¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Toshiba empieza las pruebas reales de su avanzada batería de titanato de litio

Toshiba lleva ya casi diez años trabajando en una prometedora batería de óxido de niobio y titanatio (NTO) en el ánodo. Esta utiliza un nuevo material que permite duplicar la capacidad del ánodo, ofreciendo una elevada cifra de densidad energética al mismo tiempo que permite acceder a recargas a altas potencias y alargar la vida útil. Un diseño que ha pasado la fase de desarrollo y ahora ha comenzado una de pruebas reales en carretera de la nueva generación SCiB Nb.

Este tipo de celdas se caracterizan por ofrecer una alta densidad energética, gracias a un ánodo óxido de titanio y niobio, que sustituye el ánodo de grafico, y que han mostrado unas capacidades para reducir la degradación del metal de litio durante la recarga o recarga ultrarrápida, lo que permite además de lograr una operación más segura, también hacerlo sin que la celda sufra en su vida útil.

La batería, que está además libre de cobalto, cuenta con un ánodo de óxido de niobio y titanio, que ha demostrado ser capaz de acceder a recargas ultrarrápidas, que durante los test realizados por el fabricante japonés, ha permitido cargar una batería al 80% en apenas 10 minutos.

Las nuevas celdas SCiB nb mantienen los puntos fuertes de las primeras generaciones, pero aumentando de forma significativa la densidad energética en celda un 50%, llegando a los 350 Wh/l. Eso las coloca de momento por debajo de las celdas de litio ternarias, pero es un paso adelante importante principalmente para aplicaciones como el transporte pesado.

Para ello, Toshiba se ha asociado con la empresa brasileña CBMM, principal productora mundial de niobio, para desarrollar un autobús eléctrico dotado de la nueva generación de baterías SCiB.

Uno de los apartados que hacen que este tipo de baterías sean interesantes para este tipo de aplicaciones es su larga vida útil. Las celdas pueden funcionar a temperaturas de entre 30 grados bajo cero a 60 grados centígrados, en los que pueden llegar a superar los 10.000 ciclos de carga y descarga, manteniendo más del 80% de su capacidad. Incluso usando de forma habitual la carga ultrarrápida.

Es por eso que las tres empresas probaron las baterías en un prototipo de autobús eléctrico desarrollado por Volkswagen Truck & Bus en Brasil. El vehículo se demostrará en la planta industrial de CBMM en Araxá, Brasil en un paso previo al inicio de una producción que se estima tendrá lugar ya el próximo año.

Una alternativa a las baterías de litio-ferrofosfato, que se colocan a medio camino en densidad energética entre las avanzadas y más costosas baterías NCM, y las económicas pero poco densas LFP, y de la que nos falta saber en qué zona se colocan en cuanto a precios.

Fuente | Toshiba

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame