¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Los coches eléctricos supondrán el 50% de las ventas mundiales de automóviles en 2033

De acuerdo con un estudio realizado por Rystad Energy, en el año 2033 la mitad de los automóviles vendidos a nivel mundial serán eléctricos, mientras que para 2050 supondrán casi la totalidad del mercado. Aunque en 2020 este tipo de vehículos tuvieron una cuota total del 4,6%, dicha cifra se cuadriplicará de cara a 2026.

Esto, por supuesto, irá aparejado a un incremento en la capacidad de producción de baterías: mientras que en 2020 las celdas destinadas a coches eléctricos representaron 0,23 TWh a nivel global, en 2024 aumentarán a 1 TWh. En 2030 deberían haberse alcanzado los 4 TWh y en 2040 los 10 TWh, mientras que en 2050 la industria se estabilizará en unos 14 TWh anuales.

Para entonces, los automóviles representarán el 70% de la demanda mundial de baterías. Los responsables del informe señalan que Europa será la región que liderará esta transición. En el polo opuesto nos encontraremos con África, que será el único continente en el que para 2050 todavía se venderá un pequeño porcentaje de vehículos térmicos.

Si nos centramos en las baterías para redes eléctricas, veremos que el estudio señala que dicho sector alcanzará una demanda anual de 0,4 TWh en 2025 y de 2,7 TWh en 2030, estabilizándose en 10 TWh para mediados de 2040. Además, gran parte de la demanda (concretamente el 75%) se cubrirá con baterías de vehículos reutilizadas, las cuales se reciclarán en un 90% una vez finalice su segunda vida útil.

En cuanto a industrias como la aviación o el transporte marítimo, Marius Foss (vicepresidente senior y director de sistemas de energía global de Rystad Energy) predice que el uso de baterías no comenzará a generalizarse hasta la década que viene. Además, el ejecutivo afirma que solo se convertirán en uno de los pilares del transporte aéreo si el sector tiende a crear aviones más pequeños pero más numerosos.

«En el sector del transporte marítimo, las baterías se utilizarán principalmente en embarcaciones pequeñas y en sistemas auxiliares para embarcaciones grandes. Esto podría cambiar con importantes avances tecnológicos, por ejemplo, en las baterías de litio-aire. Sin embargo, este tipo de avances no parecen inminentes. La aviación todavía está al menos a 10-15 años de un repunte significativo en los vuelos eléctricos comerciales».

Todas estas proyecciones estarán íntimamente ligadas a una constante reducción en los costes de producción de celdas. Por otro lado, también se afirma que tecnologías alternativas como el hidrógeno solo triunfarán si las baterías fracasan. «Una ventaja importante […] es el hecho de que los fabricantes de baterías solo dependen de sí mismos para aumentar el suministro […]. El hidrógeno, por otro lado, depende de cambios políticos y de la evolución de los costes en otras partes de la cadena de valor. Para tener éxito, esencialmente necesita que la baterías fallen».

Fuente | Rystad Energy vía The Driven

Relacionadas | Según la Agencia Internacional de la Energía las ventas mundiales de coches eléctricos aumentarán un 28% al año hasta 2030

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame