La pandemia transforma el transporte urbano impulsando la micromovilidad | forococheselectricos

La pandemia transforma el transporte urbano impulsando la micromovilidad


Las consecuencias provocadas por el Covid-19 y su trágico impacto en la salud, sociedad y economía están dejando huellas profundas en los hábitos de la ciudadanía, a medida que se extiende en el tiempo la pandemia y las restricciones asociadas.

En menos de un año la transformación del estilo de vida, trabajo y socialización de las personas, ha sufrido un cambio drástico que pasa factura y dejará huella en toda la sociedad.

Las restricciones sanitarias para frenar la propagación de la terrible enfermedad SARS-CoV-2 (COVID-19), han tenido una incidencia especialmente directa en la movilidad en los grandes núcleos urbanos.

2020 arrancaba con noticias relacionadas con las nuevas medidas que las grandes capitales europeas y del mundo tomaban con el fin de contener la afluencia y circulación de los vehículos atomóviles, dirigidas a reducir las emisiones en sus municipios.

La llegada del Coronavirus ha transformado por completo el escenario dañando fuertemente la gran alternativa al vehículo privado que representa el transporte público. La amenaza de contagio en los entornos cerrados, con escasa ventilación, donde miles de personas comparten espacios y elementos comunes durante todo el día, ha provocado que el medio público de desplazamiento sea concebido como una fuente de riesgo en época de pandemia.

El transporte público cae un 40%

Autobuses, metro, tren y otros medios de transporte públicos han visto caer su uso incluso en los momentos en los que los datos de contagios parecían haber mejorado sustancialmente.

Durante la disminución de las infecciones, el uso de estos medios de transporte han caído en un 40% respecto a los niveles prepandemia, como demuestran los datos arrojados por Google, TomTom y Apple, recogidos en diez grandes ciudades.

Una de las alternativas más socorridas durante este año ha sido el coche particular. Precisamente el tipo e vehículo que las autoridades pretendían erradicar de las ciudades se ha convertido en el elemento más socorrido por la ciudadanía.

Por si fuera poco, el uso del coche se ha puesto de moda mediante un formato de utilización principalmente individual, lo que multiplica los efectos negativos en términos medioambientales, eficiencia y como medio de transporte, junto a otros elementos como la ulterior congestión de las urbes por la acumulación de automóviles.

Pese a que el automóvil puede parecer una alternativa atractiva, este medio de transporte padece problemas endémicos como el tráfico, peajes, congestión, coste de estacionamiento y un largo etcétera.

La micromovilidad como alternativa

Frente a la alternativa tradicional del coche privado que ni termina de resolver los problemas que los desplazamientos de millones de personas suponen en cualquier ciudad del mundo, la micromovilidad ofrece alternativas compatibles con el Covid-19 que solventan viejos retos de las áreas metropolitanas.en un 40% respecto a los niveles prepandemia.

El uso de bicicletas, eléctricas y tradicionales, patinetes eléctricos, alquiler de scooters se ha disparado como respuesta a una enfermedad que limita el contacto entre personas.

Diferentes ciudades del mundo han impulsado la transición hacia una nueva movilidad individual cero emisiones, aumentando los espacios de sus vías para acoger los vehículos de movilidad personal (VMP) y bicicletas (que no dejan de ser realmente también VMP).

Como respuesta a la pandemia y para tratar de controlar una nueva invasión de coches privados (en muchos casos de segunda mano, poco eficientes, comprados de urgencia para garantizar una alternativa al transporte público), se han construido nuevos carriles para bicicletas, así como nuevas y amplias vías peatonales para aquellas personas que prefieran recorrer la «ultima milla» a pie.

La pandemia, antes o después, será superada pero sus efectos quedarán implantados en la sociedad. La transformación de la movilidad consecuencia del Coronavirus no será algo pasajero puesto que, en ciertos sentidos, ha acelerado una evolución de las alternativas a la hora de afrontar la forma en la que nos desplazamos en las ciudades.

La nueva movilidad ha llegado para quedarse, así como la extensión de una forma de vida más saludable para las personas que pasa, inevitablemente, por cambiar la forma en la que nos desplazamos y el impacto medioambiental de esta.

bici-sharing-madrid

¿En bici o en coche?

No es lo mismo acudir al trabajo sabiendo que cada pedalada que damos supone un beneficio para nuestro sistema cardiovascular, un refuerzo para nuestro sistema inmunitario que nos ayuda a defendernos frente a enfermedades. Además de ser un desplazamiento que no desprende ninguna sustancia nociva para el medioambiente.

La vieja alternativa donde para realizar el mismo trayecto se emplea un vetusto diésel, o un flamante SUV híbrido enchufarle, que ocupa 9 metros cuadrados de espacio, y multiplica por cinco sus emisiones cuando su sistema híbrido se queda sin batería, puede ser una opción poco compatible con los objetivos de futuro deseados.

Los cambios en la movilidad producidos durante la pandemia, tendrán efectos más allá de la duración de esta, condicionando la forma de desplazarnos durante los próximos años e incluso décadas.

Porsche Cayenne S E-Hybrid-engine

Compártelo:

21 comentarios en «La pandemia transforma el transporte urbano impulsando la micromovilidad»

  1. Yo creo que no es por la pandemia. La pandemia ha dado un empujón al asunto, pero el cambio se venía cocinando desde hace mucho (afortunadamente) por muchas razones.

    La primera, es que la oferta de vehículos eléctricos ligeros ahora es bestial: son realmente muy accesibles y muy abundantes. Antes, una bici eléctrica costaba una fortuna, y con una normal llegabas al trabajo hecho un cerdo.

    La segunda, que ahora google maps te recuerda la cantidad de tiempo que ahorras usando un patinete (¡y sin contar el tiempo de aparcar!). así que todos somos conscientes de lo absurdo que es ir en coche

    La tercera, que, si algo tiene de bueno el cambio climático, es que ahora hace frío cuatro días al año.

    Y la cuarta, es que los lumbreras de los políticos (y sus electores) por fin se han dado cuenta de que lo lógico es apoyar el trasporte más rápido y eficiente. Y no apoyar el coche o los autobuses por dogma de fe (uno u otro según seas de derecha o izquierda).

    Responder
  2. «Los cambios en la movilidad producidos durante la pandemia, tendrán efectos más allá de la duración de esta, condicionando la forma de desplazarnos durante los próximos años e incluso décadas»

    Esto me recuerda muchísimo a «dentro de poco se acabará el petróleo» o cómo crear tendencia inventándome el futuro que me gustaría. La realidad es que ahora hay tanto paro (ERTE) que se busca ahorrar por cualquier lado, pero no os engañéis, aparte de que estos medios de transporte solo tienen razón de ser en una gran ciudad con afortunados que vivan cerca del trabajo, en cuanto recuperen su economía volverán a la infinita comodidad del vehículo propio o como poco el taxi/bus porque la comodidad es más importante que la supuesta ecología que nos venden las empresas interesadas en su parte del pastel.

    Responder
      • Que hay de malo con el gobierno de Madrid? Iluminanos a todos. A caso vives allí? Solo con tu comentario sabemos que no eres de Madrid. A si que si no sabes no pongas mentiras opinas cuando vivas allí.

        Responder
        • Yo soy de Madrid y la verdad es que no estoy nada contento. Por lo menos en cuanto al tema en cuestión ñ (de otras cosas prefiero no hablar).

          Si fuera por el alcalde habríamos perdido la restricción al tráfico más contaminante en la zona centro. Tuvieron que darle varios varapalos judiciales desde Ecologistas en Acción, para que desistiera en echar eso para atrás.

          Han vuelto a las mismas prácticas de apagar estaciones de medición cuando no dan los “valores deseados”.. han vuelto a abrir al tráfico calles peatonalizadas en la anterior legislatura, quitado carriles bici..

          Responder
  3. Pone el artículo: «No es lo mismo acudir al trabajo sabiendo que cada pedalada que damos supone un beneficio para nuestro sistema cardiovascular, un refuerzo para nuestro sistema inmunitario que nos ayuda a defendernos frente a enfermedades. Además de ser un desplazamiento que no desprende ninguna sustancia nociva para el medioambiente.

    La vieja alternativa donde para realizar el mismo trayecto se emplea un vetusto diésel, o un flamante SUV híbrido enchufarle, que ocupa 9 metros cuadrados de espacio, y multiplica por cinco sus emisiones cuando su sistema híbrido se queda sin batería, puede ser una opción poco compatible con los objetivos de futuro deseados.»

    En fin…..
    Cuando uno acude al trabajo, todos los días, cinco días na la semana, haga frío, calor, llueva o nieve busca un sistema que lo lleve al trabajo, no piensa en esas cuatro pedaleadas (y si es electrica, menos) como un «beneficio».
    Si quiere hacer deporte, ya lo hará.
    Y el que se compra un flamante SUV PHEV o un vetusto diésel, es que le importa una mierda que ocupe esos 9meteos cuadrados o qye tire gas por el tubo de escape.
    Ni cuanto consume, que para algo se lo compro.
    Para algo estuvo averiguando y decidió gastarse el dinero en el SUV PHEV o en el apestoso Diésel ( y es muy probable que éste no tenga otra alternativa….

    Viva la vida con solo «blanco o negro», ¿En tu mundo no existen los grises, no?

    Por cierto, me gustaría saber este estudio donde fue hecho, porque no tiene absolutamente nada que ver el uso del transporte publico en Europa (ni entre sus paises), en EEUU, en Canadá, en Latinoamérica, en Australia ni en Arabia…

    Una curiosidad, antes de la pandemia había leido un artículo que decia que el uso masivo de patinetes electricos de alquiler y propio lo que había conseguido es que la gente caminara menos.
    No había disminuido ni el uso del transporte público ni el de los coches.

    Responder
    • No hay más ciego que el que no quiere ver, debes de ser del club Almeida, si echas la vista atrás te darás cuenta cómo están cambiando las ciudades, con más zonas verdes, más bicis y patinetes y menos coches privados en el centro dew las ciudades, hay miles de metros peatonalizados que antes ocupaban los coches.

      Si no ves la tendencia es culpa tuya, por que lo que está claro es que las ciudades van camino de expulsar los coches todo lo que puedan, como ejemplo tienes está ciudad de Corea.
      https://www.elplural.com/motor/coches/corea-del-sur-construye-una-ciudad-sin-coches_124322102_amp

      Entiendo que haya personas monolíticas de pensamiento, pero el cambio no espera a nadie, solo falta que haya coches autónomos para que desaparezcan los aparcamientos en los lados del arcén de las calles.

      Responder
      • Tú, de comprensión lectora, más bien escaso, ¿No?
        ¿Dónde digo yo que no se estén transformando las ciudades?
        ¿Dónde digo que no es buena la peatonalización de las calles y las zonas de tráfico limitado?
        ¿Dónde defiendo el uso del coche sobre otros medios de transporte?

        A ver ti lo explico de otra forma….
        Lo que digo es que esas frases que ha puesto en el artículo, y que copio, son un análisis del país de la piruleta, y que mezcla una serie de ideas y conceptos, digamos, infantiles.

        Y que la vida tiene más matices a tener en cuenta.
        Por supuesto que hay gente que está encantada en hacer deporte mientras va al trabajo, pero la mayoría quiere solucionar su «transporte» diario.
        Y si, si pones carriles bici seguros, muchos se decidirán por usar la bicicleta.
        Porque es cómoda, práctica y llegan rápido.
        Y muchos se comprarán una bici eléctrica para no llegar cansados y sudados al curro.
        No para hacer deporte.

        Y lamento decirte que quien se compra un SUV PHEV es para usarlo, y, te lo repito, en general, le importará una mierda lo que ocupa, que para eso paga impuestos y tiene derecho a hacerse la Gran Vía todas las veces que quiera.

        Ese NO es MI pensamiento ¿Lo has entendido ahoara?

        Responder
    • Si parece que los términos medios no existen, tampoco parece entender la capacidad económica que no se puede permitir un coche particular y sigue en transporte público o incluso el que lo tiene no quiere por las restricciones en las ciudades, incluso sigue teniendo aglomeraciones en el cercanías o metro.

      También hay un dato importante y es la implementación del teletrabajo que intentan revertir como sea desde otros sectores, la cuestión es que con el teletrabajo puedes tener el SUV o bicicleta aparcado sin emitir nada y seguir trabajando, incluso esto puede que alguno le beneficie en su capacidad económica incluso se plantea no adquirir un nuevo coche y si lo hace puede que tire segmentos bajos como el A,B incluso el C porque sus desplazamientos no serán tantos (algo que las marcas están eléctrificando pero de mala gana) y un método muy efectivo para reducir la contaminación de las ciudades tanto ambiental como acústica y sin hacer grandes infraestructuras y cambiar de vehículo.

      Veremos a ver qué pasa cuando la cosa mejore.

      Responder
      • Gracias Suriv,
        peeero págame derechos de autor XD . . . .yo llamo microhibridación-mental, si dejas tu diésel aparcado . . .teletrabajas, vas en bici eléctrica o patinete.
        Eso si . . .pagas impuestos para mantener la infraestructura, como buen ciudadano.
        Que suban el precio de carburantes !! Pero no el impuesto de circulación !! Ni te obliguen a achatarrarlo !!
        Salu2 XD

        Responder
  4. Yo ya he jubilado mi scooter que utilizaba para moverme por Zaragoza, claramente la pandemia a favorecido los carriles bici y de asfalto con limitación a 30km/h.El patinete eléctrico y chino me va perfecto para distancias cortas (10km) y lo llevo donde quiero,la bici propia me lo plantee pero a poca buena pinta que tenga aunque le pongas candados no la verás más (ya me robaron una).Cuando las motos eléctricas entren en precios menores y distancias mayores me lo plantearé.

    Responder
  5. Y luego estamos los que gracias a la pandemia casi hemos jubilado el coche porque la empresa se ha n dado cuenta de que no necesitan vernos la cara a diario para que el trabajo salga adelante. camino de los 10 meses teletrabajando y contando 🙂

    Responder
    • Ese es el gran cambio de movilidad que va a haber y que ha acelerado la pandemia. Yo llevo 10 meses trabajando en casa igual que en la oficina, solo que más cómodo. Ahorro tiempo y dinero en desplazamientos y solo me muevo por mi localidad y si está un poco lejos donde tengo que ir voy en bici, si está cerca andando y si necesito llevar peso en coche.
      Se ha implantado un sistema de alquiler por minutos de bicis eléctricas y patinetes, pero se ha optado por potenciar el uso compartido de carriles para bicis y coches en vez de construir carriles bici o arreglar los existentes.

      Responder
  6. Espero no ser aguafiestas pero la mayor esperanza de vida en España se da en la supercontaminada Madrid con 84,96 años. En una megaciudad como el áerea metropolitana de Madrid el uso del patinete o la bicicleta estorban a la mayor parte de los ciudadanos que votan en consecuencia las opciones más reestrictivas con estas. Esto no es bien visto por ellos, pero es que en su gran mayoria son gente irrespetuosa de las normas de circulación vial poniendo en peligro tanto sus vidas como las de los demás , es raro encontrar un ciclista que respete la señalización o un patinetista que no circule por la acera con su vehiculo, desacreditando cualquier opinión que venga de un colectivo de gente que a olvidado o quizás nunca entendido que la libertad personal empieza donde acaban las de los demás y que su modo de vida compatible con la bicicleta o el patinete no es el escogido por la inmensa mayoria de la sociedad.

    Responder
    • «el uso del patinete o la bicicleta estorban a la mayor parte de los ciudadanos» con esto ya te has retratado, luego has hecho un poquito de demagogia, y has encasillado a todos los ciclistas y «petinetistas».

      Por un momento he pensado en rebatirte, pero viendo el nivel, mejor me callo, he llegado ya a un punto que no me molesto en discutir con gente que no va a cambiar.

      Responder
  7. A falta de argumentos , que mejor que la pataleta y el insulto, el recurso de una generación criada por la tuiter y el sálvame en la argumentación ad hominem. Siempre bien a resguardo tras el teclado de un ordenador, incapaz de ceder un ápice en su postura y llegar al punto intermedio que nos beneficia a todos.

    Responder

Deja un comentario