La tecnología V2G, del inglés Vehicle-to-grid, que traducido al español equivaldría a “Del Vehículo a la Red”, supone reinventar el concepto de coche eléctrico como exclusivo acumulador energético. Significa darle una nueva dimensión dentro del esquema global de la red eléctrica.

Antes de exponer cómo constructores como Nissan apuestan firmemente por integrar el coche eléctrico en la sociedad y en la tecnología más allá un mero instrumento de traslado de personas o mercancías, vamos a explicar qué es la tecnología V2G.

La tecnología Vehicle-to-grid o Del Vehículo a la Red

Por definición, el coche eléctrico cuenta con un motor que prescinde de carburantes fósiles en favor de la energía eléctrica. Esta electricidad procede de la red eléctrica doméstica. Gracias a los puntos de recarga, los coches eléctricos incorporan la energía cuando se encuentran conectados a la red eléctrica y acumulan en sus baterías la energía para, posteriormente, ser utilizada mientras el vehículo está en un desplazamiento.

Es a partir de este resumen sencillo en el que aparece la opción de darle, literalmente, la vuelta al esquema, y otorgarle al coche eléctrico el protagonismo como dispensador eléctrico que pueda devolver y suministrar la electricidad a la red eléctrica doméstica. Se convierte entonces en una relación bidireccional donde el vehículo y la red eléctrica alternan el papel protagonista con la energía como nexo común.

La tecnología V2G permite ceder la electricidad almacenada en los acumuladores de los coches a la red eléctrica cuando los coches se encuentran conectados a una toma de corriente. De esta manera, el usuario del vehículo puede aportar la energía de su coche cuando éste no la usa, de tal forma que se reincorporaría al cómputo global de la red en circulación.

La gestión inteligente de la recarga del vehículo eléctrico mediante herramientas como la tecnología NissanConnect EV, que permite la gestión de los horarios de recarga de los coches eléctricos de Nissan en las horas valle, o tarifas de menor coste energético, también permite la cesión de la energía acumulada integrándose el coche eléctrico en la ecuación como miembro más de la red V2G. En Francia, Alemania o el Reino Unido ya está operativo este protocolo V2G, una opción que ha de ser ofertada por la red eléctrica local.

Los beneficios del V2G

Esto supone beneficios directos al usuario del coche eléctrico que pueden ser desde los económicos, al ahorro energético, gracias al hecho de poder elegir los horarios de recarga de su vehículo, o introducir a su coche como fuente de energía, lo que supondrá que la red eléctrica bonificaría este aporte de electricidad.

No podemos olvidarnos de los aportes sociales y ambientales que supone que los coches eléctricos adscritos a la tecnología V2G producen ya que, al ceder energía ya generada, evitan una sobreproducción de energía eléctrica. Esto también reduce el riesgo de que se produzcan sobrecargas de red y, por lo tanto, posibles apagones o cortes de suministro al conjunto de usuarios. Todo ello, tan solo por permitir devolver la energía que el coche eléctrico ya había recibido anteriormente.

El papel de los coches eléctricos de Nissan en el esquema del V2G

Por eso, fabricantes como Nissan proponen en su gama turismos como el Nissan LEAF, o vehículos de transporte de mayor volumen como la furgoneta eNV-200, que permiten al usuario decidir el papel de su vehículo dependiendo del momento.

Teniendo en cuenta que, la mayoría de los vehículos se mantienen en su práctica totalidad estacionados todo el día, darles la oportunidad de reconvertirlos en un acumulador que ofrece su energía a la red eléctrica cuando no resulta necesario, supondría una reformulación de la idea generalizada del coche eléctrico como más que un acumulador y consumidor eléctrico, sino como un acumulador, consumidor, generador y dispensador de electricidad.

Desde el ámbito familiar hasta el profesional, cualquiera de las opciones permite integrar a los coches eléctricos de Nissan a la tecnología V2G, transformándolos así en elementos bidireccionales integrados en la red eléctrica.

12 Comentarios

  1. Supongo q ahora al añadirle a los ciclos de carga los de descarga la batería no se verá favorecida en su vida útil. He de entender q veran su vida reducida a la mitad??

  2. Sinceramente esta tecnología no le veo mucho futuro ni mucho sentido salvo a alguien que viva aislado en plena montaña y disponga de placas fotovoltaicas y baterías de respaldo que serán demasiado justas en algunas ocasiones y tengan que tirar de las baterías del coche.

    Peeeeeeero siempre y cuando dicha persona no realice grandes distancias diariamente, ya que de utilizar el V2G por las noches, este saldrá de casa con menos carga de la que llegó, por tanto, es obligatorio que sus recorridos sean cortos y el uso del V2G eventual.

    En las ciudades para usar estabilizando la red, ya te digo que muy muy pocos usuarios desearan poner sus baterías en manos de las eléctricas y los que lo hagan tendrán que ver un suculento beneficio en ello que les merezca la pena la degradación prematura de la batería y el riesgo de cierre el coche y está no esté al 100% de carga.

  3. Y todo esto lo promueve Nissan, cuyas baterías no están climatizadas y por ello tienen fama de degradación prematura. «Éxito asegurado», modo irónico, claro, como diría la maravillosa ministra de justicia.

  4. Este es el futuro de las energías renovables donde los automóviles seran almacenes de energía andantes.V2G es sin duda uno de los grandes inventos de los últimos años.

  5. Vajo mi punto de vista, este tecnología, no la veo ni la veré, y creo que no se la creerán ni los desarrolladores, y explico porque: es necesario comprar un coche, que ahora cuesta más de 40.000 €, para conectarlo a la red y que cuando lo necesites, no tengas batería suficiente ni para ir a 20 KM. Pienso que si esto sería tan bueno, que subvencionen la instalación de baterías y cargadores, y que cada uno en casa tenga una conectada, no por más de 5.000 € y que incluso pueda ganar dinero con ello, y dejar los coches para lo que realmente se han desarrollado, para la movilidad de las personas y objetos.

    • Ángel, estamos ciegos ¿?¿?

      Iluminanos porque aquí los únicos beneficiados son los oligopolios de las eléctricas que se ahorran enormes inversiones y obtienen mayores beneficios, los usuarios lo único que ganamos es degradación prematura y adquirir baterías nuevas antes de lo debido.

      Ahora bien, a mi una eléctrica me «inyecta» 100€ al mes a mi cuenta y me asegura que mi batería nunca estará por debajo del 80% y solo tienen que ponerme el contrato por delante para firmarlo aquí y ahora.

  6. Yo el sistema lo veo muy interesante, pero JAMÁS utilizar con un Nissan Leaf ya que las baterías no están refrigeradas y en menos de un año te quedas sin baterías.
    A ver si toma nota Nissan y pone refrigeración activa al Leaf, que ha pasado de ser el primer eléctrico asequible que llegó al mercado, a ser el último de la fila en cuanto a la tecnología que utiliza. Una pena.

  7. La idea es muy buena, pero obviamente es imprescindible que la energía vertida a la red se pague mucho más cara que la extraída, de forma que compense las pérdidas económicas debidas a la degradación de la batería.

    • Coincido con este hipotético escenario. Degradación mínima (otra generación de baterías u otra química), diferencia de precios entre carga y descarga en el mercado de la energia y una prima por estabilización de la red). Sólo así y con el esquema de consumo actual donde cargas por la madrugada y descargas entre las 20.00 y las 22.00 (para recuperarla casi inmediatamente). Son muchas premisas pero creo que de cumplirse es un win-win para todos

  8. En general me parece una tecnología con mucho futuro Aunque la casuística es muy diversa. A esa casuistica estoy seguro podrá ajustarse cada usuario a través de las aplicaciones del V2G ( Tener las baterías al % y a la hora y fecha que consideremos oportuno, verter o no a la red en los momentos de mayor consumo, y por supuesto es necesaria una legislación que favorezca el V2G, por los beneficios que conlleva de descarga de la Red Eléctrica y ahorro en perdidas de transporte.
    Y que decir de las casas que cuentan con Autoconsumo Eléctrico que cada vez son más y que podrán usar el coche para guardar la electricidad que le sobra en unas horas para consumirla en otras que le falte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario