¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Los coches eléctricos son ideales para el invierno a pesar de su menor autonomía

Durante los últimos días han sido muchos los medios que han probado coches eléctricos durante el clima invernal y que se han sorprendido de la baja autonomía conseguida en estas condiciones. Esto ha tenido como consecuencia que numerosos internautas han comenzado a criticar al coche eléctrico por sus limitaciones cuando las temperaturas son muy bajas.

Si bien es cierto que con temperaturas bajo cero los coches eléctricos pueden ver su autonomía notablemente reducida, lo cierto es que muchas de estas críticas se olvidan por completo de las numerosas ventajas que ofrecen los coches eléctricos en invierno, las cuales los convierten en una opción mucho más recomendable que un coche térmico en ciertas situaciones.

Para empezar, los coches eléctricos ofrecen un calor instantáneo, no necesitan «calentarse» como un coche térmico. Además, pueden iniciar la marcha de forma independiente a la temperatura, mientras que con el frío extremo algunos coches térmicos tienen serias dificultades para arrancar. Además, podemos preacondicionar la temperatura del habitáculo y de la batería simplemente utilizando la app para smartphone del coche, una solución realmente práctica en los meses de invierno. Si esto lo hacemos mientras el coche está cargando, ni siquiera afectará a nuestro nivel de batería.

El par instantáneo de los coches eléctricos y su bajo centro de gravedad debido a las baterías bajo el piso también les permite disfrutar de una tracción superior en superficies heladas. El control de tracción se combina con los motores eléctricos a la perfección, ofreciendo un nivel de control superior que se maximiza en aquellos vehículos dotados de tracción total.

Por otro lado, y al contrario que los coches térmicos, los eléctricos apenas sufren averías relacionadas con el frío gracias a su sencillez mecánica, algo que explicaría en parte la enorme aceptación que está teniendo este tipo de vehículos en un país como Noruega, caracterizado por sus bajísimas temperaturas durante todo el año.

A pesar de que la autonomía de los coches eléctricos se reduce con el frío, no es menos cierto que los coches eléctricos modernos ofrecen cada vez baterías de tamaño superior, por lo que incluso en las condiciones más adversas un coche eléctrico moderno podrá cumplir con los requerimientos de la mayor parte de los usuarios para el día a día. Además, en un futuro próximo se lanzarán nuevas tecnologías de baterías con químicas más estables que se verán menos afectadas por las temperaturas (por ejemplo, el electrolito sólido), lo que supondrá redondear la superioridad de los coches eléctricos en estas condiciones.

Fuente | Fresh Energy

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame