¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

China conecta a la red el mayor sistema de almacenamiento de aire comprimido del mundo, con 1.800 MWh

El futuro del almacenamiento energético: baterías de aire comprimido sostenibles y económicas

En la búsqueda de soluciones de almacenamiento estacionario, la empresa china Zhongchu Guoneng Technology ha revolucionado el panorama con su innovadora batería de aire comprimido. Esta tecnología promete no solo transformar cómo almacenamos energía, sino también ofrecer una alternativa más sostenible y económica a las baterías convencionales, en una primera instalación que ya está conectada a la red eléctrica.

La batería de aire comprimido de Zhongchu utiliza un principio sencillo pero efectivo: almacenar energía en forma de aire comprimido. Durante los periodos de baja demanda energética, el sistema comprime aire utilizando energía excedente, que luego se almacena en tanques a alta presión. Cuando la demanda energética aumenta, el aire comprimido se libera y se expande, accionando una turbina que genera electricidad. Este proceso es cíclico y puede repetirse indefinidamente, haciendo de esta tecnología una solución duradera y fiable.

La instalación consta de un compresor multietapa y un expansor de turbina, así como una tecnología de intercambiador de calor supercrítico con sistema de control integrado. La empresa ha indicado que la instalación era un 30% más barata que otros proyectos similares, y su eficiencia general es del 72%.

La instalación, que ha contado con un presupuesto de 191 millones de euros al cambio, cuenta con una potencia máxima de salida de 300 MW, y una capacidad de 1.800 MWh, suficiente, según la empresa, para suministrar durante seis horas ininterrumpidas energía a entre 200.000 y 300.000 viviendas.

Se espera que la producción anual de esta instalación llegue a los 600 TWh, y permita ahorrar alrededor de 189.000 toneladas de consumo de carbón, reduciendo las emisiones en hasta 490.000 toneladas de CO2 al año.

Baterías de aire comprimido, una alternativa con gran potencial

Entre los factores más interesantes de esta tecnología es que estas instalaciones tienen una vida útil considerablemente más larga que las baterías químicas. Los componentes mecánicos y neumáticos son menos propensos a degradarse con el tiempo, lo que reduce los costes de mantenimiento y reemplazo. Esto las convierte en una opción atractiva para aplicaciones a gran escala, como instalaciones industriales y redes de energía.

La simplicidad del diseño y los materiales utilizados en las baterías de aire comprimido hacen que sean más económicas de fabricar y mantener. Además, su capacidad para almacenar grandes cantidades de energía durante largos periodos sin pérdida significativa mejora la eficiencia y reduce los costes operativos a largo plazo.

La batería de aire comprimido de Zhongchu Guoneng Technology representa un avance significativo en la tecnología de almacenamiento de energía. Su enfoque la posicionan como una solución prometedora para los desafíos energéticos donde es fundamental ofrecer un soporte a las intermitencias de las energías renovables, que hará necesario un despliegue masivo de soluciones de almacenamiento estacionario, donde el aire comprimido quiere hacerse un hueco.

Un mercado donde China lleva la delantera, con proyectos en fase de construcción o permisos que suman más de 4.000 MW que entrarán en funcionamiento en los próximos meses.

Fuente | Ippjournal

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame