¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Carlos Tavares, CEO de Stellantis, afirma que fabricar un coche eléctrico es hasta un 50% más costoso

Carlos Tavares, director ejecutivo del grupo Stellantis, afirma que el mayor coste de producción de los coches eléctricos respecto a los modelos térmicos afectará a las ganancias de los fabricantes durante los próximos cinco años, obligando a las marcas a encontrar nuevos métodos para compensar dichos costes adicionales.

«La electrificación simboliza un coste de producción adicional de alrededor del 40 al 50% en comparación con un automóvil estándar. No hay forma de que podamos transferir entre un 40 y un 50% de costes adicionales al comprador. Entonces, la única estrategia para seguir adelante es absorberlos», señala el ejecutivo, conocido por sus agresivos planes de reducción de costes al frente de PSA (Peugeot-Citroën, Opel), grupo que se fusionó en 2021 con FCA (FIAT-Chrysler) para formar Stellantis.

Para que el conglomerado pueda mantener su actual margen operativo, se tomarán medidas como un nuevo modelo de distribución. El pasado verano, el grupo canceló los contratos con sus concesionarios en Europa para poder implantar un nuevo modelo de venta directa, el cual le dará un mayor control sobre el proceso y le permitirá reducir costes.

Así, los concesionarios pasarán a ser simples agentes de las marcas, las cuales establecerán las tarifas, los incentivos y las comisiones de los vendedores. Esta transformación debería permitir una reducción de los precios, los cuales además serán más claros (no variarán de un concesionario a otro), mejorando con ello la satisfacción de los clientes.

stellantis recarga publica red
Peugeot e-208 y FIAT 500, dos de los coches eléctricos estrella de Stellantis

Stellantis se reestructurará para adaptar su modelo de negocio a los nuevos tiempos

En paralelo, Tavares también está presionando para que los proveedores aporten su granito de arena. «Nos gustaría que nuestros proveedores contribuyeran». De acuerdo con el directivo de origen portugués, los próximos años serán un «periodo de transición darwiniano» para la industria del automóvil, pues todos sus integrantes deberán demostrar su competitividad. «Será principalmente una carrera por la reducción de costes en los próximos cinco años para proteger la asequibilidad […]».

La mayoría de expertos coinciden en que los costes productivos (y con ello, los márgenes de beneficio) de vehículos térmicos y eléctricos se igualarán a lo largo de la segunda mitad de la década, algo que será posible gracias a las economías de escala, las crecientes sinergias y la paulatina reducción de precio de las baterías.

Fuente | Automotive News Europe

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame