Hyunday Hyunday
El éxito del coche eléctrico en Noruega comienza a pasar factura a la demanda de petróleo

El éxito del coche eléctrico en Noruega comienza a pasar factura a la demanda de petróleo


Después de décadas de crecimiento continuo, el pasado año 2017 por primera vez disminuyó la demanda de combustible en Noruega. Esto se debe a que actualmente los coches eléctricos y los híbridos enchufables ya copan alrededor de un 40% de las ventas de coches nuevos en Noruega, gracias a los subsidios e incentivos.

Advertisement Advertisement

A partir del año 2025, el gobierno noruego quiere que sólo se vendan coches eléctricos en su mercado. Solo quedan siete años para entonces. En caso de que se logre conseguir dicho objetivo, cabe preguntarse cómo afectará a la industria petrolífera o si la red eléctrica del país podrá soportar la demanda.

Noruega es un importante productor de petróleo. Sin embargo, lo reducido de su población, la conciencia medioambiental del gobierno y su gran apuesta por la energía hidroeléctrica permiten al país nórdico una huella de carbono muy reducida si la comparamos con otros países europeos.

A pesar de todo, la producción de petróleo de Noruega está en aumento. Después de cierta disminución durante la primera década de los 2000, dicha industria se ha recuperado, y los planes de Noruega pasan por mantener este crecimiento, pues las exportaciones de petróleo suponen el 15% del PIB del país nórdico. Aunque esta cifra no es tan alta como la que se da en países dependientes del petróleo para sostener su economía, sigue siendo lo suficientemente importante como para mantener una producción alta.

El consumo interno de petróleo también creció de forma estable en Noruega desde el año 2009 hasta 2016. A pesar de la ligera caída en la demanda de petróleo (es decir, en la demanda de combustibles), parece claro que Noruega sigue apostando por su extracción. Cabría preguntarse si el país, que de puertas para afuera ofrece una imagen ecologista y comprometida con el medio ambiente, tiene planes para ir abandonando la industria petrolífera de forma paulatina, sustituyéndola por otras iniciativas que fortalezcan la economía del país sin depender del gas y el petróleo.

Fuente | OilPrice



tienda cargador coche eléctrico
Compártelo:

11 comentarios en «El éxito del coche eléctrico en Noruega comienza a pasar factura a la demanda de petróleo»

  1. El redactor duda de «si la red eléctrica podrá soportar la demanda de los coches eléctricos». Cada vez que oigo a alguien decir/escribir algo así pienso que es porque está haciendo simultáneamente dos conjeturas:
    1) Que en muy poco tiempo todos los usuarios tendrán coches eléctricos. Teniendo en cuenta que el tiempo medio de vida de un vehículo en España está en torno a los 11 años (y aunque en Noruega ese tiempo sea la mitad), está claro que el tiempo de transición será del orden de años (y no precisamente 3 ó 4).
    2) Que las compañías eléctricas durante todo ese tiempo de transición van a estar durmiendo la siesta, sin analizar la saturación de la red ni hacer cambios en la misma.
    Sinceramente, me parece imposible que se den esas hipótesis y menos aún simultáneamente.

    Responder
    • Cierto… y añado que en el caso de España, hace unos días vi una entrevista en youtube que le hacía Saúl López a Jorge Morales.

      En ella se explicaba a groso modo que aunque todo el parque de coches español fuera eléctrico y aun suponiendo que absolutamente todo el parque se conectara a la vez a cargar, únicamente sería necesario incrementar la producción de electricidad entre un 25 y un 30% respecto a la maxima capacidad actual.

      Esto se explica por varios motivos, pero el principal es que la capacidad de producción eléctrica de todas las plantas nacionales está sobredimensionada para el consumo real actual.

      Así que aun en el peor de los escenarios, no sería ninguna odisea tratar de dar abasto a todo el parque de VE.

      Responder
      • Además ese vídeo es buenísimo porque a ver quien duda de la palabra de un experto en energía que además trabaja para las eléctricas. Vamos que es la típica duda que resurge cada cierto tiempo para confundir.

        Responder
      • Y de ahi que tengamos una factura tan costosa y de tantas triquiñuelas que hay.

        En España deberíamos espabilar en muchos sectores que quedan en manos de empresas que quiere que solo la inversión la pague el estado y ellos hacen contratos que les benefician si ganan o pierden (ojalá tuviera yo un contrato de esos)

        Responder
        • En realidad el hecho de tener una factura tan abultada es un problema legislativo.

          Quienes legislan sobre el tipo de tarifas que tenemos y como calcularlas son politicos que han sido «seducidos» por el lobby eléctrico (puertas giratorias, etc).

          El propio Jorge Moraga lo ha explicado más de una vez, tenemos un sistema tarifario absurdo donde en la subasta de MW donde se presentan varios productores de electricidad (eolicas, gas, nucleares, carbon…) cada uno con sus precios (normalmente las renovables son los más baratos), pero donde resulta que el precio de subasta final acaba siendo el del más caro del grupo.

          Se supone que con eso se pretende incentivar a los productores de energías caras (carbón, gas, nucleares…) frente a una competencia más eficiente y barata (renovables) ya que si todas esas energías caras cerrasen, tendria que hacerse una inversión muy grande de renovables (esto es la teoría).

          Pero a cambio se encarece mucho el recibo porque pagamos algo barato (energia renovable) a precio de algo mas caro (carbon, gas, nuclear…)

          A parte de esto tambien tenemos cosas absurdas como lo de que nos obliguen a pagar tarifas altas para la potencia contratada o ya el colmo es el famoso «impuesto al sol» para quienes desean instalarse algún tipo de fuente de energía renovable sin desconectarse de la red.

          Responder
          • De acuerdo.
            Y me da que también tiene que ver, como han comentado, con la sobredimensión (y por consecuencia déficit) del sistema eléctrico español, que también lo acabamos pagando en la tarifa.

            Responder
  2. Nadie quiere abandonar la gallina de los huevos de oro, y el petroleo no solo se usa para combustibles, ya es hora de que se use para cosas que no tenga sustituto (de momento).

    Noruega va a seguir vendiendo petroleo mientras haya demanda, lo que hay que hacer es intentar reducir que esa demanda exista lo antes que se pueda, y poner 2025 como fecha limite para la venta de térmicos es una buena medida para lograrlo.

    Responder
  3. Noruega gracias a las ventas de petróleo puede financiarse el cambio de modelo del coche a combustión al eléctrico. Y venderá todo lo posible. Y no van a tener problemas para abastecer la demanda de electricidad, casi todo hidroeléctrica y con muchas posibilidades de ampliar otras fuentes renovables.

    Responder
  4. España si no pusieran trabas a la energía solar y otras renovables,por ejemplo se puede producir gas de las granjas gracias a las heces de los animales ,con ese gas pueden producir energía para luz ,calefaccion,agua caliente..etc,con lo que se reduce el uso del gasóleo y menor producción de co2 y metales en el aire,la,España podría ser la n1 de Europa en producción energética y reducir los gastos energéticos.

    Responder
  5. El clima Español es el paraíso para las renovables. Ciudades limpias de Smog, mas puestos de trabajo para Españoles y una balanza comercial mas positiva a vuestro bello País. Ademas y entre nosotros, la envidia inevitable de los Alemanes, hombre es que vale la pena…

    Responder

Deja un comentario