¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

¿Qué autonomía real ha logrado el Toyota bZ4X en sus primeras pruebas en Europa?

Toyota ha comenzado las ventas de su primer coche eléctrico. El bZ4X. Un SUV que ha pasado por las manos de los primeros medios que han podido poner a prueba en el mundo real al modelo nipón, que es en emblema de la marca en su ofensiva eléctrica.

Como recordamos, el bZ4X se asienta sobre la nueva plataforma modular e-TNGA, la cual servirá como base para la mayoría de futuros eléctricos de Toyota y Lexus, así como para algunas de las marcas «satélite» del grupo japonés (este es el caso de Subaru, cuyo Solterra es a grandes rasgos un clon del bZ4X).

Cuenta con dos configuraciones, una con tracción total y otra con dos ruedas motrices. En el caso de la versión con tracción delantera, monta un motor de 150 kW (204 CV). Por su parte el modelo con tracción total incorporará dos motores de 80 kW, uno en cada eje, los cuales le darán una potencia combinada de 160 kW (217,5 CV).

Las baterías por su parte tendrán una capacidad de 71,4 kWh y le permitirán alcanzar una autonomía de unos 511 km WLTP en la versión de tracción delantera, mientras que la dotada de tracción total bajará hasta los 470 km WLTP.

Autonomía real del Toyota bZ4X

El medio noruego Elbil24 ha tenido la oportunidad de realizar una prueba de autonomía real, donde habitualmente se enfrenta a los diferentes modelos en un recorrido repartido entre circulación por carreteras secundarias, autovías y ciudad, conduciendo desde el 100% hasta el 0% de carga y que en este caso ha tenido una temperatura exterior de 8 grados.

Para esta, se ha usado la versión de dos motores, que como recordamos logra una autonomía oficial de 470 kilómetros. Pero finalmente, el modelo de prueba ha logrado recorrer en este ciclo mixto apenas 307 kilómetros con un consumo medio de 19.1 kWh/100 km.

Entre las curiosidades que se han encontrado en esta prueba es que la cifra de 71.4 kWh que da Toyota no es la capacidad neta como se ha insinuado en diferentes presentaciones. Esta es la capacidad bruta.

Para conocer la capacidad neta, los responsables de la prueba han llevado el coche hasta el 0%, y han hecho un ciclo de carga hasta el 100%, donde solamente han inyectado al vehículo 62 kWh. Algo que nos indica que el margen de protección llega a un 15%. Una cifra muy por encima de lo habitual, y que lastra el resultado de autonomía final.

Curva de carga del Toyota bZ4X

Otra curiosidad es el impacto del climatizador en la estimación de autonomía. Cuando han cogido el coche con la carga al 100%, el marcador indicaba una autonomía de 407 kilómetros. Pero antes de arrancar, han encendido el climatizador, y la estimación se ha derrumbado automáticamente hasta los 297 km.

En cuanto a la carga, Toyota ha instalado un sistema capaz de acceder a potencias de hasta 150 kW. Durante la prueba (gráfico superior) el BZ4X ha logrado una potencia máxima de 112 kW, pero durante un breve periodo de tiempo.

Rápidamente la curva ha comenzado su descenso, rebajando la cifra de forma imparable. El resultado, para ir del 10% al 80% ha necesitado 35 minutos. Una cifra modesta para una batería de apenas 60 kWh útiles.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame