El monovolumen eléctrico MINI Vision Urbanaut se acerca a la producción en serie y se convierte en un prototipo funcional

A finales del año pasado, MINI presentó el Vision Urbanaut, un prototipo eléctrico que contra todo pronóstico apostaba por un diseño de tipo monovolumen. A día de hoy, la mayoría de marcas están renunciando a este tipo de carrocerías en favor de los SUV, mucho más populares debido a su estética más «aventurera» y menos familiar.

Sin embargo, esta configuración tiene numerosas ventajas en materia de aprovechamiento del espacio interior; de hecho, el objetivo primordial de MINI con el Vision Urbanaut era maximizar la habitabilidad en relación a las reducidas dimensiones del coche, que con 4,46 metros de largo resulta apenas un par de centímetros más corto que un Nissan LEAF.

Aunque inicialmente el concept car presentado por la marca británica era un simple ejercicio de diseño, ahora se ha convertido en un prototipo funcional, lo que nos hace preguntarnos si la compañía se está planteando llevarlo a la producción en serie. De acuerdo con una serie de rumores que llevan un par de años circulando, la empresa estaría interesada en el lanzamiento de un pequeño monovolumen que podría inspirarse en el diseño del Vision Urbanaut.

Este modelo, que tomaría la denominación comercial MINI Traveller, se ofrecería exclusivamente con mecánicas 100% eléctricas (no en vano, MINI quiere ser una marca 100% eléctrica para el año 2030). Dentro de la gama del fabricante se situaría como una de las alternativas más familiares junto con los MINI Clubman (compacto familiar) y MINI Countryman (C-SUV).

Aunque el MINI Vision Urbanaut mantiene algunos rasgos característicos de otras propuestas de la firma como unos faros redondos o una parrilla octogonal (en este caso cegada), sus proporciones tienen poco que ver con las de sus hermanos. Además, los delgadísimos pilares y el techo panorámico incrementan la luminosidad de un amplio habitáculo al que se accede a través de unas puertas correderas.

El interior ha sido desarrollado teniendo en cuenta la capacidad del vehículo para desplazarse de forma autónoma. Así, en caso de que el conductor quiera ceder el control al propio coche, el volante se oculta en el salpicadero, el cual además desciende para convertirse en un chaise longue. Los asientos por su parte se reconfiguran para formar un pequeño salón.

En total hay tres configuraciones para el habitáculo: Chill, con el antes mencionado chaise longue; Wanderlust, para situaciones de conducción estándar; y Vibe, que de acuerdo con la propia marca permite «difuminar los límites entre el exterior y el interior» al plegar el parabrisas hacia arriba.

Relacionadas | FIAT prepara un 500 eléctrico de 5 puertas derivado del Peugeot e-208. ¿Sus rivales? El Honda e y el MINI Cooper SE

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame