¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

¿Cuánto tarda una turbina eólica en compensar su huella de emisiones? Apenas un año y medio

Un reciente estudio de la Universidad Victoria de Wellington, Nueva Zelanda, ha revelado que los aerogeneradores eólicos compensan las emisiones de carbono generadas durante su ciclo de vida en apenas 1.5 años de operación. Este análisis abarca todas las etapas, desde la fabricación de las partes individuales de las turbinas hasta su reciclaje, y se comparó con datos de turbinas de gas de ciclo combinado.

Publicado en el Journal of the Royal Society of New Zealand, este estudio se basa en datos sobre la construcción y el reciclaje de aerogeneradores. 

Los investigadores examinaron un parque eólico en Hawkes Bay, evaluando cada fase: la fabricación de componentes, el transporte al lugar de instalación y el desmantelamiento final del parque. Los resultados mostraron que en solo seis meses, una turbina eólica puede generar la energía necesaria para cubrir su propia fabricación, instalación y desmantelamiento.

La energía eólica juega un papel crucial al desplazar significativamente la generación de electricidad a partir de plantas térmicas o de ciclo combinado, gas, reduciendo así las emisiones de gases de efecto invernadero de la red eléctrica. Este hallazgo subraya la eficiencia ambiental de los parques eólicos terrestres y su importancia en la transición hacia energías más sostenibles.

El estudio utilizó datos del parque eólico Harapaki, actualmente en construcción, que tendrá 41 turbinas con una capacidad instalada de 176 MW. Se descubrió que los datos a menudo sobrestima las emisiones de las obras civiles y subestima las emisiones durante el transporte en la huella de carbono de los parques eólicos terrestres.

Impacto ambiental de la fabricación de aerogeneradores

La fabricación de aerogeneradores es el principal contribuyente a la huella de emisiones de los parques eólicos. Esta etapa representa una oportunidad crucial para implementar estrategias de mitigación ambiental.

La huella de carbono de los parques eólicos terrestres varía entre 3.3 y 70 gCO2eq/kWh, dependiendo de factores como la tecnología utilizada, la capacidad de la planta, la capacidad nominal de la turbina, la ubicación del sitio y la resolución temporal del análisis.

El estudio también aborda el impacto del reciclaje en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Los métodos de reciclaje mecánico y químico pueden reducir las emisiones de un parque eólico de 10.8 gCO2eq (vertedero) a 10.3 y 9.7 gCO2eq, respectivamente. Aunque estas tecnologías aún no son comercialmente viables, el reciclaje mecánico es la opción más madura.

Este estudio destaca la eficiencia ambiental de los parques eólicos terrestres y su importancia en la transición hacia energías más limpias y económicas. Subraya la necesidad de centrarse en la fabricación de aerogeneradores como un área clave para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y resalta el potencial de los métodos de reciclaje para disminuir aún más la huella de carbono de los parques eólicos.

La conclusión a la que nos permite llegar este estudio es que fuentes como la eólica cuenta con grandes beneficios económicos, pero también ambientales al reducir la huella de emisiones de nuestra actividad. Un estudio que proporciona una base sólida para futuras investigaciones y que pavimenta las políticas favorables en el sector de las energías renovables.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame