¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

El próximo VW Golf eléctrico podría seguir los pasos del Renault 5 con una estética retro

El Golf es, con permiso del Beetle, el mayor icono de Volkswagen. El incombustible compacto está celebrando este año su 50 aniversario, ocasión que ha sido aprovechada por la marca para presentar el restyling de su octava generación, conocido a nivel comercial como Golf 8.5. En paralelo, la compañía ya se encuentra trabajando en su próxima entrega.

El futuro Golf de novena generación será exclusivamente eléctrico, si bien es posible que conviva durante un tiempo con su predecesor térmico. Además, también sustituirá al actual ID.3, que no ha logrado cumplir con las expectativas del fabricante en términos de rendimiento comercial, lo que habría motivado a Volkswagen a regresar a un sistema de nomenclaturas más tradicional.

«Es el corazón de nuestra marca. No mataremos al Golf. No hay espacio suficiente para tener dos o tres modelos diferentes adaptados al mismo cliente. Hemos empezado a trabajar en un Golf totalmente eléctrico. Tenemos ideas concretas de cómo será, pero veremos cómo se desarrolla el mercado», declaraba a principios de año Kai Grunitz, jefe de desarrollo técnico de Volkswagen.

«Habrá una superposición [entre el ID.3 y el Golf eléctrico]. Si lanzamos un vehículo eléctrico con el nombre Golf, tiene que ser un Golf real. Tiene que parecer un Golf. Tiene que ser asequible como un Golf. Tiene que ser [capaz] como un Golf. Y tiene que haber un GTI».

El Volkswagen Golf de novena generación llegará en 2028

Previsto para 2028, el nuevo Golf eléctrico se asentará sobre la plataforma modular SSP. Esta arquitectura incorporará un sistema de 800 voltios, lo que permitirá al vehículo cargar del 10 al 80% en apenas 12 minutos. También será compatible con sistemas de asistencia de nivel 4, aunque en el momento de su lanzamiento estarán limitados al nivel 2+ por motivos legales.

En cuanto a su diseño, podemos esperar que siga siendo «todo un Golf». La empresa ya ha tomado algunas de las claves estilísticas del modelo para el ID.2, el equivalente eléctrico al Polo. Elementos como el pilar C y los pilotos rendirán homenaje al Golf de primera generación; de hecho, es muy probable que su denominación comercial definitiva sea Rabbit, nombre utilizado por el Golf Mk1 en Estados Unidos.

El medio alemán Auto Bild especula con la posibilidad de que el Golf Mk9 vaya un paso más allá y adopte una estética abiertamente retro-futurista, siguiendo los pasos de otras firmas europeas como FIAT o Renault. Esta estrategia, que permitiría a Volkswagen capitalizar su legado histórico frente a la nueva competencia china, supondría el regreso a unas formas más limpias y sencillas inspiradas en el Golf Mk2: faros redondos, un perfil más rectilíneo, etc.

Fuente | Auto Bild

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame