Este mes serán las primeras entregas del Karma Revero

Después de una tortuosa vida y muerte, el eléctrico con extensor de autonomía Karma regresa de sus cenizas de la mano de los chinos de Wanxiang. Una buena noticia que ofrecerá una segunda oportunidad a un modelo que llega para ampliar la oferta en un segmento poco explotado hasta el momento.

El regreso lo marcarán dos hitos para el nuevo fabricante. El primero ha sido un anuncio en la televisión norteamericana, durante una competición de Golf de la que Karma Revero es patrocinador. El otro es el inicio de las primeras entregas este mismo mes.

No hay importantes novedades en los aspectos estéticos y mecánicos. A nivel visual es llamativo que el paso del tiempo no ha sido un lastre excesivo para este modelo. Sin duda una modernización le ayudaría, pero tampoco es fundamental para su regreso. Un modelo que mantiene el atractivo diseño de Fisker, que sin duda ha sido el legado más importante de su creador.

Una berlina que recordamos cuenta con un cuerpo de 4.98 metros de largo, donde encontramos un lujoso interior con espacio para cuatro pasajeros. Esto da como resultado una zona bastante cómoda y amplia para los ocupantes.

En cuanto al aspecto mecánico, el Karma Revero mantiene la configuración eléctrica con extensor de autonomía, donde la propulsión corre a cargo de un sistema de dos motores eléctricos que suman una potencia de 301 kW (410 CV) que le propulsan hasta los 100 km/h en unos 5.5 segundos. Ligeramente más rápido que la anterior versión, y hasta una velocidad máxima limitada a 200 km/h.

Este se alimentará de una batería de litio (LiFePO₄) que incrementa ligeramente su capacidad, de los 20.4 kWh a los 21.4 kWh. Esta le permitirá aumentar la autonomía según el fabricante hasta los 80 kilómetros con cada carga, sin especificar todavía bajo que ciclo. Una autonomía que no logra una mejor cifra principalmente por una tasa de penetración aerodinámica bastante mala. 0.31Cx.

En cuanto al precio, el Karma Revero está disponible en Estados Unidos por un precio de 130.000 dólares. Un coste bastante más elevado que el Karma original, pero que a cambio incluye la mayor parte del equipamiento opcional, como por ejemplo el techo formado por placas fotovoltaicas, capaces de recargar la batería.

Un modelo pensado para alcanzar una producción muy baja, unas 900 unidades este año, y que se espera sirva de experiencia para el fabricante en su búsqueda de segmentos más populares y más económicos.

Relacionadas | Presentado el Karma Revero. Una berlina eléctrica con extensor de autonomía que lo vuelve a intentar

Fuente | Karma

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame