobel asegura volverán a revolucionar nuestras vidas como en su momento lo han hecho con los dispositivos electrónicos, y que abren enormes posibilidades en cada vez más sectores. Algo que no evita que los retos a los que se enfrenta la sociedad para satisfacer una demanda que no para de crecer sean también  cada vez más elevados.

Relacionadas | John Goodenough, uno de los padres de las baterías de litio, gana el Premio Nobel de química 2019

Compártelo:

20 comentarios en «Para Akira Yoshino, premio Nobel de química 2019, la clave del futuro del coche eléctrico es el reciclaje de sus baterías»

  1. El reciclaje puede automatizarse totalmente.

    Solo consume energia y un poco de espacio.

    La msquinaria esvsimple, aunque los procesos pueden ser algo complejos, y con derivados intermedios que hay que estudiar bien, para evitar residuo…

    En el futuro, el coste de los materiales no sera el de la mina, sino el del reciclaje…

    Responder
    • Totalmente de acuerdo.
      Las baterías serán en un futuro como es hoy en día el aluminio. El 80% del aluminio que se usa hoy en día procede de aluminio reciclado.

      Responder
  2. Pues no puedo estar más de acuerdo con este señor, porque tal vez estemos empezando la casa por el tejado, espero equivocarme pero no pinta muy bien el tema. Salu2!

    Responder
  3. Tiene razón respecto al coche eléctrico. Ahora bien, soy más de la opinión de que las mejores medidas contra el cambio climático serían el transporte público gratuito universal y la electrificación del sistema de transporte de mercancías. El mundo no podría soportar 5.000 millones de coches circulando a finales de este siglo, aunque fueran eléctricos, alimentados con energía renovable y de baterías recicladas.

    Responder
    • A ver, cuando veo que la solución para resolver algo es hacerlo gratuito…
      No existe nada gratuito, si alguien no paga un servicio, es porque otro, paga por él. La educación la pagamos entre unos cuantos, la sanidad los mismos, las carreteras. Todo lo público lo paga alguien.
      El estado, la “administración” NO PAGA NADA, solo “administra” el dinero que nos saca a los ciudadanos.
      Puedo respetar, casi cualquier idea para resolver cualquier problema, pero desde luego, “GRATIS”, no resuelve nada.

      Responder
        • Estoy de acuerdo contigo. Cuando que algo es gratis total se genera abuso.

          Otra cosa es poner un precio bajo (aunque el servicio en general de pérdidas) complementados con bonos sociales para aquellas personas que de verdad necesitan un bono gratuito pero eso sería una minoría con reglas muy claras de porque se les ofrece un servicio gratuito.

          Poniendo un ejemplo con datos completamentamente inventados. Supongamos que en una ciudad se pone un servicio público de transporte muy eficiente (en cuanto a cobertura de la población) que le cobre al 90% de usuarios 50 céntimos por viaje (o un bono de 30 euros mensual) con unos bonos sociales a 0€ para el 10% de usuarios (que de verdad necesiten esa ayuda) y a consecuencia de eso el tráfico se redujera en un 50%. Las pérdidas (del servicio público) serían compensadas, de largo, por el ahorro de gasto de quitar la mitad de los coches de la circulación. Ahora bien, ¿Puede la Administración ser lo suficientemente eficiente para hacer eso sin disparar los gastos? ¿Está la gente (dentro de las ciudades) dispuesta a perder independencia y aumentar sus tiempos de viaje 5-10-20 minutos a cambio de ahorrar dinero (a 50 céntimos por viaje o bono mensual de 30 euros sale más barato el transporte público que comprar y mantener un coche) y para mejorar el entorno?

          Responder
    • Cuando haya demanda habrá empresas. Mientras tanto las usaremos en casa de respaldo para las placas solares. Quien tiene un tejado tiene un tesoro.

      Responder
  4. Bien por estos tres hombres, y por sus países, que son los que les ayudan a lograr estos descubrimientos.
    Que envidia buena me dan.

    Responder
    • Que razón tiene Akira, pero gran parte de la industria no esta por el reciclaje de las baterías eso acaba con el usar y tirar y la obsolescencia programada un V.E. al que se le pueda cambiar la batería ,partes del motor electrico , reprogramaciones y actualizaciones de los sistemas electrónicos es un negocio para los talleres pero no para las fabricas.

      Responder
  5. En algún momento futuro las baterías serán diseñadas para poder ser recicladas de forma eficiente.
    Hoy en día es posible que no sean fácilmente reciclables, si es que lo son.

    Responder
  6. Que un premio movil, que destaca en el campo de desarrollo de baterías, este principalmente interesado en «saber lo antes posible si se pueden reciclar» es muy preocupante. Significa que aún no saben cómo reciclarlas. Y significa tb que puede ser peor, en este caso, que los derivados del petróleo como la gasolina ,ya que se trataría de grandes unidades de aleaciones de diferentes materiales que solo se podrían almacenar y no reciclar. Al menos, el CO2 puede ser absorbido por la naturaleza y neutralizado en cierto grado. A mí, como defensor del vehículo eléctrico, está declaraciones me hace dudar de cuántos renovable tiene esta tecnología

    Responder
    • Vale, me repito:
      El reciclaje no es un problema, sino un negocio, y a partir de ahora lo que va cambiar es el precio, que, a más gestores, más pagaran por ellas.

      Responder
      • Boqueron, dos cosas:

        1.- Actualmente apenas se utilizan materiales reciclados en la fabricacion de baterias, porque salen mas baratos lo recien salidos de la mina.

        2.- Hay una infinidad de cosas «gratis», desde la sanidad y educacion, hasta los bomberos, el ejercito, los juzgados y la iluminacion publica o las carreteras…

        Es evidente que lo «gratis» se paga con los impuestos entre todos, pero tiene la ventaja de que reduce mucho el coste debido a la gran escala.

        Si no existiesen los servicios publicos, viviriamos como vive muchisima gente en el tercer mundo: Sin agua corriente, sin alcantarillado, sin electricidad, sin acceso a la sanidad…

        Los servicios que se han privatizado en las ultimas decadas, comenzaron siendo publicos, pero los listos liberales se dieron cuenta de que eran un negocio cojonudo, y nos los robaron…

        Eran nuestros (de todos) y ahora son de los cuatro listos liberales de turno…

        Hay que defender lo que es de todos contra los ladrones ultraliberales que quieren que todo tenga precio y dueño…

        Desde el aire, a la luz del sol, pasando por el agua de la lluvia…

        Disculpad la chapa, pero si me pisan el pie, me quejo…

        Responder
        • Por poner un ejemplo realmente sangrante de cosa que era de todos y ahora es de los ladrones liberales ultralistos: La red telefonica.

          Pagamos unos 50 euros al mes por un cacho de cable de 200 metros y unos aparatos de red, que eran nuestros porque telefonica era una empresa de todos…

          Pero claro: Los ladrones saben que pagaremos una y otra vez por lo mismo, no porque haya que cubrir costes (que tienden a cero con la escala), sino simplemente porque lo necesitamos…

          Responder
          • Telefónica siendo pública daba un servicio muy caro comparado con el resto de Europa y tecnológicamente estaba en el vagón de cola de toda Europa Occidental.

            Ahora los precios se han igualado con el resto de Europa igual que el nivel tecnológico.

            Eso sí, los trabajadores de la Telefónica pública tenían condiciones y salarios muchos mejores comparativamente hablando, a cambio claro de que el resto de los españoles tuviéramos un servicio caro y desfasado.

            No estoy en contra de lo público. Sanidad, educación y pensiones deben ser públicas principalmente con algún apoyo parcial del sector privado como mucho. Pagar de más por servicios como la telefonía o la recogida de basuras que cuando han sido públicas sólo han servido para mayores salarios de sus trabajadores a cambio de un servicio muy flojo como que no.

            Responder
  7. Tal vez en lugar de «robar» la idea del Dr. Goodenough, lo que debería hacer es desarrollar como este una batería que con el paso del tiempo tenga más capacidad y por ende no habría que reciclar, este se llevó el invento a Japón copiandose de la universidad de Texas.

    Responder

Deja un comentario