Hyunday Hyunday
Las energías renovables y los coches eléctricos. Una oportunidad demasiado grande que no debemos dejar pasar | forococheselectricos

Las energías renovables y los coches eléctricos. Una oportunidad demasiado grande que no debemos dejar pasar


La compra de un coche eléctrico suele acarrear varios beneficios para su propietario. La reducción de los costes operativos y una conducción mas agradable. Factores a los que se suma posteriormente la necesidad de estos propietarios de saber si hay alguna forma de reducir incluso más los costes usando energías renovables. Algo que en el caso de lugares como California ha supuesto que el 40% de los que se han comprado uno de estos vehículos el pasado año ya tenga o esté pensando en realizar la instalación de paneles fotovoltaicos.

Advertisement Advertisement

Y es que tanto en coches como en vehículos industriales, como autobuses, el ahorro operativo ya de por si elevado se puede multiplicar gracias al uso de las energías renovables. Una oportunidad demasiado grande como para no aprovecharla.

Hasta ahora, la industria de los coches eléctricos ha centrado sus recursos en mejorar la eficiencia y reducir los costes de los vehículos, además de poner en marcha una infraestructura de carga pública y, en general, hacer crecer el mercado. Si bien esto es importante y seguirán siendo aspectos críticos, la industria ha prestado muy poca atención a las fuentes de electricidad utilizadas para alimentar los vehículos eléctricos. Es un caso de electrificar primero, preocuparse por la electricidad más tarde.

Los coches eléctricos, junto con el resto de vehículos como camiones y autobuses, se convertirán en uno de los grandes consumidores de electricidad a medio y largo plazo. Según un estudio, las empresas que forman parte del listado RE100, que aglutina a las grandes compañías que buscan alimentarse con energía 100% renovable y entre las que están gigantes como IKEA, el banco BBVA, el grupo BMW…etc, que compran cada año 220 TWh de energías renovables. Pero para 2030 se estima que la flota mundial de vehículos eléctricos requerirá 640 TWh. Algo que equivale al consumo de 58 millones de viviendas unifamiliares medias.

Por un lado esto nos indica que el consumo de energías renovables se disparará en las próximas décadas gracias a la electrificación del transporte. Pero al mismo tiempo avisa a los operadores que será necesario comenzar a organizarse para realizar grandes compras conjuntas de esta energía para maximizar el rendimiento de sus adquisiciones, que normalmente superan en precio a las opciones convencionales.

Uno de los mejores ejemplos es el de los autobuses eléctricos. Según los datos de la Universidad de Columbia, que toma datos de los costes energéticos de Estados Unidos, alimentar un vehículo eléctrico supone un coste un 50% menos que un modelo convencional. De esta forma los autobuses eléctricos aún ahorrarían a las ciudades decenas de miles de dólares al año.

Después de tener en cuenta tanto el precio inicial más alto de los autobuses eléctricos en comparación con los autobuses diesel, unos 300.000 dólares adicionales, al final de su vida útil después de 12 años el modelo eléctrico habrá permitido a la empresa de transporte un ahorro de 39.000 dólares. Y esto en un escenario de precio más elevado de adquisición, pero también más alto en cuanto a costes de electricidad que podrían rebajarse con la fórmula de la compra colectiva de energías renovables. Un formato que como vemos permitirá acelerar los plazos de amortización de las inversiones.

Esto según los expertos permitirá a los responsables de las flotas justificar de una forma más fácil el sobre coste de los vehículos eléctricos respecto a los diésel o gasolina e híbridos. Un factor que no hará más que mejorar según bajen el precio de las baterías, mejoren sus capacidades, pero también según se expanda las energías renovables que jugarán un papel clave en los sectores industriales.

Unas flotas que tienen a su disposición una amplia serie de herramientas que les permitirán sacar el máximo partido a sus vehículos eléctricos, como por ejemplo el Sistema Operativo Descentralizado Energy Web (EW-DOS) que proporciona un sistema de software de código abierto y estándares para los componentes clave de cualquier solución digital centrada en el sector energético, como el establecimiento de «pasaportes digitales» para vehículos eléctricos bajo diferentes escenarios.

También está la aplicación creada por la Share&Charge Foundation’s Open Charging Network, que ofrece sistemas abiertos y comunes, además de una solución descentralizada de e-roaming para la carga vehículos eléctricos en diferentes redes, que admite una mayor interoperabilidad entre redes y una mayor competencia a medida que más compañías se incorporan al mercado.

Un ejemplo de que además de poner vehículos en el mercado, e instalar puntos de recarga, los operadores tendrán que buscar las fórmulas para sacar el máximo partido a su adquisición para lograr rentabilizar lo antes posible sus inversiones, y de esa forma acelerar cada vez más la sustitución de los vehículos con motor de combustión por eléctricos.

Relacionadas | Después de comprarse un coche eléctrico, muchos usuarios están añadiendo paneles solares a sus viviendas

Vía | Medium



tienda cargador coche eléctrico

Compártelo:

15 comentarios en «Las energías renovables y los coches eléctricos. Una oportunidad demasiado grande que no debemos dejar pasar»

  1. Finalmente una cifra que aclara un poco el asunto.
    Si con un autobús eléctrico, al cabo de 12 años, solamente se ahorran $39.000, está claro el porque no los están cambiando aún.
    Es un ahorro muy bajo para la inversión que deben hacer.
    Falta que aún bajen bastante de precio.
    Pero vamos por el buen camino, que es lo importante.

    Responder
      • Lo del mantenimiento y el uso está claro.
        El problema era que un autobús EV costaba el doble que uno ICE.
        €150.000 contra €300.000
        De ahí los múltiples experimentos para decidir si conviene un autobús con gran batería y mucha autonomía, con carga nocturna.
        O uno con batería pequeña y cargas al final de cada línea (O entre paradas)
        Ojalá las cosas se aclaren de tal manera que no haya opción a la hora de elegir.

        Responder
      • Lo pone en el Artículo, está en negrita: «Después de 12 años el modelo eléctrico habrá permitido a la empresa de transporte un ahorro de 39.000 dólares.»

        Si fueran $390.000 en 12 años, o sea $32.500 por año, por autobús, te asegura que estarían haciendo colas para cambiar todas las flotas del mundo.

        Responder
  2. Al final todo terminara así. (Tarde o temprano).
    Yo cuando pueda y consiga cargar mi coche eléctrico, diré, objetivo conseguido.
    Creo que es el sueño de todos los que tenemos un eléctrico.
    Y si ademas también tengo electricidad en casa, gracias a mi amiguete el SOL, pues mejor que mejor.

    Responder
  3. Hombre Mark. Eso es hacer las cuentas a medias.

    Si cambias todo a eléctrico, resulta que al cabo de 12 años tienes esos 39.000 $ por autobús y:

    1) La parte proporcional de muertos menos por contaminación que corresponda a la ciudad, con el ahorro de gastos funerarios y la pérdida de fuerza laboral que implique (hablo solo de pasta, que es lo que por lo visto solo interesa).

    2) La parte proporcional de enfermos menos que corresponda a la ciudad, con el ahorro en gastos médicos correspondientes, y la pérdida de fuerza laboral transitoria o definitiva que corresponda (hablo solo de pasta, que es lo que por lo visto solo interesa).

    3) Disminución considerable de personas de riesgo frente a pandemias como la del coronavirus actual, con el ahorro médico correspondiente (hablo solo de pasta, que es lo que por lo visto solo interesa).

    4) Mejora del aire de las ciudades con menos riesgo de lluvia ácida, con el ahorro que supone en el mantenimiento de edificios, parques etc. (hablo solo de pasta, que es lo que por lo visto solo interesa).

    5) Al demandar más autobuses eléctricos, se aumenta el número de fabricados aumentando el factor de escala y disminuyendo el precio por unidad, por lo que los 39.000 $ irían «in crescendo». (hablo solo de pasta, que es lo que por lo visto solo interesa).

    6) Visibilidad de primera mano al ciudadano de la tecnología eléctrica, y creación de icono aleccionador y de ejemplo. (No es pasta, pero si obligación de las autoridades).

    7) Disminución del ruido ciudadano con disminución de las enfermedades asociadas y por tanto disminución de gastos médicos correspondientes (hablo solo de pasta, que es lo que por lo visto solo interesa).

    8) Disminución del aporte de calor al medio en verano, con disminución de la temperatura ambiente, y disminución de gastos de energía en aire acondicionado (hablo solo de pasta, que es lo que por lo visto solo interesa).

    Responder
    • Estoy de acuerdo contigo en todo.
      Pero estas pidiendo qué la empresa tenga una visión ecológica en todo su conjunto, y cómo su decisión va a afectar a otras áreas que no son de su competencia. Y más allá del período de gestión de la persona de turno….
      Por supuesto esto es lo que hay que exigir a las empresas de ámbito estatal.

      Te aseguro que lo único que van a mirar es el ahorro de $3.250 por año…. Siempre y cuando no surja un imprevisto con el autobús.
      Por eso son importantes las regulaciones, porque obligan a que se hagan los cambios que de otra manera no se harán.

      Ojalá todos tuvieran esa mirada global de la situación.

      Responder
      • Celebro que estemos de acuerdo.

        Hablo de empresas que gestionan la movilidad en las ciudades, que aunque sean privadas, dependen de una concesión, y de las que son directamente municipales y estatales.

        Y no he incluido en la lista anterior, la independencia energética, la factura energética, los costes variables del petróleo y las gestiones, favores y guerras (y por lo tanto dinero, muertos y mutilados) que asegurarse el petróleo conlleva, para un país dependiente del petróleo extranjero como es España.

        Responder
  4. Arroba 1 tiene razón . . .pero añado nuevas estructuras después del CORONA-RESET.
    1.repoblar la España vaciada instalando paneles
    2. comprar bicis, scooters y microcoches que no requieren puntos de carga.
    3. cambiar las leyes de homologación arriesgando un poco de inseguridad.
    4. equipar TODOS los vehículos con paneles solares(si es posible con aerogeneradores)
    5. equipar los autobuses con pantógrafos, paneles y extensores diésel.
    6. ahorrar baterías y componentes electrónicos, que terminarán como basura eléctrica.
    https://www.change.org/p/ministerio-de-medioambiente-teresa-ribera-queremos-autoconsumo-solar-y-toda-la-energía-solar-disponible-ahora-mismo

    Responder
  5. Que pasará con los miles de personas que por el coronavirus podamos tener problemas pulmonares, creéis que seguir respirando Nox nos sentará bien, o por el contrario cuanto más limpio este el aire mejor salud tendremos.

    Responder
  6. Un autobús eléctrico cuesta entre 500.000 y 800.000€.
    Aunque a nadie le importe.
    Y aunque quieran electrificarlos ,no se puede hacer porque no hay pilas
    Y como no hay pilas pues no se hace naa.
    Los motores diésel son para largas distancias , NO para autobuses urbanos que están todo el rato acelerando y frenando.

    Responder
  7. Un autobús con un extensor diésel no tiene que echar NOx ni NO2 en las ciudades, porque NOOOO es un híbrido.
    El extensor salta en caso de emergencia, cuando el autobús está en la periferia, además se sabe que un motor con las revoluciones constantes gasta y contamina la mitad (MACK-TRUCK).
    Repito:solo en emergencia cuando los paneles, pantógrafos y baterías no dan abasto.
    Salu2

    Responder

Deja un comentario