El coche eléctrico será una fuente de puestos de trabajo en Francia. Más de 70.000 nuevos empleos para 2030

renault-zoe-1

Con la Cumbre del Clima de París recorriendo sus primeras horas, ha salido a la luz un informe donde se pone sobre la mesa que el coche eléctrico además de una gran oportunidad para lograr reducir de forma importante las cifras de emisiones contaminantes, es también una fuente potencial de creación de empleos.

Este informe ha sido redactado por empresas de la talla de  Renault, ABB, Eurobat, FEDER y Air Liquide. En este se estima que el coche eléctrico será capaz de crear para 2030 entre 66.000 a 71.000 empleos.

Unos puestos distribuidos entre los fabricantes, pero también en el sector de la instalación y mantenimiento de las infraestructuras de recarga, las empresas de diseño de aplicaciones para la gestión de vehículos y puntos de recarga, además de unas energías renovables que se beneficiarán de forma intensa de la llegada del coche eléctrico y sus recargas nocturnas.

geely-emgrand-ev-7

Además del impacto directo de la creación de empleos, el informe indica que el modelo actual supone una sangría económica para los estados. A pesar del fuerte gravamen de impuestos, de cada 100 euros que se gastan en repostar un depósito, 33 euros se marchan para siempre hacía los países productores.

Si el parque móvil de Francia llegase al 45% de eléctricos para 2030, esto supondría un ahorro de unos 5.900 millones de euros cada año. A esto habría que añadir una bajada del 72% de las emisiones contaminantes para esa misma fecha, lo que provocaría un ahorro anual de 5.100 millones de euros en gastos sanitarios provocados por problemas respiratorios causados por la contaminación. Entre los dos, 11.000 millones de euros cada año.

contaminacion-paris

Otro factor más a tener en cuenta, y tal vez el más importante para muchos, es que ese dinero ahorrado irá principalmente directo al bolsillo del consumidor. Por un lado el menor gasto sanitario aliviará los presupuestos del estado, pero sobre todo lo hará un coste mucho menor de moverse con un coche eléctrico.

Electric_car_charging_Amsterdam-800x575Holanda y la economía del coche eléctrico en 2020

Según el estudio, para 2030 un conductor medio pasará de gastar unos 1.191 euros al año en diésel o gasolina, a unos 590 euros al año con un coche eléctrico. Un ahorro directo que servirá para mejorar el consumo interno, o para toda clase de inversiones. Pero un dinero que no se marchará a los países productores.

Pero para lograrlo, habrá que invertir dinero. Un dinero que tendrá en las redes de recarga y en las de distribución de electricidad uno de sus principales destinos. Según Renault, los costes anuales de las redes de recarga en 2030 será de unos 150 millones de euros en caso de carga normal y 10 millones de euros para la recarga inteligente. Unas inversiones que tendrán un beneficio estimado de 240 millones de euros para 2030.

En conclusión, que la apuesta por el coche eléctrico no es sólo una alternativa romántica para salvar al planeta del desastre ecológico, es también una herramienta perfecta para reducir la tremenda dependencia energética de países como España, tan dependientes de estados que cada vez cuentan con menos estabilidad política interna. Algo que tendrá repercusión antes o después en nuestros bolsillos.

Fuente | Renault

 


Tagged

Energias renovables

14 Comment responses

  1. Avatar
    November 30, 2015

    Un poco offtopic, pero curiosa la foto de un coche con la toma Tipo 2 y lo que parece un CHAdeMO. Supongo que igual es la toma china en vez de la Tipo 2, y el conector de al lado igual no es CHAdeMO, pero me ha llamado la atención. ¿Se sabe de que coche es esa foto?

    Reply

  2. Avatar
    November 30, 2015

    En realidad todo eso no es importante.

    Lo importante es recargar en 10 minutos teóricos, y que el coche no pese.

    Esa es la consigna machacona que se repite desde las petroleras – hidrogeneras y que los incondicionales recitan.

    Si se intenta argumentar algo añaden, que ellos quieren hacer 1.000 km del tirón y todo lo que no sea eso, les da igual.

    En fin, poco a poco la razón se impondrá.

    El problema es que mientras tanto muere gente, se financia el terrorismo, hay guerras, y se tiene menos poder adquisitivo, pero ¿y el gustazo de tener que ir a repostar, hacerlo en 10 minutos teóricos, y pagar lo que te pidan? Eso si es un gustazo, por no mencionar hacer 1.000 km del tirón, sin parar ni siquiera en un servicio.

    Reply

  3. Avatar
    November 30, 2015

    No estaria mal que el ayuntamiento de Paris pusiera una flota de coches electricos en cooperacion con los fabricante a todos los asistentes a la conferencia del cambio climatico.

    Reply

    • Avatar
      November 30, 2015

      Ya lo han hecho: 200 VE procedentes de Renault Nissan.

      Reply

    • Avatar
      July 06, 2016

      Y prohibido que vengan en avión que eso contamina mucho. En bici que es más sano. Hay que ser consecuentes.

      Reply

  4. Avatar
    December 01, 2015

    Los ususarios de automóviles eléctricos se ahorran hoy cierta cantidad de dinero en el repostaje. Cuando se popularice este tipo de transporte el descenso de recaudación a través de impuestos a los hidrocarburos llevará a la Hacienda Pública a crear un “impuesto por el no consumo de combustibles fósiles” o “impuesto de compensación por … qué más da”.
    El uso del transporte es una fuente de ingresos para las arcas públicas demasiado jugosa como para que cambien el modelo recaudatorio.
    En ese momento deberemos ver al coche eléctrico no como un sistema de transporte más económico sino menos contaminante.

    Reply

Leave a comment