Los catamaranes eléctricos y autónomos son definitivamente el futuro | forococheselectricos

Los catamaranes eléctricos y autónomos son definitivamente el futuro


 

Advertisement Advertisement

El diseñador Cas Dahmen ha ideado un catamarán que según sus palabras, será el futuro del sector. Denominado Hydropace, indica que en 2030 este será el modo de moverse en zonas como los Emiratos Árabes. Una propuesta eléctrica, autónoma, y lujosa, que se desliza suavemente sobre la superficie del agua de forma silenciosa y respetuosa con el medio ambiente.

Éste catamarán, en fase de diseño todavía, tiene capacidad para hasta 20 personas y ha sido creado para proporcionar sus servicios en forma de transporte público y privado para todo tipo de viajeros.

El catamarán de doble casco cuenta con dos motores eléctricos alimentados por una enorme batería de litio, de la que no se ha dado detalles al tratarse sólo de un ejercicio de diseño. Cada uno de los dos cascos contiene un propulsor impulsado por motores eléctricos integrados. El aire comprimido viaja desde la boquilla del propulsor a través del casco hasta las aberturas traseras, donde se libera en el aire.

Además de ser un vehículo eléctrico puro y cero emisiones, el Hydropace también es autónomo. Contará con un sistema de nivel 5, lo que significa que no requiere intervención humana y ni siquiera necesita ningún aparato de dirección. Esto ayuda a liberar espacio en la parte delantera, donde normalmente tendrías el timón o el volante del barco. La ausencia de un sistema de dirección permite que los interiores sean más abiertos y espaciosos.

Cuenta con una cabina de 40 metros de largo, asientos de lujo y un techo acristalado. Además los pasajeros tienen vistas panorámicas completas de los alrededores, con abundante luz natural. Cada asiento también está equipado con una pantalla transparente y un panel de control sensible al tacto, que permite a los pasajeros acceder a los sistemas de entretenimiento en el barco.

Para su creador, este es el futuro del transporte, que combina lujo, sostenibilidad, y también un elevado nivel de seguridad aportado por el sistema autónomo.

Fuente | Rca


puntos de carga

Compártelo:

4 comentarios en “Los catamaranes eléctricos y autónomos son definitivamente el futuro”

  1. La ventaja de usar una propulsión por aire es que el mantenimiento se reduce enormemente y el diseño se simplifica.

    Por otro lado, los tiempos de reacción son mucho menores y obligan a anticipar mejor los movimientos de empuje. Pero al tratarse de una barco autonomo esto se hará de forma automática.

    Responder
    • Pues este tipo de impulsión tiene más problemas que ventajas.
      Entre otras cosas tienes que tener una propulsión estándar para las maniobras en puerto.
      Además, seguro, que no es la más eficiente.
      Ésto teo digo porque el barco que tiene el record de cruzar el Atlántico en menos tiempo tenía un sistema de impulsión con helices. Un sistema muy especial.
      Si hubiera sido más eficiente y mejor un sisgema con turbinas, lo hubieran implementado.

      Responder
      • Lo cierto es que esos render no se aprecian muchos detalles del sistema de propulsión así que podemos dar pie a nuestar imaginación…

        Efectivamente, tal como sugieres, maniobrar a baja velocidad por ejemplo para atracar en puerto parece complicado solo con esas turbinas. Se me ocurre que se soluciona mediante toberas redireccionables que dirijan el flujo de aire de empuje. Pero un sistema así sería demasiado molesto porque levantaría mucho viento… tanto como si estuviera aterrizando un helicoptero! No sería nada práctico ni agradable para los que estuvieran cerca de la tobera.

        Así que como dices, seguramente el diseño esconda hélices bajo el casco para ese tipo de maniobras a baja velocidad.

        Ahora bien, cuando digo que el mantenimiento se reduce, es porque tener una turbina permanentemente sumergida bajo el agua es muy engorrosa de mantener, dejando de lado problemas de estanqueidad, a poco que pase unas semanas sumergida se empezará a llenar de «caracolillo» haciendola cada vez más ineficiente y hasta el punto de llegar a bloquearla.

        Naturalmente esto se puede solventar con una turbina movil que emerja del agua cuando no se use o bien con una cuadrilla de limpieza que, periodicamente, le de un buen repaso para tenerla siempre limpia, pero a costa de horas de limpieza.

        En comparacion, utilizar unas pequeñas «helices de proa» estrateicamente colocadas y usadas solo para la maniobra a baja velocidad implica un mentenimiento bastante menor.

        En cuanto a propulsion, coincido en que la helice sumergida es más eficiente que la turbina de aire… Pero me imagino que en este diseño ha primado el coste del mantenimiento frente a la eficiencia en propulsion.

        Responder

Deja un comentario