¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

El precio de las baterías lograrán alcanzar el punto de inflexión en 2023, cuando bajen hasta los 100 dólares el kWh

Hace unos días hablábamos del informe anual de Bloomberg, donde nos adelantaban algunos datos interesantes sobre la evolución de los precios de las baterías para los coches eléctricos que ha visto como sus costes se han reducido un 87% desde los 1.100 dólares el kWh en 2010, hasta los 156 dólares en 2019. Pero la gran pregunta es cuándo lograrán alcanzar la cifra que los expertos indican será el punto de inflexión y que permitirá igualar los precios con los vehículos de combustión.

Esta cifra se ha establecido en los 100 dólares el kWh, y supondrá que producir una batería de 60 kWh, incluyendo todo lo que la rodea, como el pack, la electrónica y los sistemas de refrigeración, tendrá un coste de unos 6.000 dólares, o 5.400 euros al cambio.

Según Bloomberg, este hito se logrará en 2023, y será en gran parte gracias al empuje de la industria en su demanda que permitirá crear una robusta economía de escala. Una dinámica que no se frenará ni mucho menos ahí, y que el propio informe indica se acelerará en 2024 cuando la producción estiman llegará a los 2 TWh.

El informe argumenta que a partir de 2020, la bajada continua en los costes de las baterías se logrará al reducir el gasto de su producción, así como también los cada vez más eficientes procesos de fabricación de los packs, principalmente empujado por el uso de plataformas específicas y no el uso de aquellas que comparten con los modelos diésel o gasolina, la mejor densidad energética de las celdas, y el cambio de la cadena de suministro. Algo que empujará los precios hacia abajo.

Svolt comienza a producir sus nuevas celdas NCM 811. Un 5% más de densidad energética, 10% más de vida útil, y más económicas

Y con estas bajadas, el mercado de la producción de baterías para el transporte se convertirá en una industria cada vez más y más potente, y desde Bloomberg estiman que para 2030 el volumen anual de negocio solo en la venta de baterías llegará a una cifra cercana a los 116.000 millones de dólares, excluyendo los procesos de investigación y la cadena de suministro. Fecha para la cual estiman el precio del kWh se situará en torno a los 61 dólares.

El análisis de Bloomberg ha indicado que a medida que las baterías se vuelven cada vez más baratas, esto permitirá a más sectores electrificarse. Por ejemplo, los vehículos comerciales, como los vehículos de reparto, que a la bajada de precios y el potencial económico de los sistemas eléctricos deben sumar la presión de las ciudades contra los motores de combustión, y también otros como el de las motos eléctricas, e incluso el transporte marítimo y aéreo de corta y media distancia.

Relacionadas | Quiénes serán los ganadores de la carrera por hacerse con el mercado de las baterías para coches eléctricos

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame