¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

TDK desarrolla una batería con electrolito sólido y 100 veces más densidad energética que las de litio

Las baterías con electrolito sólido son el futuro de los coches eléctricos. Su llegada al mercado, no obstante, no se espera hasta el 2027 como mínimo, aunque a buen seguro que alguna marca china terminará afrontándola antes de la fecha. Sin embargo, los retos más grandes a superar una vez que esta tecnología de batería se haga realidad serán su producción en masa y su elevado coste.

En estas baterías, que de por sí cuentan con una densidad energética superior a las actuales de iones de litio, el electrolito o material conductor que permite la reacción química necesaria no es un líquido, sino un sólido. Si te pensabas que era una tecnología exclusiva que se estaba desarrollando para la competida industria del coche eléctrico, te equivocabas.

TDK controla un 60% aproximadamente de la participación en el mercado de las baterías de pequeña capacidad a nivel mundial, lo que incluye a los teléfonos inteligentes. Su última gran novedad tiene que ver, precisamente, con las baterías de estado sólido.

Toyota es otra marca japonesa que trabaja por desarrollar una batería de estado sólido, en su caso para coches.

CeraCharge, la nueva batería revolucionaria de TDK

La empresa nipona especializada en baterías ha realizado un avance significativo que tendrá una repercusión directa en el rendimiento de dispositivos pequeños como relojes inteligentes, audífonos, auriculares inalámbricos, sensores ambientales o para reemplazar a baterías de tipo botón

Su nueva batería CeraCharge ha sido confeccionada con nuevos materiales que le aportan una densidad energética de 1.000 Wh/L, unas 100 veces más que la batería actual que TDK produce en masa (50 Wh/l) y más del doble que las baterías de botón que usan electrolito líquido tradicional (400 Wh/l).

Esta gran novedad de TDK se debe al uso de un material totalmente cerámico con electrolito sólido a base de óxidos y ánodos de aleación de litio. Esto permitirá que los dispositivos de menor tamaño puedan acoplar baterías de menor tamaño y mayor densidad energética, así como funcionar durante más tiempo y con un alto grado de estabilidad y seguridad.

¿Te suena de algo? Son las mismas características que se presumen de las baterías de estado sólido que prometen llegar a la automoción. Claro que esta tecnología desarrollada por TDK difícilmente puede llegar a los coches eléctricos, ya que las químicas dominantes son muy diferentes: a base de sulfuros para los coches eléctricos y a base de óxidos en este nuevo avance de la firma japonesa. Además, el uso de este material cerámico en baterías más grandes las haría más frágiles.

¿La batería definitiva? Desarrollan una celda de estado sólido que podría llevar las autonomías hasta los 2.000 kilómetros

«Creemos que nuestro material recientemente desarrollado para baterías de estado sólido puede hacer una contribución significativa a la transformación energética de la sociedad. Continuaremos el desarrollo hacia una comercialización temprana», comentó el CEO de TDK, Noboru Saito. Por su parte, los analistas siguen viendo en estas baterías de estado sólido muchos retos por afrontar, sobre todo por la dificultad y los costes de su producción en masa, incluso para su aplicación para dispositivos electrónicos más pequeños.

Incluso Robin Zeng, el CEO de CATL, marca número uno en fabricación de baterías para coches eléctricos a nivel mundial, reconoció que estas baterías de estado sólido tienen todavía un largo camino por recorrer para mejorar su rendimiento, durabilidad y seguridad.

Fuente | TDK

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame