Corea del Sur quiere fabricar 6,2 millones de coches de hidrógeno para 2040

Corea del Sur ha anunciado su nuevo plan económico en torno al hidrógeno, el cual se centrará en la promoción de vehículos dotados de pila de combustible para generar unos beneficios de 38.200 millones de dólares para 2040. El Ministerio de Comercio, Industria y Energía afirma que su objetivo es el de crear una sociedad que utilice el hidrógeno como principal fuente de energía, convirtiendo este ecosistema en el nuevo motor de crecimiento de la economía del país.

Así, el objetivo de la cuarta mayor economía de Asia es el de emplear el hidrógeno para sustituir a las fuentes de energía tradicionales como el carbón, el petróleo y el gas. «Si bien el carbón y otros combustibles fósiles causan contaminación y liberan gases de efecto invernadero a la atmósfera, el hidrógeno puede considerarse muy limpio» afirma el Ministerio.

Si bien no se ha anunciado una línea temporal concreta, Corea del Sur cree que de cara al futuro esta apuesta les permitirá dejar de depender de las fuentes de energía importadas. Según los cálculos de Corea del Sur, para el año 2040 habrá un acumulado total de 6,2 millones de coches de hidrógeno producidos por el país, lo que lo colocaría como el principal fabricante mundial de este tipo de vehículos con un total de 3,3 millones de unidades exportadas.

Recordemos que hasta 2018 apenas llevan 2.000 unidades producidas, muchas de las cuales forman parte del proyecto de pila de combustible de Hyundai, actualmente representado por el modelo Nexo, y hace unos años por la versión Fuel Cell del iX35/Tucson. En todo 2018 apenas se produjeron 712 unidades, mientras que en 2019 esperan llegar a las 4.000.

Para 2022 se planea que haya 310 hidrogeneras activas en Corea del Sur, frente a las 14 que había en 2018. Además, el gobierno pretende llegar a las 1.200 estaciones para el año 2040. Según los cálculos del ejecutivo, en el año 2040 habrá 20.000 taxis a hidrógeno, 40.000 autobuses y 30.000 camiones, y esperan que el coste de la tecnología y de la producción del propio hidrógeno disminuya tras la inversión del estado.

Resulta realmente curioso que uno de los países más punteros en la tecnología de las baterías y que cuenta con empresas de enorme peso internacional como LG Chem, Samsung SDI o SK Innovation vaya a realizar una apuesta tan decidida por una solución que evoluciona de forma mucho más lenta, es a todas luces mucho más cara, y cuya viabilidad futura está en entredicho debido al bajo rendimiento de los procedimiento para producir hidrógeno.

Fuente | Yonhap News

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame