Consejos para la adquisición de un EV


Pongámonos en la situación que has decidido hacerte con un vehículo eléctrico ahora mismo, veamos cuales son las opciones y los pasos a seguir. La razón de tú elección puede ser por cuestiones medioambientales, tal vez quieras poner tú granito de arena para reducir la dependencia de nuestro país del petróleo importado, o tal vez adoras la tecnología, cualquiera que sea la razón, has decidido dar el paso y hacerte con uno de estos vehículos.

Seguir Leyendo…

Comienzas a investigar los productos disponibles y a las compañías que los distribuyen. Muy pronto empiezas a descubrir lo ecológicos que son esos productos realmente y comienzas a ver lo reales que son estas compañías. Pero has de tener varios factores en cuenta antes de acometer la búsqueda, y preguntarte lo siguiente:

¿Has oído hablar alguna vez de esa compañía anteriormente? ¿Has leído algún artículo independiente sobre la empresa? ¿Emite habitualmente comunicados de prensa pero quieres escuchar lo que dicen otras fuentes independientes de ellos?

¿Existe un grupo de usuarios de los productos de la compañía? ¿Puedes contactar otros consumidores con los que compartir experiencias sobre la empresa y sus productos?

¿Dispone la empresa de una red de distribuidores? Incluso si la compañía es muy pequeña, debe tener su propia red de vendedores que aseguren un buen servicio post venta.

Tiene la empresa de una oficina abierta en tú país o solamente una página web? ¿Cuanto tiempo llevan en el negocio? ¿Están sus productos listos para ser entregados o la empresa está haciendo reservas para una entrega en el futuro? ¿Cual es el tiempo y el coste de envío del producto? ¿Están los impuestos incluidos en el precio?

¿Han contestado a tus emails sobre sus productos rápidamente? Debería ser posible que puedas ponerte en contacto de forma ágil para resolver cualquier duda, por pequeña que esta sea, si lo hace de forma rápida y clara es un punto a favor de ellos. Si no responden o lo hacen de una forma vaga o poco clara con términos demasiado técnicos debes tener cuidado.

¿Puedes concertar una prueba del vehículo?
¿Está homologado el vehículo para circular por las carreteras de tú comunidad? Muchos pequeños coches eléctricos solamente están capacitados para circular por zonas residenciales, en algunos lugares se les permite circular por carretera pero con una limitación de velocidad. Asegúrate de que la calificación de tú vehículo se adapta a tus necesidades.

¿Es posible asegurar el vehículo? ¿Cual es el coste? ¿Que elementos de seguridad incluye el vehículo? ¿Dispone de cinturones de seguridad, airbags, frenos anti bloqueo, zonas de deformación en caso de impacto, han pasado test de accidente?
¿Que dice el constructor sobre los materiales utilizados en la construcción del vehículo? ¿Que materiales componen el cuerpo del coche? ¿Paneles de plástico, acero, fibra de vidrio? ¿La estructura es tubular o de una sola pieza? ¿Están los asientos tapizados en tela, pvc, cuero?

¿Que dice la compañía sobre las prestaciones y expectativas de durabilidad de las baterías? ¿Cual es el precio de la sustitución de las baterías? ¿Disponen de un servicio técnico donde realizar dicho cambio? Están dispuestos a enviar materiales e información para la reparación del vehículo en un taller local?

¿Cual es la garantía general del vehículo? ¿Incluye las baterías? ¿el motor?. Está el vehículo preparado para rodar en las condiciones de su lugar de residencia? Las baterías de plomo no se comportan muy bien en climas fríos. ¿Que voltaje necesitas para recargar el vehículo? 110V, 220V…¿incluye el vehículo el cargador o es necesaria la compra de algún accesorio extra?

¿Que equipamiento ofrece el vehículo? ¿cual es el país de origen del producto? Si el vehículo se producen el os Estados Unidos, Australia, Canadá, Japón o la Unión Europea, probablemente podrá conocer las condiciones laborales, regulaciones medioambientales. Es bueno asegurarse que detrás de su compra hay unas condiciones que usted considere apropiadas.
¿Cumple el vehículo sus necesidades en cuanto a prestaciones? ¿Tienen las prestaciones sentido? Por ejemplo, una berlina que rinda 72 voltios nunca puede tener la aceleración de un Tesla Roaster, por lo que hay que aplicar la lógica y el “demasiado bueno para ser cierto”.

Esta no es una lista completa de cosas que debes considerar, pero debería ayudarte y proporcionarte argumentos a la hora de entablar conversaciones con una compañía. Como consumidores, tenemos la responsabilidad de ser activos e inteligentes en nuestra selección de productos. Con el apoyo de compañías éticas y responsables con productos de buena calidad y buen servicio post venta, ayudaremos a avanzar a la tecnología de los vehículos eléctricos. Buena suerte y tengas una compra segura.

Por Michael Glaviano
m.glaviano@mac.com


© Foro Coches Eléctricos | Este feed es de uso personal, sí quieres hacer un uso comercial contacta con nosotros.


Energias renovables

1 Comment responses

  1. Avatar
    March 24, 2009

    Enhorabuena Michael por tu detallado análisis. Estoy de acuerdo en todo.

    Las prestaciones son fáciles de “adivinar” si el fabricante nos omite información. Por ejemplo, algunos distribuidores de kits para bicicletas aseguran una potencia de 2.000W. Por otro lado, muchos coches de golf se venden con potencias declaradas del orden de 3.000-5.000W. Algo no cuadra, lo que hay que ver son dos cosas importantes:

    Si la potencia es de entrada (eléctrica) o de salida (mecánica). Una gráfica de rendimiento sería lo ideal.
    Si la potencia declarada es nominal o máxima (pico).

    La diferencia es que la potencia de la bici está exagerada, nos indica la potencia eléctrica que el motor es capaz de absorber por breves instantes, mientras que el coche de golf indica la potencia mecánica que el motor es capaz de entregar de modo continuo. El sentido común nos puede dar muchas pistas.

    Lo ideal sería una ficha técnica en la que indique el rendimiento del motor, el tipo, voltaje del sistema y amperaje máximo de baterías, capacidad…
    Cuando compramos un coche de combustión, sabemos cuantos cilindros/válvulas tiene, cubicaje, potencia, par, emisiones, consumo…

    Por lo general la tendencia de los fabricantes es la de exagerar en la autonomía. Es un dato tan importante como las prestaciones o incluso más. Es habitual que la autonomía declarada sea la máxima que las baterías pueden aguantar a velocidad constante en condiciones ideales. La autonomía en ciudad, lamentablemente puede ser mucho menor.

    Espero que esto sirva para que la gente se anime a adquirir vehículos eléctricos, acelerando el desarrollo de éstos y su implementación a gran escala.

    Saludos.

    Reply

Leave a comment