El grafeno corre el riesgo de convertirse en el futuro durante mucho tiempo

El grafeno corre el riesgo de convertirse en la eterna promesa que no llega a concretarse


la-era-del-grafeno

Advertisement Advertisement

Ser el futuro de una tecnología es algo que te da mucho bombo y publicidad. Pero el riesgo es que esa proyección no logre concretarse en productos reales y competitivos. Algo que según un estudio de la consultora Lux Research, podría sucederle al grafeno.

En el sector del coche eléctrico desde hace años hemos visto noticias que nos hablaban de revolucionarias baterías, donde el grafeno lograría multiplicar las prestaciones de las mismas. Capacidades milagrosas, recargas ultra rápidas…grandes promesas que de momento no se han cumplido.

Uno de los problemas que Lux Research ha detectado sobre el grafeno, es que vive un momento de expansión muy importante, pasando de una producción de 120 toneladas en 2012 a las 910 actuales. Un crecimiento fuerte pero que choca con una demanda comercial muy limitada.

6a00d8341c4fbe53ef01bb084ddad5970d-450wi

Esta capacidad seguirá creciendo en los próximos años gracias a la inyección de miles de millones de euros procedentes de empresas y diferentes gobiernos, que llevará la producción a un nivel por encima de la demanda. La temida sobreproducción que ya está provocando que algunos fabricantes chinos estén lanzando ofertas por debajo del precio de mercado para tratar de incentivar las ventas.

El principal problema del grafeno es su rendimiento bajo aplicaciones comerciales concretas, más allá de experimentos y pruebas demostrativas. el gran reto es lograr mantener el rendimiento de las soluciones de grafeno a largo plazo. Algo que todavía no se ha solucionado, y que de momento cierra las puertas a aplicaciones comerciales masivas.[blocktext align=»center»]supercondensadores-grafenoUn equipo coreano desarrolla una batería con grafeno, más ligera, compacta y con mayor vida útil [/blocktext]

Otro problema es que el «material milagroso» deberá justificar su mayor precio frente a otras opciones menos revolucionarias, pero mucho más económicas. Un ejemplo lo encontramos en los materiales que permitirán disparar el uso de supercondensadores. Según Lux Research, en estos acumuladores el grafeno se quedará atrás respecto a otros materiales activos que si lograrán una aplicación comercial viable, y económica.

Esta situación nos recuerda a la vivida por la pila de combustible de hidrógeno. Una tecnología revolucionaria hace cinco años, que frenó su despliegue comercial por los elevadísimos costes de producción. Ahora los diferentes fabricantes preparan el lanzamiento de sus propuestas, justo en el momento en el que el coche eléctrico a batería ha conseguido comenzar a lograr un nivel de producción importante que le permitirá acelerar su evolución, y bajar más sus precios.

Fuente | Lux Research


puntos de carga
Compártelo:

4 comentarios en “El grafeno corre el riesgo de convertirse en la eterna promesa que no llega a concretarse”

  1. mmm…dejad que los militares encuentren aplicaciones y lleven el peso del desarrollo para que se sumen más tarde industrias civiles

    Responder
  2. No creo que el grafeno y el hidrógeno sean comparables.

    La cadena de ineficiencia del hidrógeno va determinada por temas físicos. Sabíamos de sobra su ineficiencia desde el principio. Otra cosa es que se ignorase porque se pensara que las baterías no podrían competir, y a pesar de las inefiiciencias, el hidrógeno es potencialmente renovable. Y dado que a largo plazo, todo deberá serlo… pues era una conclusión aceptable.
    Con el desarrollo de las baterías, el hidrógeno queda símplemente fuera de lugar.

    El grafeno, sin embargo, no tiene estas limitaciones en teoría. El problema es tecnológico. No tenemos las técnicas adecuadas para hacerlo. Pero no hay razón para pensar de que no se puede lograr.

    Quizás en algunos valores se hayan echado las capanas al vuelo extrapolando teóricos cuando en todas las aplicaciones prácticas nos quedamos lejos de esos valores, pero aún así tiene margen para ser un avance considerable.
    Cuando y como, es una incógnita. Pero no será la primera tecnología y mercado que avance a tumbos en vez de una progresión contínua.

    Responder
  3. Es lo que han dicho los anteriores compañeros.

    Las potencialidades del grafeno son enormes en multitud de campos pero simplemente no lo podemos producir en la cantidad necesaria y al costo que queremos.

    Habrá aplicaciones futuras en el que el costo no sea importante si se consideran sus ventajas y habrá otras aplicaciones en las que algún otro material sea mucho más barato y no se pierdan tantas ventajas y será ese el que se utilizará, pero estoy seguro que el grafeno será muy importante en un futuro. ¿En cuánto tiempo?, no lo sé, pueden ser años o décadas pero llegará. No olvidemos que las aplicaciones comerciales de las pilas de iones de litio comenzaron a principios de los 90′ y a día de hoy, en 2015, aún no alcazan la suficiente capacidad para mover con soltura un coche de la manera que la mayoría de la gente requiere. Creo que alrededor de 2020 (400-500 km. de autonomía para coches de 20.000-25.000 euros) serán suficiente para muchos y que en 2025-2030 (700-1.000 km.) serán pocos a los que no les puedan servir.

    De 1990 a 2020 son 30 años y a 2030 40 años.

    Hay cosas que llevan su tiempo.

    Responder

Deja un comentario